eldiario.es

9

Síguenos:

Boletines

Boletines

Menú

PACMA actualiza su herramienta 'YoDenuncio' para casos de maltrato animal

PACMA

El panorama para los animales sigue siendo desolador en nuestro país. A pesar de algunos avances y reformas legislativas que se ha logrado sacar adelante en cuanto a protección animal, el número de infracciones administrativas y de denuncias por malos tratos sigue aumentando. Los datos cantan. Desde 2011 hasta noviembre de 2018 las denuncias ante la Fiscalía Medioambiental se elevaron a 37.814 en procedimientos judiciales contra animales domésticos. En 2017 se denunciaron 914 delitos, muy por encima de los 774 de 2016.

Así lo recoge el informe La situación de los animales en España 2018, presentado por el Partido Animalista (PACMA,) que incluye estadísticas del Seprona de la Guardia Civil, de la Fiscalía Medioambiental y de su propia herramienta, YoDenuncio, que el partido acaba de actualizar en su web para que los ciudadanos que conozcan casos de maltrato animal puedan denunciarlo con mayor facilidad.

Seguir leyendo »

De los negacionismos de Frank M. Mitloehner

Fotograma del documental 'Dominion', de Chris Delforce (2018)

En este periódico se ha publicado un artículo de Frank M. Mitloehner ( Sí, la ganadería afecta al medio ambiente, pero dejar de comer carne no va a salvar el planeta) cuya principal argumentación, así como los intereses y motivaciones de su autor, han sido desmontadas en numerosas ocasiones desde su diseminación inicial hace ya una década. Sorprende que medios de comunicación críticos e independientes sigan dando pie a este autor, y escribo esto para ofrecer un poco de información contrastada al respecto de la manipulación de la verdad que suponen las tesis de Mitloehner, arquetípicas de la era de la posverdad. Tengo, no obstante, en primer lugar que aclarar algo importante: incluso si la principal tesis de Mitloehner fuera cierta (que dejar de comer carne no va a salvar al planeta), estaríamos igualmente impelidos a dejar de comer carne por cuestiones éticas. Sin embargo, su tesis no refleja la verdad, dejar de comer carne no es solo una obligación moral con respecto a los animales que son convertidos en comida, sino que, además, dejar de comer carne es imprescindible para dejar de calentar el planeta. No creo que nadie pueda afirmar si dejar la carne, lácteos y huevos es suficiente por sí solo o no, pero sin duda no existe ninguna fórmula para reducir el calentamiento global, y la destrucción medioambiental en general, que no pase por incluir abandonar la innecesaria y cruel práctica de la ganadería.

En primer lugar, el argumento básico de Mitloehner sobre el informe The Livestock’s Long Shadow de la FAO está presentado de forma groseramente manipulativa por su autor. La Organización para la Agricultura y la Alimentación publicó en 2006 este informe, que no fue el primero en denunciar la contribución de la ganadería al calentamiento global pero que, por causa de tratarse de una organización de Naciones Unidas, tuvo un enorme impacto. Este informe nunca fue desmentido por sus autores ni por la FAO, como afirma Mitloehner, sino simplemente corregido en el porcentaje que se daba para el impacto de tal contribución. La última cifra estimada por la FAO del impacto es, como indica Mitloehner, la de un todavía muy impactante 14,5% del total de emisiones procedentes de la ganadería según los datos de 2013. Es cierto que la FAO ha tenido desde la publicación del informe de 2006 enormes presiones para desmentirlo y retirar sus afirmaciones pero que no lo haya hecho, a pesar de ellas, es especialmente revelador. Y no solo no lo ha hecho, sino que sigue investigando para afinar esta cifra y proporcionar soluciones para mitigarla.

Es harto conocido en los Estados Unidos que Mitloehner ha construido la tesis del “error” y la “falsedad” del informe de la FAO sobre premisas puramente retóricas, no científicas, y que el éxito de difusión de esta tesis estuvo basado principalmente en la replicación que hicieron de la misma, de forma masiva, numerosas revistas, webs y blogs de la industria cárnica y ganadera. A lo cual le siguieron los medios conservadores, siempre tan receptivos en los Estados Unidos a las tesis negacionistas relacionadas con el cambio climático, y después el resto de medios. Todos ellos reportaron la tesis de este científico en exactamente la misma sesgada fórmula utilizada por el mismo. Y es que, efectivamente, el informe de la FAO contenía un error, pero en el cálculo, no en su afirmación esencial, que ni fue ni ha sido desmentida sino todo lo contrario, ha sido corroborada una y otra vez por numerosos estudios: que la producción de carne, huevos y derivados lácteos es una de las principales fuentes de gases de calentamiento global.

