La mentira de los puertos en los Presupuestos del Estado

Puerto de La Luz y de Las Palmas. (Foto: Alejandro Ramos)

Era de esperar: la euforia con la que el Partido Popular de Canarias pretendió saludar los Presupuestos Generales del Estado (PGE) para 2016 iba a tener que confrontarse con la realidad de los números (los pasados y los presentes) y sufrir las consecuencias. La experiencia con este Gobierno de Mariano Rajoy, donde se aloja uno de los mentirosos más recalcitrantes de la historia política española, y del que han salido las versiones más creativas de la crisis, de la corrupción y hasta del calentamiento global, obligaba a esperarse lo peor. ¿Se atreverán a mentir ante unos números que no admiten discusión? Pues sí. Adelantarse a los demás –como hizo la delegada del Gobierno- podía permitir algunos titulares equívocos que sugestionaran al respetable hacia la creencia de que, idos Paulino y José Miguel Pérez, todo iba a ir mejor para Canarias en sus relaciones con Madrid. Pero no, las versiones oficiales de los PGE que circularon este martes son más falsas que una moneda de tres euros porque la realidad final es que Canarias vuelve a retroceder en las cuentas estatales como viene ocurriendo sistemáticamente toda esta legislatura. Les recomendamos un repaso por la lectura que han hecho Podemos, el PSOE, Nueva Canarias, Coalición Canaria y la mismísima consejera de Hacienda del Gobierno, Rosa Dávila. De su lectura concluirán que una vez más el Gobierno de España ha vuelto a engañar a los canarios y a empaquetarlos en el furgón de cola. Nosotros haremos una aportación más al debate: la inversión en Puertos, la más grande de todas las anunciadas por el Estado, 147 lustrosos millones de euros. Son una mentira más y vamos a demostrarlo aquí.

 

 

Con los beneficios de las autoridades portuarias

Las inversiones en todos los puertos del Estado español provienen de los fondos que cada autoridad portuaria genere. Es decir, no figuran en los Presupuestos Generales del Estado aunque sea el Ministerio de Fomento, de quien dependen los puertos, quien anuncie lo que se va a invertir cada año en cada recinto. Por lo tanto, los 147 millones de euros en inversiones en los puertos canarios no provienen de las cuentas que presentó Montoro, sino teóricamente de los beneficios que se generen en cada autoridad portuaria. Así, la de Las Palmas tiene previsto invertir en 2016 unos 16 millones de euros en el Puerto de Los Mármoles, de Arrecife (Lanzarote) gracias a los beneficios que genera La Luz, uno de los puertos más rentables de España.  De la misma caja saldrán otros doce millones para completar el muelle de La Esfinge, una obra marcada por los desaguisados cometidos en la etapa en la que el puerto estaba en manos del PP (Javier Sánchez-Simón), lo que ha supuesto tener que devolver 15 a Bruselas. Las inversiones en 2016 –y puede que en los años venideros- tendrán que salir de los beneficios de las autoridades portuarias porque de los fondos europeos no se ha repartido ni un euro y de los fondos del Estado, mejor ni hablar. Los puertos de Las Palmas, por lo tanto, se van a nutrir de la cuenta de resultados que ha arrojado La Luz, que en 2014 tuvo unos beneficios de once millones de euros netos, 35 de cash flow (beneficios más amortizaciones). Por lo tanto, es una vulgar mentira sumar a las inversiones del Estado lo que habrá de salir de las arcas de los puertos con superávit. El recurso de meter cantidades a boleo en los papeles que se manda a la prensa parece colar sin discusión, pero no estamos hablando de Presupuestos del Estado. Qué bonitas resuenan ahora las palabras de la lideresa del PP de Lanzarote, Astrid Pérez, clamando por la dimisión del presidente de la Autoridad Portuaria de Las Palmas. Quizás debiera ser ella la que se palpara las ropas al comprobar que ninguna de sus gestiones para conseguir fondos para Los Mármoles ha fructificado. Ninguna. Ni fondos de Europa ni fondos del Gobierno de su partido. Ay.

 

¿Y Granadilla?

