Entrevista El Drogas

El Drogas: "Seguiré poniendo en duda cada mañana mis convicciones del día anterior porque eso es lo que hace que mi cerebro siga funcionando"

El Drogas estará en Torrelavega en su único concierto del verano.

0

Alejado de la imagen de tipo duro, Enrique Villareal, conocido popularmente como El Drogas, es pura sensibilidad. Lo demuestra hablando de política, donde siempre se ha mostrado especialmente crítico con los grandes poderes, pero también hablando de la incertidumbre que le genera el que va a ser su primer concierto de la 'nueva normalidad'. Será en Torrelavega, dentro del ciclo de conciertos 'Viva la Vida', que le volverá a subir a un escenario en los Jardines de la Feria de Muestras de La Lechera tras haber pasado una época especialmente dura, y es que durante la pandemia ha perdido a su madre en uno de los miles de casos que han surgido en las residencias de ancianos.

Ara Malikian, El Drogas y Huecco, esta semana en 'Viva la Vida' Torrelavega

Ara Malikian, El Drogas y Huecco, esta semana en 'Viva la Vida' Torrelavega

Ahora se enfrenta a la vida de nuevo, sin culpas y agradeciendo, como hacen los rockeros de verdad. Fan confeso de Fernando Simón, El Drogas revela que no se puede ser rockero y de derechas, aunque no termina de vislumbrar claro el futuro de la izquierda. Crítico con todo, admite que cada día se cuestiona sus pensamientos del día anterior, lo que le mantiene activo mentalmente: "Si tu encefalograma se está quedando plano, mal tema", concluye.

¿Cómo está?

Bueno, bien, sobre todo comparándome con otra gente que anda más jodida en cuestiones laborales y familiares... A uno también le han pasado cosas, pero no me voy a quejar.

¿Y cómo cree que estamos actuando frente al coronavirus?

En esto siempre digo que no soy científico, pero de repente parecía que te podías encontrar en cada esquina con una asamblea científica.... Hay de todo, y creo que la gran mayoría de la gente sí que actúa de una manera responsable con lo que se va diciendo, pero ya se sabe que si hay 100 personas y dos meten mucho ruido, lo que más se va a oír es el ruido de esas dos personas. Pero vamos, que yo no sabría gestionar esto, simplemente soy una persona que tiene que hacer lo que se le vaya diciendo en cada momento y ya está porque yo tampoco soy quién para saber si es efectivo o no. Pero si me lo dice alguien, sobre todo Fernando Simón, le haré caso porque me parece una persona sensible y honesta.

Me encanta el tema de los científicos porque son personas que siempre ponen en duda sus propios conocimientos, y el ensayo, error, acierto, es lo que les va llevando a alcanzar alguna conclusión. Realmente te das cuenta de que es la gente que más estudia y la que más dudas tiene, y esa mentalidad es la que yo intento llevar a cabo con mis propias convicciones en la vida. La vida es crisis entendida como movimiento, y eso es lo que me hace a mí ver la figura de Fernando Simón. Pero por estar en el bando contrario a Rosa Díez me pongo donde sea...

Voy a seguir diciendo lo que pienso y viviendo con mis propias contradicciones

Utiliza sus canciones para denunciar asuntos que le preocupan. ¿Le asusta parecer demasiado tajante?

Si redujese al público que tengo por decir lo que pienso, creo que esas acotaciones están bien porque tampoco los iba a buscar. Yo voy a seguir diciendo lo que pienso y viviendo con mis propias contradicciones. Seguiré poniendo en duda cada mañana mis convicciones del día anterior porque eso es lo que hace que mi cerebro siga funcionando. No sé si las dos neuronas que tengo hablan entre ellas, pero sí que puedo decir que no soy un ser unineuronal como los que veo que van proliferando en este país.

¿Se puede ser rockero y de derechas?

Opinaría que no, pero entendido como confesión religiosa quizá sí. A ver, es que entiendo que cualquier género relacionado con la contracultura debe estar llevado a cabo por personas transgresoras. La idea es que te sirva como método de denuncia y de enfrentamiento a las propias reglas establecidas, y entendido así creo que está más cerca de un pensamiento de izquierdas -aunque también de esto se podría hablar más profundamente-.

