eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

¿Quién merece recibir asistencia ante la enfermedad?

Mona y Pepín

El pasado 19 de enero moría Agatha. Su desnutrición era extrema, estaba deshidratada e hipovolémica (bajo nivel de sangre en el cuerpo). Una infección no tratada había derivado en una masa de pus solidificado que presionaba sus vísceras provocando un inmenso dolor. Su hígado y su sistema reproductivo estaban destrozados. Casi una cuarta parte del peso de su cuerpo correspondía a la masa infecciosa. Agatha aún era joven. Agatha era fuerte. De hecho, se mantuvo en pie casi hasta el último momento. Agatha era diferente y había sido ubicada en un espacio muy concreto dentro del sistema social del que formaba parte. Su papel asignado era producir para otros con su cuerpo, y a cambio recibía comida y refugio.

Ella tenía suerte en comparación con otras compañeras, ya que no permanecía hacinada en enormes naves de producción y no le exigían mucho. Quienes se apropiaban de lo que generaba, observaron que Agatha llevaba tiempo sin producir, pero no le dieron importancia. A fin de cuentas, pensaban, no eran unos explotadores, y Agatha tenía todo lo que podía necesitar alguien como ella. Cuando, finalmente, la atendió una vecina con formación sanitaria y experiencia ya era tarde y solo pudo verla morir, sabiendo que seguramente su muerte se podría haber evitado con una revisión a tiempo, un tratamiento con antibióticos o, en el peor de los casos, con una operación. Agatha quería vivir, luchó por vivir, y merecía recibir asistencia.

Agatha era una gallina, pero eso no cambia nada. Ante la enfermedad y los accidentes, todas necesitamos y merecemos ser asistidas. Y no se trata solo de empatía o de una cuestión ética, sino también legal. En este caso, la Ley 6/1993, de 29 de octubre, de Protección de los Animales, aprobada por el Parlamento Vasco (cada comunidad autónoma tiene sus propias normas), en su artículo 27 hace explícita la obligación de prestar asistencia veterinaria adecuada a los animales domésticos ante dolencias o sufrimientos graves y manifiestos, siendo considerada una infracción grave no hacerlo. Las gallinas entran en la categoría de animales domésticos por depender de los humanos para subsistir, tal como especifica la misma en su artículo 2. Sin embargo, llevar a las gallinas al veterinario es infrecuente, los veterinarios comunes no suelen atenderlas y pocos tienen formación actualizada para hacerlo. Los más adecuados son los y las veterinarias de animales categorizados como exóticos, básicamente por sus conocimientos sobre aves.

Seguir leyendo »

El largo camino a casa

Mara probando la hierba del Santuario de Elefantes Brasil. Cautiva en circos y zoos, no había pastado en 50 años

Estamos viviendo momentos históricos en los que se mezclan muchos sentimientos: la alegría de conseguir el objetivo, las lágrimas de emoción al ver a Mara en su nuevo hogar, la ansiedad por agilizar los documentos que necesitan los elefantes que aún están en Argentina para poder partir. Todo se resume en que Mara, tras un largo camino de 2.700 kilómetros -los que separan la ciudad de Buenos Aires y el Santuario de Elefantes Brasil, en Mato Grosso-, ha dejado atrás para siempre el pequeño espacio que ocupaba en el zoo.

Mara pasó 25 años realizando en circos acciones contrarias a su naturaleza y para las que fue cruelmente adiestrada

Mara pasó 25 años realizando en circos acciones contrarias a su naturaleza y para las que fue cruelmente adiestrada

La historia de Mara es muy triste, como lo es la de todos los elefantes cautivos. Nació hace 50 años en India, fue vendida a un circo y, con solo dos años de edad, ya era explotada para los shows en Argentina. Pasó por varios circos hasta que, en 1995, las autoridades decidieron confiscarla y alojarla en el Zoo de Buenos Aires. Así, pasó 25 años de su vida en circos y 25 años en un zoológico.

Seguir leyendo »

Disparar a animales criados en granjas: el negocio de la caza en España

Gamos criados en granja para ser matados por cazadores

La excusa de la sobrepoblación de conejos o jabalíes es un reclamo muy usado en el mundo de la caza. Incluso en tiempos de pandemia, en el que las presiones han sido muy grandes para que la actividad cinegética sea una de las primeras en ser permitidas. Deporte, equilibrio ecológico y tradición son los pilares donde se basa el argumentario de los cazadores, pero no hablan de su negocio. Con precios como 3.500 euros por matar un ciervo, más de 2.000 euros por matar a un gamo o hasta 1.500 euros por matar a una cabra montesa, está claro que tener un coto de caza supone un gran beneficio. Más aún si se aseguran de que nunca falten "piezas", recurriendo a la cría en cautividad de estos animales salvajes y a que sean fáciles de cazar. "Se trata de animales que se acercan a las poblaciones en busca de alimento, sin miedo a las personas y sin miedo a los vehículos", señalan desde la Plataforma NAC (No a la Caza). El pasado martes, su campaña ‘La verdad de la caza’ fue Trending Topic en redes y ha sido apoyada por más de 200 entidades.

Desde esta plataforma señalan que maximizar los beneficios se ha logrado, primero, tras acabar con los depredadores naturales de las ansiadas piezas -como zorros, aves rapaces o linces-, para después saturar el campo con animales que son codiciados como trofeos, sean o no propios de la zona. Por eso, no solo los cotos con negocios rentables, también lo son las granjas cinegéticas, que crían estos animales y los preparan para ser disparados. "En las últimas semanas, dentro de esta campaña de apoyo a que la caza sea una actividad permitida durante el estado de alarma, los cazadores difundieron imágenes de animales, como jabalíes, en la periferia de núcleos urbanos, fomentando esa falsa sensación de sobrepoblación y reforzando la idea de que es necesario un control del número de individuos por medio de las armas", comentan desde NAC.

Captura de un vídeo publicado en YouTube de una granja cinegética que cría jabalíes para que los cazadores disparen sobre ellos

Captura de un vídeo publicado en YouTube de una granja cinegética que cría jabalíes para que los cazadores disparen sobre ellos

Seguir leyendo »

Tortura por streaming: ¿el nuevo negocio taurino?

En la imagen, capturada del vídeo en YouTube de un tentadero, se aprecia cómo un becerro es picado, lo que le produce dolor y temor intensos. El caballo también sufre en los tentaderos y demás prácticas taurinas

Las limitaciones de movimientos para la ciudadanía a causa de la pandemia de COVID-19 que azota el planeta han supuesto también la cancelación de decenas de festejos taurinos, cuyos promotores reclaman al Gobierno (¿papá Estado?) que cubra sus pérdidas presuntamente millonarias, a la par que desarrollan una intensa campaña mediática con entrevistas en periódicos, radios y hasta magazines de televisión rosa, empleando argumentos como el envío de toros al matadero. Un presente distópico.

Sin embargo este confinamiento también ha servido para que el lobby taurino emprenda como pocas veces lo había hecho. Acostumbrados a obtener el favor político y mediático durante décadas, el planteamiento del estado de alarma los ha obligado a buscar fórmulas que permitan sostener un negocio hipersubvencionado y al que cada vez asisten menos personas (ni qué decir tiene que las capas más jóvenes de la sociedad -no solo la española, también la del otro lado del charco atlántico- ignoran deliberadamente la tortura taurina).

Este emprendimiento taurino se ha basado en utilizar de una forma nociva las redes sociales y las plataformas de venta de entradas para ofrecer aberraciones como 'Tentaderos online', donde compañías como Eventbrite han sido cooperadoras necesarias, lucrándose con la venta de entradas que, hablando con honestidad, les ha supuesto mucha publicidad negativa a cuenta de unos 1.600 tickets para dos jornadas de ridículo histórico.

Seguir leyendo »

El Estado no debe paliar los daños provocados por la pandemia a la industria taurina

28 Comentarios

Plaza de toros de Las Ventas (Madrid)

El documento presentado al Gobierno por el sector taurino contiene numerosas inexactitudes y resulta curioso que reivindique subvenciones para cosas que ya están subvencionadas desde hace muchos años. Aquí dejamos una muestra:

Las últimas estadísticas publicadas por el Ministerio de Cultura con respecto al sector taurino corresponden a los datos de 2018 (en espera de que se publiquen, a lo largo de este año, las correspondientes a 2019) y demuestran la precariedad del sector. Si ya en estas de 2018 podíamos ver que, con respecto a 2007, los festejos taurinos en plaza habían descendido en algo más del 58%, creemos que las del 2019 reflejarán, con respecto a 2007, un descenso de hasta el 60%. Para afirmar esto nos basamos en los datos parciales que ha ido publicando el sector taurino desde algunos de sus medios de comunicación.

A lo largo de los últimos años hemos ido recopilando información del Ministerio de Cultura, del Ministerio de Agricultura y de diversos medios taurinos, para hacer una radiografía del sector en cuanto al número de festejos celebrados, la actividad laboral de los profesionales taurinos y el negocio que generan las ganaderías de lidia, así como la explotación de los diversos cosos taurinos que pueblan nuestra geografía. Fruto de ese trabajo es el estudio que hicimos en el año 2018, en el que se analiza al detalle lo comentado anteriormente: La decadencia de la tauromaquia. En este mismo enlace, al final, se pueden leer los datos de 2014, 2015, 2016 y 2017.

Seguir leyendo »

Carta abierta al Gobierno contra las ayudas públicas a la tauromaquia

El toro se derrumba durante el llamado 'tercio de muerte'.

Más de 500 colectivos han suscrito una carta abierta enviada al Gobierno para pedirle que no dedique dinero público a ayudar a la tauromaquia y destinar esos fondos a la reconversión del sector y a otras actividades netamente culturales más demandadas por la ciudadanía.

La carta va dirigida al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez; al vicepresidente segundo y ministro de Derechos Sociales y Agenda 2030, Pablo Iglesias; y a los ministros de Cultura y Deporte, José Manuel Rodríguez Uribes; y de Agricultura, Pesca y Alimentación, Luis Planas. Está suscrita por más de 500 colectivos no solo de defensa de los derechos de los animales sino también feministas, ecologistas, pensionistas, organizaciones empresariales y veterinarios, entre otros.

En un momento en el que la crisis generada por la pandemia de COVID-19 pone en riesgo la vida de decenas de miles de personas y en el que la sociedad está abocada a una desgarradora recesión económica, dicen los firmantes de la misiva, "es cuando los valores éticos cobran mayor importancia". Es el momento, aseguran, "de realzar los valores que cohesionan a una sociedad, como la solidaridad y la empatía; también hacia aquellos que no tiene voz para defenderse, pues es evidente que, cuando el ser humano busca solo su propio beneficio e ignora a los demás habitantes del planeta, la Tierra se defiende. Es hora de que aprendamos, y la cultura es de gran utilidad para ello: una cultura que celebre la vida, no la muerte, y que promueva la cohesión de la sociedad, no el enfrentamiento entre españoles".

Seguir leyendo »

ZOOXXI, la película: épica, puñaladas y misterio

Avestruz cautiva en el Zoo de Barcelona

La Plataforma ZOOXXI, que lleva casi 12 años de investigación minuciosa (y movilización ruidosa), exponiendo las vergüenzas del Zoo de Barcelona y los lobbies internacionales que lo manejan, logró un hito histórico hace justo un año: que el modelo de zoo que propone pase a ser una Ordenanza de obligatorio cumplimiento en la Ciudad Condal.

El 3 de mayo de 2019 se aprobó en el pleno del Ayuntamiento de Barcelona, a propuesta de una Inciativa Ciudadana impulsada por Plataforma ZOOXXI, una Ordenanza que transformaría el zoo de la ciudad en un centro de protección de animales, frente al modelo de cautiverio y mercantilización

El 3 de mayo de 2019 se aprobó en el pleno del Ayuntamiento de Barcelona, a propuesta de una Inciativa Ciudadana impulsada por Plataforma ZOOXXI, una Ordenanza que transformaría el zoo de la ciudad en un centro de protección de animales, frente al modelo de cautiverio y mercantilización PLATAFORMA ZOOXXI

Tras la organización de una Iniciativa Ciudadana que comenzó en 2016 con la participación de centenares de activistas, y que recogió (y superó) las firmas necesarias para su tramitación, el Ajuntament de Barcelona aprobó por amplia mayoría un texto que levantó las ampollas del conservadurismo conservacionista, que vivía de la impunidad del silencio y la opacidad. Con una férrea oposición de los lobbies internacionales, que se instalaron durante meses en Barcelona (como es el caso de la internacional WAZA), la Plataforma ZOOXXI, compuesta por mucha gente común y corriente pero nutrida de un sector científico y académico, ajeno a cualquier interés económico o profesional en la explotación animal, acabó ganando esta partida. Como en esas películas donde la trama es dura y la contienda desigual, pero el final es épico y feliz.

Seguir leyendo »

Lucas, Vidu, Lily

Lily pasó diez años encerrada en una jaula, usada como máquina de parir cachorros de raza bichón maltés. Cuando fue rescatada, tenía la mandíbula rota, estaba medio ciega, apenas sabía caminar.

Hace ahora justo diez años, paseando con mi madre por un centro comercial de Santander, en un arrebato de euforia tras un buen día en el que nos habían dado unos buenos informes médicos, topamos con un escaparate donde había un pequeño chihuahua, que con sus saltos trataba de llamar nuestra atención. Nuestro estado de alegría era ideal para sucumbir a la trampa perfecta que esa tienda de animales nos ofrecía, a través de la ternura que desprendía ese pequeño cachorro desde su jaula. En un instante, una decisión tan importante fue aceptaba como forma de celebrar aquel momento.

