La Cantabria de salarios y rentas frente a la de subsidios y pensiones: la brecha entre núcleos urbanos y costeros y el interior rural

Nivel de renta en Cantabria por municipios. Los secciones censales en azul oscuro son las más ricas con rentas que pueden alcanzar los 44.000 euros y en rojo oscuro las más pobres, con rentas de hasta 18.000 euros.

Cantabria no se escapa de la dinámica de rentas en España y refleja la diferencia entre municipios ricos y pobres no solo por su nivel de ingresos, sino por la procedencia de los mismos. No es una casualidad equiparar a la población más pudiente con aquella que vive de salarios y rentas y a la más modesta con aquella en la que más predominan los subsidios y pensiones.

Cantabria redujo la brecha económica con el resto de España en el año de la pandemia

Cantabria redujo la brecha económica con el resto de España en el año de la pandemia

La Cantabria urbana y periurbana (Santander, Bezana, Piélagos, Marina de Cudeyo y Camargo, principalmente), no solo tienen rentas medias más altas, sino que estas proceden de los salarios y de la rentabilidad del capital y de actividades económicas varias. Por contra, la Cantabria rural y del interior, siguiendo el patrón del resto del país, tiene en distintos grados una mayor presencia de pensiones y prestaciones sociales en el nivel de renta, algo vinculado también con el despoblamiento y el envejecimiento de sus habitantes.

Como hecho singular y diferenciador de otras regiones españolas, Cantabria confirma también por la procedencia de las rentas que la riqueza se concentra en la costa, en donde residen los asalaridos y los rentistas, mientras los subsidios tienen más predominio en el interior.

Los datos estadísticos agrupados por circunscripciones censales arrojan datos curiosos: el 10% de los cántabros más ricos lo son por rentas de capital (40%) y/o por salario (otro 40%). Si se amplía el foco, el 30% de la población de Cantabria con más recursos lo es por los salarios (60% de los mismos aproximadamente), más que por el capital (30-40%). Al otro lado de la balanza, está la Cantabria con menos recursos económicos y que se nutre mayormente de salarios bajos (41%) y pensiones (40%)

Según un informe sobre rentas elaborado por Raúl Sánchez y Diego Larrauy en elDiario.es, a partir de millones de datos extraídos de la información censal y tributaria (IRPF de 2019) ofrecida por el Instituto Nacional de Estadística (INE), no tanto Santander como los municipios de su entorno es en donde se ha refugiado la población más joven y dinámica, con sueldos altos al ostentar trabajos vinculados a la función pública o de alto valor añadido, lo que puede entenderse como parte de la Cantabria rica. Desde hace lustros, la población de Santander se estanca o está en caída, dado que la carestía en el acceso a la vivienda, entre otros factores, ha hecho que buena parte de los que trabajan en la capital residan en los municipios limítrofes.

Santander también formaría parte de este tejido de riqueza pero, dada sus dimensiones, reproduce en su interior el esquema de rentas y origen de los ingresos que se observa en el ámbito regional. La media resultante hace que tenga menos pujanza en cuanto a nivel de renta media que Piélagos y Bezana.

Si hubiera que trazar una media regional, puede afirmarse que los cántabros viven mayoritariamente de lo que les producen salarios y pensiones, con un importante peso de estas, que rondaría una quinta parte y que tiene su implantación sobre todo en la Cantabria más envejecida. La estructura de ingresos brutos de Cantabra reserva en torno a un 5% de los mismos a rentas procedentes del capital y un porcentaje equivalente a las procedentes de prestaciones y subsidio de paro.

Junto a los antes citados -Bezana, Piélagos, Camargo, Marina de Cudeyo y Santander-, hay otros municipìos que también se caracterizan por rentas altas y elevados niveles salariales. Este es el caso de Castro Urdiales y Suances, municipios costeros con un nivel de renta importante y cuyos ingresos por salario rondan el 70% del total y los ingresos por capital un 9%, en el primer caso, y el 61% salarial y 12,6% de capital, el segundo.

Ya en la Cantabria interior, lo má destacable entre los municipios con importante fuente de ingresos salariales es Cabezón de la Sal (61,7% de ingresos por sueldos y 14,3% derivados de renta de capital y actividades económicas) y la Hermandad de Campoo de Suso (54,7%/9,9%), aunque este es poco significativo poblacionalmente.

Si los salarios, es decir, la gente que trabaja, está mayormente fuera de la capital, Santander es la punta de lanza de la riqueza derivada de las rentas y los negocios.

En Santander hay barrios en donde los ingresos más importantes son los derivados del capital o de actividades económicas. El más destacado es el entorno de Gamazo y Reina Victoria, en donde la estructura de renta refleja que el 44,4% de los ingresos son debidos a estos apartados. En El Sardinero es el 34,1%, en Puertochico el 33,1%, en Isabel II el 36,2% y en el entorno de la Magdalena, el 34,6%.

Si se observa el peso que tienen las pensiones en los ingresos municipales, destacan los casos de Pesaguero, Cieza, San Pedro del Romeral y Miera, en donde los pensionistas generan el 41,5%, 40,7%, 43,5% y 39,6% de las rentas totales de sus respectivos municipios.

Estos son los destacados, pero hay un largo pelotón de municipios que no les va mucho a la zaga: Valderredible (38,6% de pensiones), Valdeolea (39,5%), Lamasón (39,5%), Herrerías (38,2%), Anievas (38,1%), Ruesga (36,4%) y Arredondo (35,4%).

La importancia de las pensiones, reflejo de una población envejecida, se da, asimismo, en un gran centro urbano como Santander. En la capital de Cantabria, Cueto, Monte y el barrio de Castilla-Hermida tienen una presencia importante de pensionistas entre sus moradores. Concretamente, el 27,6% de la renta de Cueto procede de las pensiones, porcentaje que se eleva al 29,9% en el caso de Monte y que se dispara al 37,1% si se examina el caso de Castilla-Hermida.

Otro tipo de prestaciones como las del paro o las de tipo social tienen un peso menor en el conjunto de los municipios, aunque hay algunos que destacan más que otros. Este es el caso de San Roque de Riomiera, donde el 5,5% de los ingresos del municipio proceden del desempleo. En el caso de las prestaciones sociales, el 6,7% de la renta de Alfoz de Lloredo procede de esta fuente. En municipios más pequeños como San Roque de Riomiera y San Pedro del Romeral la tasa se dispara hasta el 9,5% y el 10%, respectivamente.



Fuente: INE, Agencia Tributaria


Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats