eldiario.es

9

Osprey Mutant 28. Ligera y resistente, para escalada y alpinismo

La Mutant 28 de Osprey nos ha demostrado que es posible hacer un producto ligero y resistente, sin escatimar en buenos detalles y grandes acabados, lo que la convierte en una mochila muy completa y polivalente

Osprey Mutant 28

Hace ya unos meses cayó en nuestras manos el modelo Mutant 28 de Osprey, y lo cierto es que desde entonces no nos la hemos quitado de encima. Es una mochila que nos llegó sin hacer mucho ruido, y que nos ha sorprendido muy gratamente ya que nos parece un modelo con un cubicaje, tamaño y prestaciones muy bien estudiados y desarrollados, perfectos para salidas de un día a la montaña para realizar gran diversidad de actividades como esquí de travesía, alpinismo, etc., aunque bien es cierto que su ADN principal nos indica que está orientada al alpinismo y la escalada.
Lo primero que nos llamó la atención, y nos gustó mucho, fue su boca de entrada, ya que no cuenta con una seta “extraíble”, sino integrada en la propia mochila, lo que le otorga una estructura compacta y cómoda, y facilita al usuario la tarea de meter y sacar material.

Osprey Mutant 28


El peso de la Mutant 28, con todo, está entorno a los 950 gramos, pero una vez “desnuda” de algunos accesorios (que se hace de forma sencilla dada las características de fácil desmonte que ofrece) le podemos rebajar unos 260 gramos del total, lo que nos deja una mochila bastante ligera.
Además nos parece un modelo con una resistencia más que aceptable, dentro de su gama y estilo, gracias al tejido que la compone, Nylon Ristop 2100, muy utilizado por Osprey, y que ya hemos tenido la oportunidad de probar en otros modelos, y dicho sea de paso, con muy buen resultado en cuanto a nivel de durabilidad.
Profundizando más en los detalles, apuntar que presenta una espalda muy bien diseñada y, tanto ésta, como el cinturón lumbar y las hombreras (bastante anchas), se ajustan a la perfección y de forma muy cómoda. Recordemos que es una mochila de tan solo 28 litros por lo que tampoco podremos cargarla en exceso, pero tal como la hemos testado nosotros, con cuerda, material de escalada, piolets, etc., podemos asegurar que siempre nos ha parecido muy cómoda pese a cargar con ella durante horas.
Su forma tubular, sin bolsillos, ni colgantes, es simple y efectiva. Sin accesorios superfluos que se enganchen o molesten, lo que nos parece perfecta para su cometido.

Osprey Mutant 28


El sistema de ajuste de piolets también nos ha gustado mucho, ya que es rápido y cómodo de usar incluso con guantes, al igual que el sistema para sujetar una cuerda en la parte externa de la mochila, muy útil y efectivo.
Las cintas compresoras también cumplen a la perfección su cometido y te permiten ajustar la mochila de tal forma que funciona como porta esquís. Todas las cremalleras, tancas, etc. son de muy buena calidad y con buenos acabados por lo que podemos asegurar que no son para nada su punto débil, algo muy habitual en otras mochilas que buscan la ligereza sacrificando en este apartado.
Por lo tanto, y en líneas generales, hablamos de un gran producto que nos ha gustado mucho y recomendamos positivamente, si bien, y ya por rizar el rizo, y puestos a pedir, nos hubiese gustado que fuese incluso un poco más ligero.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha