eldiario.es

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

PROADES: el deporte, la escuela y la caza

Ecologistas en Acción denunció en 2013 la matanza de ciervas preñadas en el Alto Tajo, impulsada por la Consejería de Agricultura a instancias del Consejo Provincial de Caza de Guadalajara.

La caza lleva los últimos dos cursos escolares entrando en las escuelas de la Comunidad Autónoma de Extremadura, es decir, en los centros educativos donde se participa de la formación de las personas que el día de mañana llevarán las riendas de nuestra sociedad. Y se hace concretamente a través del programa PROADES, una actividad que se preocupa de la promoción deportiva.

Ha habido opiniones encontradas al respecto de si la caza y las armas (que van de la mano) deberían entrar o no en la escuela. Creo que para poder tener una opinión al respecto lo primero que tendríamos que hacer es saber qué es el programa PROADES y, por supuesto, qué es cazar.

La introducción a la normativa de PROADES del curso escolar 2017/18 explica: "El programa PROADES es un programa de la Dirección General de Deportes en colaboración con las federaciones deportivas extremeñas centrado en el desarrollo educativo de los alumnos, que persigue la adquisición de unos hábitos de vida saludable, la participación activa y la recreación deportiva mediante el desarrollo y la práctica de actividades físicas y deportivas, donde el factor competición puede aparecer como un medio más para mejorar la motivación de los participantes y no como un fin en sí mismo. El objetivo principal de este programa es la adquisición y desarrollo de las habilidades y destrezas básicas en las modalidades deportivas en las que se desarrolla, utilizando la actividad física y el deporte como una herramienta fundamental para que la educación física se integre con mayor fuerza en el currículo educativo de la etapa escolar, favoreciendo el desarrollo integral de nuestros alumnos".

Seguir leyendo »

Tu camada también es abandono

Tiger fue abandonado con Tristón entre las alpacas de paja de una explotación ganadera y es uno de los muchos que espera a una familia definitiva en el albergue de la SPAP

Cada tres minutos un animal de familia es abandonado en España. No hay estadísticas oficiales, pero las protectoras calculan que unos 200.000 al año llegan a sus centros, siempre desbordados, siempre al límite. Imposible saber cuántos animales siguen vagando por calles y plazas, agonizando en campos y cunetas. Tampoco sabemos cuántos son “hechos desaparecer” sin que nunca hayan formado parte de ningún censo, sin que hayan siquiera existido legalmente.

Las protectoras y los refugios están colapsados, y en la Comunidad de Madrid la situación ha empeorado desde la aprobación de la ley de protección animal que incluye el sacrificio cero. El objetivo es loable: no matar a ningún animal abandonado salvo para evitarle sufrimiento. Sin embargo, a ese objetivo le falta una pata sin la cual no se sostiene: el control de la cría de animales. No hay personas responsables suficientes para encontrar familia a todos los animales que se siguen abandonando. Y por cada nuevo animal que nace no solo se quita un posible hueco a uno que ya existía y buscaba una nueva oportunidad, sino que aumenta exponencialmente el número de potenciales abandonos.

Muchos de los animales abandonados no están esterilizados. Eso significa que otros animales nacerán de forma incontrolada y en condiciones que ponen aún más en riesgo su propia vida. A ellos se unen los perdidos y los “paseantes”, sobre todo perros y gatos a los que se permite salir de casa para darse una vuelta por el barrio. La ley vigente establece que todos los perros y gatos con acceso al exterior y posibilidad de tener contacto con otros tienen que estar esterilizados, pero la realidad es que muchos humanos responsables de esos animales hacen caso omiso de ese deber. Quienes rescatamos animales estamos hartas de recibir avisos de animales que salieron y nunca volvieron, o a los que alguien encontró atropellados, envenenados, atrapados... En el mejor de los casos, cuando el animal es macho y vuelve a casa, sus familias ignoran la prole que puede haber generado en alguna hembra callejera. Si es hembra, quizá se encuentren con una camada indeseada a la que habrá que buscar salida.

Seguir leyendo »

Anticoncepción de fauna silvestre: una alternativa a la caza de control

Un hombre dispara una vacuna anticonceptiva a un elefante en Sudáfrica.

Corzos que cruzan carreteras, manadas de lobos que cazan ganado, bandadas de palomas que excrementan en las ciudades o jabalíes que arrasan campos de cultivo son escenas relativamente frecuentes en algunas regiones de España. Y conllevan consecuencias: pérdidas económicas en el sector primario, accidentes de tráfico, suciedad e inseguridad. Y, en los casos de sobrepoblación, el deterioro de los entornos naturales. 

Sin embargo, y contrariamente a lo que pueda parecer, los animales no son los culpables. “El ser humano es el responsable de los problemas que genera la fauna salvaje debido a que ha desestabilizado sus ecosistemas”, asegura Santiago Lavín, director del grupo de investigación de ecopatología salvaje de la Universidad Autónoma de Barcelona (UAB).

Para reducir las poblaciones de las especies consideradas como plaga se recurre principalmente a la caza. Pero en diferentes comunidades españolas, pese al sacrificio de miles de animales, los problemas persisten. Según el  plan de seguimiento de jabalíes en Cataluña, en la temporada 2015-2016 se mataron 17.589 ejemplares –la mayor batida desde el inicio del programa– y aún así, la densidad de jabalíes continua siendo excepcionalmente alta. En Castilla y León, aunque cada temporada se cazan más corzos, cabras y jabalíes, los agricultores siguen sufriendo los perjuicios de la fauna silvestre en sus terrenos. 

Seguir leyendo »

El caso Cooper: la pesadilla de cualquier protectora

Cooper llevaba tres meses muerto en la cocina de su familia adoptante. Tenía un trapo en la boca, por lo que presuntamente fue asfixiado. Una niña de seis años informó a las voluntarias de la protectora.

Saber a ciencia cierta cuántas protectoras de animales hay en España es complicado. Aparecen muchas cada año, mientras que otras cierran o cambian de gestión. Unas tienen recintos como refugios y otras solo cuentan con casas de acogida. Algunas son muy grandes, incluso se encargan de gestionar perreras locales, y hay otras que son tan pequeñas que ni figuran en los registros como asociación. Lo que es seguro es que todas y cada una de ellas han sentido un escalofrío con el caso de Cooper.

“Nos han llegado mensajes de apoyo desde toda España”, comenta Carla Miranda, voluntaria de  Defaniva y la casa de acogida que rescató a Cooper de la calle en un municipio vallisoletano. “Una adoptante nos llamó diciendo que había dos perras a las que apenas cuidaban y que una de ellas estaba preñada. Tuvo 12 cachorros y no teníamos 13 casas de acogida disponibles en ese momento. Así que les ayudamos, les mantuvimos a salvo hasta que salieron acogidas dentro y fuera de la protectora. El primero que salió de la calle fue Cooper, que me lo quedé yo en casa”.

Así pasaron seis meses, ya que el cachorro, al ser mezcla de pastor alemán, y prever que tendría un tamaño mediano-grande, era de los que menos atención reciben de futuros adoptantes. De hecho, nadie se interesó por él. “Una familia se interesó por otra perra que por su carácter no encajaba con ellos, y decidimos mostrarles a Cooper”, explican desde Defaniva. Aseguran que la niña de la familia se enamoró del perro al momento. Y fue recíproco. “Cooper tenía muchos miedos, solo parecía estar tranquilo con dos personas: con esa niña y conmigo”, relata Carla.

Seguir leyendo »

La batalla blanca: confrontando al lobby lácteo

Explotación de vacas en la industria láctea

El sector lechero dispone de dos espacios fundamentales para ejercer cabildeo: por una parte, la Inlac (Organización Interprofesional Láctea); por otra, Fenil (Federación Nacional de Industrias Lácteas). Su poder de influencia intenta revertir la caída acusada del consumo de lácteos, principalmente el de leche líquida, el "producto" que acusa más los cambios de hábitos de las personas consumidoras.

En esa línea de incidencia política se entiende la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea, que en junio del pasado año determinó que solo los productos de origen animal podrían obtener la comercialización bajo el nombre de "leche", un criterio jurídico que choca con  una de las definiciones que hace, por ejemplo, la Real Academia Española.

Sin embargo, esta acción judicial tenía un trasfondo todavía más importante que la 'nomenclatura' o el embalaje: buscaba que cualquier persona consumidora no se viera influenciada por las bebidas vegetales, cuyo porcentaje de venta crece y que las cadenas comerciales acostumbran a colocar en los mismos lineales que la leche de vaca, oveja o cabra, otra cuestión que ha motivado quejas del lobby lácteo.

