eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Paloma Lafuente

Feminista por encima de mis posibilidades. Educadora y Trabajadora Social. Lectora, vecina y enamorada de mi pueblo. Escribir como forma de gritarle al mundo. En mi cuerpo y en mi hambre, mando yo. En marcha.

  • Reacciones a sus artículos en eldiario.es: 32

Parir para el sistema

Escucha, maña, que esta sí que es buena. Lo vi ayer con mis propios ojos y mira lo que te digo: aún se me arrasan los ojos de emoción al recordarlo. Mira, hazme el esfuerzo, ponte en situación. Venga, va, que para algo bonito que se ve en política. Sí, un spot electoral, claro, mujer, del PP, de quién te iba a contar yo si no. Pues eso, que te cuento de qué iba. Empiezo, reina, escucha:

Estampa idílica. Como de cine. Ponte en situación. El Mediterráneo, su inmensidad, los pececillos nadando por entre sus tobillos, el sol de cara, él, con su gorra de visera de la banderita de España calada hasta las orejas. La mano derecha levantada hacia el horizonte, y yo pensando, pero ¿a quién saluda este hombre? ¡Madre mía, si está saludando a la patera esa que dicen que lleva semanas a la deriva!

Seguir leyendo »

Mujer, República y proceso constituyente

“República, república siempre, la forma de gobierno más conforme con la evolución natural de los pueblos». Así respondió Clara Campoamor a un medio de comunicación cuando le preguntó sobre el modelo de Estado en el Ateneo de Madrid. Corría el año 1931.

Los movimientos feministas y asociaciones de mujeres exigían desde principios de siglo pasado la instauración de un régimen democrático en el que las políticas económicas, sociales y legales dieran pasos a una sociedad más igualitaria entre mujeres y hombres. Como no podía ser de otra manera, a raíz de la instauración de la II República y de la aprobación de la Constitución de 1931 fue cuando sucedieron este tipo de avances en la igualdad: se aprobó el sufragio femenino y las mujeres pudieron votar en 1933; se implantó el matrimonio civil y la aprobación del divorcio en 1932. Hubo sanciones legales en la igualdad al acceso en puestos oficiales; un descenso en un 20 % del analfabetismo de las mujeres.

Seguir leyendo »

Tú, putero, con pistola y con dinero

Hablemos claro, putero.

Tú y yo sabemos que el interés subyacente en todo este debate vuelve a ser, como ha sido siempre, un interés masculino. El interés de usar la pistola pagando dinero. Tú interés, putero.

Seguir leyendo »

Todavía

A mis 43 años todavía miro hacia atrás cuando abro el portal de mi casa las noches que vuelvo sola. Todavía miro la hora cuando quedo con amigas y cabe la posibilidad que me toque andar por calles poco seguras. Todavía saco el llavero del bolso mucho rato antes de llegar a casa y pongo las llaves entre los dedos de mi mano a modo de arma defensiva; por si acaso.

A mis 43 años todavía tengo que aguantar que me miren de arriba abajo y me susurren, casi rozándome físicamente, todo lo que harían con mis piernas, mi culo o mis tetas. Todavía tengo que estar atenta en colocarme pegada a una de las paredes del transporte urbano si me toca ir de pie; es la única forma de evitar refrotes.

Seguir leyendo »

Enhorabuena, hermanas argentinas

Las gotas de agua verde hicieron presencia en las calles de una mañana fría en Buenos Aires. A lo largo del día más moléculas de esperanza fueron haciendo su aparición; más numerosas y más sonoras. El asfalto de la capital de Argentina se mojaba de ilusión. Se fundieron unas con otras y llegó la noche acompañada de una riada de fuerza esmeralda.

En Buenos Aires, la madrugada del miércoles al jueves pasado, toda Latinoamérica durmió al son del rugido de una marea de mujeres alegres, luchadoras, temblorosas, combativas y rebeldes. Una  marea de euforia feminista contenida ante la expectativa de ver reconocido su derecho a la libre decisión sobre sus cuerpos. Un tsunami de mujeres argentinas dispuestas a celebrar, por fin, la libertad de elegir sobre su maternidad. Decenas de miles de mujeres hicieron vigilia a lo largo de las 22 horas de debate en la Cámara de Diputados del Congreso de la Nación Argentina. Había mucho en juego: la posibilidad, cada vez más cercana, del derecho por ley a abortar de manera segura, libre y gratuita.

Seguir leyendo »

La RAE es ESTÚPIDA, sin género de dudas

La estupidez se ha vuelto profesión. No hay duda. Hay personas expertas de la sandez. Un buen nicho de salida profesional para esta carrera es la RAE.

Con su R de rancia, su A de arcada y su E de escarnio. Con su toda ella.

Seguir leyendo »

Ellas. Las imprescindibles en la II República

Ellas. Las del mundo rural.

Las del analfabetismo y la pobreza. Extirpadas de la escuela a corta edad para ayudar en casa o en las labores agrícolas.

Seguir leyendo »

Gloria Fuertes Vs Donald Trump

Decía Gloria Fuertes que “un niño con un libro de poesía en las manos nunca tendrá de mayor un arma entre ellas”.

No conozco a la sociedad americana, ni siquiera tengo relación o contacto con nadie que viva allí, pero, evidentemente, por las noticias que me llegan de ese país tan incomprensible para mí, la sociedad americana ha leído muy poco o nada de poesía.

Seguir leyendo »

Querida Inés Arrimadas

“Querida Inés,

Quizás no te dé tiempo a leer esta carta que te dirijo. Entiendo que estás muy ocupada promocionando, en los diferentes espacios que te ofrece la política institucional, tu proyecto político para una comunidad, un país, una sociedad. Un proyecto que, sin ninguna duda, defiende un modelo de ordenamiento de la sociedad y sus instituciones muy concreto. No te sorprenderá si te digo que está muy alejado del que yo defiendo. Aunque, quizá, sí te sorprenda si te aclaro que la promoción de ese proyecto tuyo es ideología.

Seguir leyendo »

Hacia la Huelga Feminista. Juntas

Han pasado ya unos días. Necesitaba algo de tiempo para reposar lo que sucedió este fin de semana en Zaragoza. Todavía me dura la borrachera de voces y silencios, de miradas y abrazos, de frustraciones y sonrisas. Casi 500 gargantas contándomelo todo: la fuerza, el dolor, la alegría, el frío, la rabia. Con diferentes acentos, peinados, edades, historias y esperanzas. Con las mismas energías y sonrisas, con similares bufandas, legañas, inquietudes y harturas.

Pasamos un frío pelón. La punta de la nariz helada y los pies como chupetes. Barriendo con la mirada los rostros desconocidos, besando a las caras amigas.  Cierto temor por saber que va a haber quién te cuestione tus propios privilegios, invisibles para ti, hasta que alguna compañera te los muestra en su espejo. Suelo hablar mucho, pero este fin de semana pasado me estresaba mi excepcional objetivo personal: no perderme ni uno solo de los silencios.

Seguir leyendo »