Ésa es la gran pregunta. ¿Cómo se van a financiar los 68 millones de euros que aparecen consignados en los papeles del Partido Popular para invertir en el puerto de Granadilla (Tenerife)? Establecida la premisa de que las inversiones en los puertos han de salir necesariamente de los beneficios de sus respectivas autoridades portuarias, y dado que la de Santa Cruz de Tenerife es históricamente deficitaria, ¿de dónde va a salir ese dinero? En los Presupuestos Generales del Estado no está. Y por la ley de estabilidad presupuestaria no puede endeudarse hasta esos límites la Autoridad Portuaria, la presida Ricardo Melchior (muy acostumbrado al estratosférico endeudamiento público) ni el lucerito del alba. El puerto de Granadilla es un tótem intocable para la jerarquía de Tenerife y algo deben estar tramando las autoridades de la isla con el Ministerio de Fomento para que en los papeles aparezca una cosa y en la realidad, finalmente, otra bien distinta. Seguramente alguien se sacará de la chistera que habrá subvenciones europeas. Falso de toda falsedad. Los fondos de cohesión 2007-2013 se prolongaron hasta diciembre de 2015 y ya no hay más cera que la que arde. Además, ese puerto tiene una cruz puesta por el Tribunal de Cuentas de la UE, a cuyos miembros no ha hecho puñetera gracia la dimensión que se le ha querido ir añadiendo para que pase de un puerto auxiliar (para una regasificadora, que era el pelotazo) a un gran infraestructura de movimientos de mercancías absolutamente fuera de lugar en el punto en que se encuentra. Se refieren las autoridades comunitarias –dicho sea con perdón- a unas ínfulas competitivas con el Puerto de La Luz que no tienen sentido comercial ninguno. A este paso, Granadilla se sumará a esos grandes agujeros que termina asumiendo el Estado y luego el Cabildo como el tranvía o Titsa. Al tiempo.

Chano y Pilar prefieren callar

A pesar de las fiestas veraniegas y de la estampida casi generalizada, todavía queda gente en los cuarteles generales de los partidos políticos, este año gracias al empeño de Mariano Rajoy por habilitar agosto para la presentación de los Presupuestos Generales del Estado para 2016 con los que piensa comprometer seriamente al Gobierno que entre, esté o no formado por el PP. Dos diputados socialistas canarios ofrecieron una rueda de prensa este miércoles para contar sus primeras percepciones de las cuentas marianas, y para allá que fue una periodista de Canarias Ahora. Tras la exposición de sus dos señorías, que tienen explicada en la sección correspondiente, les pedimos su valoración acerca del nombramiento de Lourdes Quesada como directora general de Relaciones con la Administración de Justicia, y la respuesta fue peripatética, método consistente en ir de un lugar a otro divagando sin decir nada coherente. Aunque con muchas ganas de decir algo coherente. Tanto Chano Franquis como Pilar Grande, los dos diputados comparecientes, prefirieron la torpe finta antes que el pronunciamiento público de lo que pronuncian en privado: que si son cosas del Gobierno y no del partido (sic), que si esta es una rueda de prensa de presupuestos y no de tauromaquia, que si es un tema que ya no está vigente (de nuevo sic)… El caso es que ambos se desentendieron de la cuestión porque ninguno de los dos quiere enemistarse con quien podría tener un papel determinante en la confección de las listas al Congreso y al Senado en las elecciones del próximo mes de diciembre, Patricia Hernández, que de momento sostiene a la directora general para no desautorizar a su consejero. Como tampoco quieren alinearse con lo dicho por José Miguel Pérez, que desmarcó por completo al PSOE de ese nombramiento del consejero Aarón Afonso. Pérez todavía no ha decidido si pugnará por la primera plaza al Congreso por Las Palmas y darle la razón sería fortalecer al que creen ya amortizado. “Claro que tengo opinión”, masculló varias veces Chano Franquis alejándose de la periodista cuando, al término de la rueda de prensa, se acercó a ella para explicarle su desentendimiento.

 

Sobre este blog

El blog de Carlos Sosa, director de Canarias Ahora

Etiquetas
Publicado el
5 de agosto de 2015 - 23:53 h

Descubre nuestras apps

stats