Seguir leyendo »

La influencia de los medios en la normalización del maltrato animal

Primates rescatados de la explotación viven en centros de recuperación como la Fundació Mona

Ocurría en una única escena. Cuando la vi, me imaginé que pudo haberse hecho realidad a través de una acotación en el margen de un guion: alguien creyó que sería gracioso hacer aparecer a un  babuino ( Papio papio) en los brazos de la actriz Malena Alterio. Solo es un instante, en realidad, un instante del capítulo 3x09 de la serie Aquí no hay quien viva, que casi puede pasar inadvertido al espectador: un mono en el veterinario, ¡qué gracioso! Y el capítulo continúa…

No ocurría esto con Marcel, el  mono capuchino de Ross (David Schwimmer), que apareció en las dos primeras temporadas de la sitcom Friends. Entre la emisión de ambas series hay unos diez años de diferencia —1994 y 2004— aproximadamente, pero no es algo que haya quedado en el pasado, por desgracia. A inicios de 2017, salió a la luz un  polémico video relacionado con el rodaje de la película A dog’s purpose (Lasse Hallström, Universal Pictures, 2017) que es un claro ejemplo de esto. En este vídeo, un pastor alemán visiblemente asustado —posición de la cola y de las orejas, actitud de huida, etc.— lucha por no ser lanzado a una piscina que emula aguas turbulentas, lo que, a todas luces, constituye un grave caso de especismo, de abuso y de maltrato animal que terminó por silenciarse. A este se suman cientos de ejemplos en otros medios de masas: Justin Bieber quiere tener otro un mono capuchino, porque el primero se lo decomisaron en Alemania,   el futbolista Fabio Cannavaro posa con una cría de león en un Parque de Leones en Randburg y muchos otros que una rápida búsqueda on-line desvelará, como la polémica fotografía del actor español Miguel Ángel Muñoz con un tigre. Hay miles de imágenes, vídeos y cuentas en redes sociales que apoyan este fenómeno; también programas que utilizan animales salvajes y abogan por una política poco respetuosa con ellos: espacios como ¡Vaya fauna!, que encendió la polémica sobre maltrato animal por parte de ecologistas, animalistas y antiespecistas en España.

Tres movimientos tan divergentes como el ecologismo, el animalismo y el antiespecismo están en contra de promocionar este tipo de contenidos, y esto debería darnos una idea de la magnitud del problema. Pero muchas personas siguen sin percibir la gravedad debido a que los animales parecen encontrarse bien cuidados físicamente.

Seguir leyendo »

Denuncia ante la Comunidad de Madrid por el derribo de una casa con gatos dentro

Algunos de los cachorros supervivientes del derribo

No sabemos cuántos gatos vivían en ese inmueble. No sabemos cuántos quedaron sepultados bajo los escombros, si murieron rápido o agonizaron durante horas o incluso días fuera de la vista de los activistas y sin posibilidad de ser rescatados. Solo sabemos que hay trece supervivientes, todos ellos en acogida provisional, a día de hoy aún presas del miedo y de las consecuencias de haber estado varios días sin comida ni agua en plena ola de calor. 

Todo comenzó el pasado 3 de agosto, cuando a la Sociedad Protectora de Animales y Plantas de Madrid (SPAP) llegó el aviso de la inminente demolición de un edificio situado en la calle Alejandro Sánchez número 103, donde habitaban gatos de una colonia.  En la valla de la propia edificación se dejó aviso de la existencia de gatos solicitando a los responsables del derribo que contactaran con la protectora para proceder a la recogida de los animales y evitar el derribo sobre ellos.

En paralelo, la SPAP contactó con la Junta de Distrito de Carabanchel y con el Centro de Protección Animal del Ayuntamiento. El lunes 6 de agosto la Junta de Distrito confirmó a la SPAP la existencia de un permiso municipal para derribar el edificio al día siguiente, el martes 7.

Seguir leyendo »

La defensa del lobo desde el ecofeminismo

35 Comentarios

Socarrat inspirado en un modelo medieval

Hoy he comenzado el día pensando si no será un milagro que Canis lupus esté aún sobre la faz de la Tierra.

Cientos de miles de años atrás quedó aquella relación en la que sapiens no perdía de vista a aquel cánido, social como él, para recoger de su arte en el desplazamiento o en la caza enseñanzas de supervivencia, cuando no directamente piezas de carne robadas o incluso restos sobrantes. Pero aquel Homo sabio dejó de serlo conforme desarrollaba fantasías androcéntricas tan dañinas como la de la autosuficiencia. Así, Homo, de sabio pasó a ser necio al negar sin reparos su ecodependencia e incluso la interdependencia con sus congéneres.