Ya con él en los brazos y disponiéndonos a pagar, la mirada de una especie de copo de nieve tristón que no paraba de rascarse nos rompió el alma. Nos detuvimos y echamos para atrás, sabedores de que el pequeño chihuahua, tan gracioso y pizpireta, no tendría problema para encontrar una familia, y acabamos llevándonos al pequeñajo triste que, como luego pudimos comprobar, estaba enfermo y lleno de sarna. Fue una decisión que no solo le cambio la vida a Lucas, que así se llama este perro que ahora vive con mi hermana y es uno de los componentes esenciales de mi familia, sino también a nosotros.

Un acto que sin duda partió de un error, principalmente por desinformación y falta de interés en saber lo que uno adquiere, y que, sin embargo, desencadenó en mí un cúmulo de sensaciones que me llevaron a los pocos días a tomar decisiones que me marcarían por siempre. En el campo, en el pueblo, habíamos tenido perros, pero jamás se nos habría pasado por la cabeza comprar un perro hasta ese mismo instante en que lo hicimos. La mirada triste de Lucas desde aquella jaula de la tienda me golpeaba sin cesar en aquellos primeros días con nosotros, y no dejaba de pensar en los millones de perros que habría en ese momento en condiciones similares.

Seguir leyendo »

Instrucciones para ser hongo

1971 es un año memorable por motivos bien distintos. Uno es estupendo: nací. El otro es fatal: es el primer año de la Historia en el que el Nivel de Sobrecapacidad de la Tierra se alcanzó antes del 31 de diciembre. Este indicador fija la fecha en la que los humanos han consumido todos los recursos naturales que la Tierra es capaz de regenerar en un año. En 1970, la humanidad alcanzó su nivel de sobrecapacidad el día 31 de diciembre. Fue el último en el que el balance Tierra-humanos resultó equilibrado y, cuando el otro día se celebró el 50 aniversario del Día de la Tierra, pensé que este dato tendría algo que ver con la fecha. Pero no. Aunque quizá sea el mejor motivo de todos, porque 1970 marca el último año en el que vivimos (más o menos) compensados. 1971 inaugura el tiempo del desequilibrio evidente, científicamente inexorable, porque la Tierra entró en déficit el 21 de diciembre. Es decir, durante diez días estuvimos arrancando excedentes que la Tierra no iba a ser capaz de reponer.

A este dato accedí leyendo un libro al que llegué a través de otro al que me había conducido un tercero. Y así. Vincular esa fecha tremenda a algo tan personal fue posible gracias a las invisibles rutas que a lo largo de una vida han ido trazando la cultura adquirida y la naturaleza existente. De cómo se fusionan ambas es de lo que va este texto.

Como el optimismo es una opción, y pese al ninguneo sistemático que en España (y muchos otros países del mundo) experimenta tanta gente dedicada a la naturaleza y la cultura, podemos pensar que esta pandemia brinda una oportunidad para que los ninguneados habituales incidan de otro modo en la sociedad. Se está abriendo una ventana de ansia regeneradora que a saber cuánto dura pero, sea como sea, podría amortizarse para plasmar los beneficios que puede proporcionar una alianza cultura-naturaleza bien gestionada. Por eso, a continuación se sugieren algunas instrucciones básicas para lograr un primer impacto que luego, con un poco de suerte, quizás anime a que se reproduzcan alianzas por el estilo.

Seguir leyendo »

35 aniversario del rescate de Britches

Britches, bebé macaco liberado el 20 de abril de 1985 de un laboratorio de psicología de la Universidad de California en Riverside, Estados Unidos. Le habían separado de su madre al nacer y cosido los párpados para estudiar los efectos de la ceguera.

Los años 80 fueron una época convulsa para el movimiento por los derechos de los animales. Era un movimiento pequeño, asentado principalmente en Inglaterra. Pese a la inferioridad numérica y de recursos sus integrantes no se amedrentaban frente a la industria de explotación animal. Tenían una actitud confrontativa y desafiante.

Acabar con la industria de la experimentación animal era uno de los objetivos prioritarios en aquella época. Se realizaron intensas campañas contra laboratorios y criaderos de animales destinados a la vivisección. Hubo quienes, además, recurrieron a la desobediencia civil y a acciones ilegales. Estas últimas eran protagonizadas por el Frente de Liberación Animal (FLA): pequeñas células (de entre uno y cinco activistas en su mayoría) que trabajaban de forma autónoma, rescatando animales y realizando sabotajes económicos.

Alex Pacheco, cofundador de PETA, se infiltró como trabajador en 1981 en un laboratorio donde experimentaban con 17 macacos. Las imágenes que obtuvo causaron un enorme impacto mediático y social.

Alex Pacheco, cofundador de PETA, se infiltró como trabajador en 1981 en un laboratorio donde experimentaban con 17 macacos. Las imágenes que obtuvo causaron un enorme impacto mediático y social. ALEX PACHECO / PETA

Seguir leyendo »