Seguir leyendo »

'Mayores Amistades': fotos que plasman la amistad entre animales y adultos mayores

'Ángel y Bienvenido'. Viven hace muchos años en una zapatería que es sustento y hogar. Ángel se refiere a Bienvenido como su única familia.

Los ancianos pueden tener un vínculo especialmente fuerte con sus animales de familia. Para algunas personas mayores, su animal es prácticamente su única familia, es quien les da cariño y compañía, es su confidente y puede ser incluso su razón de vivir. SANDRA TUNAJEK

En 2016 Ecuador sufrió un cruel terremoto. Bajo los escombros quedaron atrapados muchos animales y los protocolos para su rescate no funcionaron. Muchos otros huyeron del terror y quedaron desamparados, perdidos, desconcertados por la abrupta separación de unas familias que buscaban con desesperación a sus perros y gatos.

Aquel doloroso drama impulsó la experiencia fotográfica 'Mayores Amistades', promovida en Guayaquil por la  Oficina ERAH (Estudios de las Relaciones entre Animales y Humanos).

Seguir leyendo »

"Soy vegana y animalista; dibujando animales difundo la causa"

La ilustradora Mercedes DeBellard

En el Ayuntamiento de Madrid vieron por internet los dibujos de la ilustradora  Mercedes DeBellard y la llamaron para que hiciera la campaña de las fiestas de San Isidro 2018. "Fue una alegría pero les dije que teníamos que hablarlo. Soy animalista y relacioné San Isidro con los toros. Pero me dijeron que el Ayuntamiento no haría ni promocionaría nada taurino y acepté", cuenta a El caballo de Nietzsche.

"Querían retratos de mujeres alegres con las que identificar Madrid, reivindicar a las madrileñas". Los carteles enamoraron de manera unánime. Eran mujeres vitales, coloristas, que representaban la diversidad y feminizaban la ciudad. Transmitían una alegría que se viralizó y que dio al trabajo de DeBellard una enorme popularidad. Su reputación profesional venía avalada, no obstante, con trabajos para distintas agencias, grandes marcas y prensa nacional e internacional, sobre todo inglesa. Ha ilustrado también carpetas de discos, cubiertas de libros, portadas de revistas, etc. 

Carteles para San Isidro 2018 de la ilustradora Mercedes DeBellard

Carteles para San Isidro 2018 de la ilustradora Mercedes DeBellard

Seguir leyendo »

Los collares dañinos para perros: una verdad incómoda y en vías de extinción

Cuando adopté a nuestro primer perro, mi querido Bebo, no sabía absolutamente nada sobre el significado de su educación ni de lo maravilloso que sería disfrutar de su compañía. Lo quise tanto, pero también cuánto daño le hice con mi ignorancia. Ya de cachorro era un perro que imponía su criterio y de adolescente su cuerpazo impuso su poder para arrastrarme en su afán por conocer el mundo. Tiraba y tiraba, y un mal consejo nos llevó a utilizar un collar de pinchos. Que alivio para mí, pero que tortura debió de ser para él. Hasta que comprendimos que era uno de los grandes errores que cometimos intentando convivir con él. Aunque nunca se quejó y nos demostró todo el afecto que pudo, ahora sé lo cruel que puede ser la ignorancia. He tenido otros perros, pero él sigue siendo la imagen de mi perfil en las redes, se lo debo. Como persona amante de los perros y defensora de todos los animales, deseo que ningún perro tenga que sufrir esa forma de maltrato, provocado muchas veces por la ignorancia y la mala praxis de los que nos “orientan” en su educación.

Sebastián López (AVHA, Asociación Vínculo Humano Animal)

Llamamos collares dañinos a aquellos objetos que rodean el cuello de un ser sintiente (no confundir con sensible, incluso los objetos inanimados son sensibles a todo tipo de factores: el hielo es sensible al calor, que hace que se derrita) y que le perjudican a nivel físico, emocional o social. Los collares nocivos se han usado en niños, en caballos, en  conejos y en  gatos, pero lo más usual es que los soporten los perros. Aunque las personas juzgadas por emplearlos en niños hayan recibido sentencias de prisión, en animales no humanos no consta que los culpables de usarlos hayan recibido algo más que una multa. En demasiados casos la prohibición, al menos en muchos puntos del Estado español, no significa sanción.

Seguir leyendo »

"Mi hermana fue asesinada como asesinan a las vacas"

Liliana Felipe con Lucho y Madiba en su casa, Elmasallá.