El pensamiento ecofeminista nos ofrece las claves para explicar la génesis y el establecimiento de este dramático sinsentido pilotado por el sistema patriarcal a través de la historia de Occidente.   

Seguir leyendo »

Las voces de los demás

Pelícanos en Viña del Mar, Chile

I

El día que aparecieron había tormenta, el cielo estaba encapotado, y nos pareció ver entre las nubes oscuras unos extraños reflejos. Al principio creímos que era algún efecto óptico. Fue la luz de un relámpago la que nos alertó, porque lo vimos repetido por todo el firmamento, como si las nubes escondieran miles de espejos. La gente se paraba en las calles y se asomaba a las ventanas. Un nuevo relámpago nos permitió volver a ver aquella imagen insólita. 

En otros lugares del planeta era un mediodía luminoso o una noche estrellada cuando llegaron, pero a la gente también les costó verlos. Aquellos artilugios se mimetizaban de tal modo con el color y la luz del firmamento, que se hacían casi imperceptibles. Tan solo cuando se desplazaban, de manera siempre lenta y silenciosa, era posible percibirlos con cierta claridad. 

Seguir leyendo »

¿Quién investiga en Canarias los delitos contra los animales?

Sargento del Seprona Gloria Moreno, expedientada en cinco ocasiones por investigar distintos casos

“Antes, el Seprona (Servicio de Protección de la Naturaleza) casi nunca venía cuando se le llamaba. Y si venía, llegaban a un acuerdo con el dueño del perro maltratado. Compadreo, le llamamos aquí”. Así explica María Rivero, presidenta de la protectora Huella a Huella, la realidad a la que se enfrentan muchas asociaciones. Las protectoras venían a cubrir el trabajo que deberían hacer los ayuntamientos de recoger y buscar adopciones a los animales abandonados, pero estaban muy desanimadas cuando se trataba de denunciar malos tratos. Lo mismo ocurría en el plano medioambiental. Aunque organizaciones ecologistas, ciudadanos particulares, fundaciones -como la César Manrique- e incluso diputados canarios advertían de que la caza ilegal de la pardela se seguía produciendo pese a ser un ave altamente protegida, hasta 2015 no se realizó  una gran operación policial que acabó con 19 detenidos en una de las islas del archipiélago de Chinijo (Espacio Natural Protegido al norte de Lanzarote).

Los detenidos son miembros de las clases privilegiadas lanzaroteñas, así como de otras islas: empresarios, propietarios de gasolineras y apartamentos turísticos, médicos e incluso un agente de la Policía Nacional. No generó sorpresa en el archipiélago, ya que en los años 90 el propio ex consejero de Medio Ambiente del Cabildo de Lanzarote, Higinio Hernández, fue sorprendido cazando y asando las pardelas en un islote. Se trata de una tradición muy arraigada en las altas esferas por su supuesta 'calidad culinaria', y que muchos se niegan a dejar de realizar. Un ambiente complicado que en 1996 provocó que dimitieran los cuatro guardias forestales que vigilaban la zona, ante la imposibilidad de hacer su trabajo por la permisividad oficial que existe con el furtivismo.

Poco antes de la gran operación de 2015, una agente ya advierte de que podrían estar avisando a los pardeleros de las investigaciones del Seprona. Esa agente es la sargento jefe Gloria Moreno, una segoviana que un año antes había aterrizado en Lanzarote con la vocación de proteger la naturaleza y los animales. “Cuando llegó la sargento", sigue Rivero, "se corrió la voz de que había alguien que se tomaba en serio las denuncias y muchas proyectoras nos animamos a seguir esa vía”. Desde Tenerife -donde ya hay más de 40 asociaciones- le dan la razón: “Nos cuesta mucho denunciar, no es hacer una llamada de teléfono, como con cualquier otro delito. De hecho, la inmensa mayoría de las denuncias son interpuestas por las asociaciones, no por los agentes. Es un trabajo que se añade al de los rescates, las adopciones, la sensibilización…”, comenta Yaiza Rodríguez, activista por los animales, que como Huella a Huella lucha contra el abandono y el maltrato en las islas.

Seguir leyendo »