Es compositora, pianista y cantante. Nació en Argentina y reside en México desde 1977. Huyó del terrorismo de Estado de la dictadura militar, que secuestró y asesinó a su hermana y a su cuñado, quienes habían tenido una hija 25 días antes. Tiene el cuerpo atlético y el alma rota. Parece fría y distante, hasta que descubres que guarda en su interior el calor de todos los cachorros del mundo. Como las ceibas que cultiva, del tronco que se defiende con espinas nacen las flores más hermosas. Nunca dice “yo pienso”, sino ”yo siento”. Vive en Elmasallá, una finca de San Miguel de Allende, Guanajuato, con la dramaturga Jesusa Rodríguez, que ha tomado posesión como senadora en el Gobierno de Andrés Manuel López Obrador. Su boda en 2007 fue un acto político: la primera pareja de lesbianas que se casó en México. Convive también con dos burros y una yegua rescatados -Juana Inés, Sancho y Crijyina- y con dos perros adoptados, Lucho y Madiba. Es vegana y antiespecista.

Eres música, artista, y con Jesusa Rodríguez fundaste en Ciudad de México el mítico cabaré político El Hábito, pero el activismo se ha convertido en tu vida.

Sí. Pasé del activismo por los derechos humanos al activismo por los derechos de todos los animales, en especial los no humanos. Cuando yo tenía 24 años desaparecieron a mi hermana, Ester Felipe, a mi cuñado, Luis Mónaco, y a 30.000 personas más en Argentina. Empecé a trabajar por eso, para tratar de entenderlo, cosa que hasta el día de hoy no he logrado. Pero hubo un momento muy importante: estuve en Córdoba [Argentina] en el juicio que se llamó  ‘megacausa La Perla’ porque en ese campo de concentración mataron a 8.000 personas, entre ellas mi hermana y mi cuñado, y vi a los asesinos. Eran unos viejitos cualquiera y no entendí cómo esas personas podían haber causado tanto dolor. Me fui con esa sensación, diciendo, qué extraño, qué raro, y hubo un momento, al poco tiempo, en que sentí que era igual que con los matarifes. Ahí fue cuando hice la conexión más fuerte con el antiespecismo. 

Seguir leyendo »

El sufrimiento de los animales durante el transporte, a juicio

Un cerdo en el camión que le conduce al matadero

Millones de animales son  transportados vivos cada día como parte del proceso para que terminen en un plato. Un proceso que supone, según la FAO, “la etapa más estresante en toda la cadena de operaciones entre la finca y el matadero, lo que contribuye significativamente al maltrato del animal y a las pérdidas de producción”.

Los animales que nos cruzamos constantemente en cualquier carretera viven un auténtico calvario: viajes interminables, mínimo espacio y, a menudo, temperaturas extremas y ausencia de agua. Una violación sistemática de la normativa vigente de protección de los animales durante su transporte, recogida en el  Reglamento (CE) 1/2005, que ya en su prólogo recomienda “limitar en la medida de lo posible los viajes largos" para limitar el estrés, la ansiedad y el miedo que sufren, y que establece la obligación de evitar que sean heridos o sufran de forma indebida, haciendo referencia explícita a factores como la longitud de los trayectos, el acondicionamiento de los vehículos y habitáculos, el espacio mínimo, la formación adecuada de los profesionales o la necesaria oferta de agua, comida y descanso durante el recorrido. Un texto que se queda en en mera declaración de intenciones, cuando no en papel mojado, tal y como demuestran las sucesivas investigaciones e incluso un reciente  informe de la Corte Europea de Auditores.

Ante esta situación, la inacción política marca la pauta. El pasado mes de marzo, el Parlamento Europeo rechazó poner en marcha una comisión de investigación sobre el transporte de animales vivos, pese a que la propuesta había sido puesta encima de la mesa por 223 diputados, muchos más de los 183 necesarios para presentar una solicitud de estas características. Una decisión contra la que, ahora, Equo-Los Verdes ha emprendido acciones legales.

Seguir leyendo »

No compres, adopta con responsabilidad

Chula, víctima de maltrato y abandono, antes y después de ser adoptada.

Se acerca una de las épocas más peligrosas para los animales de familia, especialmente perros y gatos, pero no solo. También roedores, pequeñas aves, tortugas, peces... Muchos de ellos serán comprados estas navidades para ser regalados, y un alto porcentaje de ellos sabrá en breve lo que es el abandono. En días, semanas o meses pasarán de ser un bonito regalo a un estorbo. Unos cuantos se habrán lucrado con su cría y con su venta, y otras muchas, quienes rescatamos animales y buscamos para ellos una nueva oportunidad, nos veremos de nuevo desbordadas por no poder llegar a todas esas vidas rotas.

Antes de las fiestas navideñas queremos recordar de nuevo las condiciones en las que se crían esos animales que son vendidos, o bien directamente por los criadores o bien en tiendas de animales. Cuando el beneficio es el principal (y a veces único) objetivo podemos hacernos una idea de cuál es su realidad cotidiana. Hemos visto casos de perros hacinados en jaulas viviendo sin apenas poder moverse sobre sus propios excrementos, enfermos, escuálidos, sin ningún tipo de atención veterinaria, sin acceso a lo más básico para satisfacer sus necesidades físicas, de las emocionales ni hablamos. Todo vale con tal de que haya camadas y de que los pequeños puedan ser vendidos cuando apenas tienen unas semanas. Si luego enferman o simplemente la rápida y traumática separación de su madre y sus hermanos comporta problemas de comportamiento el problema ya no es de quien los vendió.

En las tiendas los cachorros suelen pasar semanas, cuando no meses, metidos en pequeños cubículos a la vista de muchos pero sin apenas interacciones directas. Ven pasar gente continuamente, los estímulos son permanentes, pero ellos están encerrados, a veces solos, a veces con otros pequeños. El tiempo pasa y ellos pasan la mayor parte del tiempo sometidos a muchos estímulos mientras el comercio está abierto, en soledad cuando está cerrado, y  sin atenciones emocionales ni socialización. Cuando salen de allí lo más probable es que sean víctimas de ansiedad por separación y de problemas para relacionarse. Pero eso, de nuevo, no será problema de quien los vendió.

Seguir leyendo »

Copito de Nieve y la colonia franquista de Barcelona

Copito de Nieve en su instalación en el Zoo de Barcelona durante sus últimos años de vida

Barcelona fue parte interesada de una metrópoli. Necesitaban vender al mundo que España seguía siendo una potencia colonial y, con el soporte de las instituciones oficiales franquistas, convirtieron a Guinea Ecuatorial en una fuente de materias primas como el café, el cacao o la madera tropical, y en un símbolo de una África enigmática que fue objetivo de científicos y exploradores. A esta colonia estaban vinculados políticos franquistas, misioneros claretianos que acabaron con las costumbres de las tribus, empresarios catalanes que se enriquecieron con mano de obra barata, el Ayuntamiento, el Museu d'Etnologia y el Zoo de Barcelona.

En 1959, con el impulso de Antoni Jonch, director del Zoo de Barcelona y muy cercano al alcalde Josep Maria de Porcioles, se creó Ikunde, Centro de Experimentación y Adaptación Animal con un objetivo de investigación, pero también comercial, de la flora y sobre todo de la fauna local. Ikunde, a pocos kilómetros de Bata, era un espacio financiado por el zoológico de Barcelona, el Museu d'Etnologia y Parcs i Jardins del Ayuntamiento. Durante una década, Ikunde aprovisionó de una gran parte de los fondos zoológicos, etnológicos, arqueológicos y botánicos del Ayuntamiento de Barcelona. Las capturas de animales eran constantes en aquellos años, y al tratarse de una colonia española tenía un coste muy económico. Las campañas etnográficas en Guinea se vincularon en gran parte a las que realizaba el Zoo de Barcelona con capturas y caza.

El Centro de Experimentación y Adaptación Animal Ikunde de la colonia franquista en Guinea Ecuatorial

El Centro de Experimentación y Adaptación Animal Ikunde de la colonia franquista en Guinea Ecuatorial Arxiu del Museu Etnològic

Seguir leyendo »

Eating Animals y el oxímoron de la “explotación compasiva”

56 Comentarios

La actriz Nathalie Portman durante la presentación del documental Eating Animal

“Me siento autorizado a matar a los animales porque yo les he dado la vida, amado y cuidado”. Estas palabras resumen lo expresado por uno de los granjeros “compasivos” entrevistados en Eating Animals (2018), un documental producido por Natalie Portman y Jonathan Safran Foer en base al libro autobiográfico de este último. Unas palabras que parecen la versión especista del “la maté porque era mía” de la violencia machista y que no esperas escuchar idealizadas en un documental que supuestamente defiende a los animales.

Desconozco si Portman y Foer, y el director del documental, Christopher Dillon Quinn, tienen como objetivo final contribuir a acabar con el sufrimiento animal o solo realizan un ejercicio de denuncia sui generis, pero sea cual sea su pretensión el documental pone de manifiesto cuán equivocada es la creencia de que en activismo hacer algo es mejor que nada. Si no estás dispuesto a informarte bien y reflexionar honestamente, algunas veces definitivamente es mejor no hacer nada. De lo contrario puedes acabar, como le sucede a Eating Animals, con un resultado muy confuso. Y la confusión es tremendamente ineficaz a nivel estratégico y éticamente muy peligrosa cuando de lo que hablamos es de combatir la violencia.

Lo anterior no significa que Eating Animals no muestre de forma contundente y diáfana la violencia contra los animales en las granjas industriales. Lo hace y de forma muy explícita. El documental dedica mucho metraje a explicar también el impacto de esta violencia en el medioambiente y en la salud humana, pero el sufrimiento de los animales está representado sin ambivalencias.

Seguir leyendo »