Siempre que se generaliza se descubre la ignorancia en el tema de quien está generalizando al respecto. Y en este caso habría que entender antes qué es hoy la izquierda y cómo llevar a cabo ese sentimiento porque hoy es muy amplio y considero que se tendría que ir definiendo de una manera más concreta porque la ultraderecha se define.

¿Qué opina de que desde diferentes colectivos se cuestionen canciones escritas en otro momento por ser machistas, homófobas o racistas?

Me parece que está bien poner sobre la mesa debates e ir explicando el porqué de todo ello entendiendo también que el que va a debatir tiene sus propias contradicciones. Me parece muy bien el movimiento 'Me too' pero sobre todo me parece bien que el feminismo comience a dejar de escuchar esas voces que siempre han tenido por detrás a las mujeres negras o latinas, que es un poco una especie de visión vital y aventurera que se ha tenido desde el blanquismo, que es otra forma de imperialismo.

Pero creo que es importante que surjan movimientos que vayan más allá del género y las subrazas (porque todos somos de la misma raza). Aún así, cada historia tiene su propio debate... ¿Está bien tirar estatuas? Pues sí. Hernán Cortés (que no sé si era vasco, pero si lo fuese seguiría siendo igual de hijo de puta que si fuese de otra nacionalidad) lo que fue es un devorador de cuerpos indígenas.

¿Las nuevas generaciones penalizarán a la monarquía por la presunta corrupción de Juan Carlos I?

Yo espero que sí porque soy antimonárquico. Desde los medios de comunicación se ha estado riendo las gracias a Juan Carlos y a todo su séquito, y creo que hace mucho tiempo que España debiera haberse planteado una república. Y me refiero a lo que significa república como res pública, es decir, defender todo lo público, que prime el bien de la comunidad.

Durante la confrontación civil perdimos la gran mayoría de este país y lo estamos arrastrando tanto con el tema de la monarquía como con otros temas. Por ejemplo, tampoco puede ser lo que ocurre con la Judicatura, donde un gran porcentaje de jueces y juezas pertenezcan al Opus Dei, un colectivo que habría que entrar a investigar como secta directamente. Pero tenemos expresidentes como Aznar, que nos llevaba por el camino del engaño a cada paso que daba, o Felipe González, que creó mucha ilusión en lo que se denominaba izquierda en aquel entonces y ahora ha terminado siendo un paria de los consejos de administración de las empresas. Me gustaría que la gente tuviese conocimiento de estas historias para formarse su propio criterio.

¿Y qué pasa con la bandera? ¿Por qué nos sigue dividiendo?

En España no terminamos de afrontar este tipo de historias... Estamos siempre queriendo asimilar una simbología que se apropió desde el golpe de estado del 36, y esta siempre ha formado parte de esa parte del país que ha estado en contra del divorcio -y ahora seguramente ellos tengan un porcentaje de divorcio impresionante-, en contra del aborto -cuando sus hijas se podían pagar viajes a Londres y las demás tenían que buscar otros métodos- y han estado en contra también del matrimonio homosexual, que reconocía a diferentes tipos de familia más allá de la palabra 'matrimonio'. Esta simbología siempre ha estado muy relacionada con estas cosas, no es que sea una cosa de derechas o de izquierdas, es más un tipo de ideología del 'no'.

No me importa tanto una bandera como ese acto de reconocimiento que hacíamos todos los días a las ocho de la tarde en el que aplaudíamos al sector sanitario, a las que limpiaban los hospitales, los centros sanitarios...

Y yo no tengo ningún afán de defenderla, porque en todo caso la cambiaría por la bandera LGTBI. Pero tengo que decirte que no me importa tanto la bandera como ese acto de reconocimiento que hacíamos todos los días a las ocho de la tarde en el que aplaudíamos al sector sanitario, a las que limpiaban los hospitales, los centros sanitarios... Y no a esos coches policiales con sus sirenas a los que daba ganas de decir: "Que no se te está aplaudiendo a ti, esto es otra cosa" [ríe].

¿Este gobierno durará?

No lo sé. Me parece complicado porque aquí ya entra el lobby de los medios de comunicación... Se me hace complicado que el Gobierno se pueda pelear contra todos esos poderes fácticos que tenemos que van desde la Iglesia al Ejército, porque ahí tengo que decir que no ha habido un cambio. Me gustaría ver a militares con espíritu democrático, o que la Legión se disuelva y dejarlo como una especie de grupo de teatro que en Semana Santa levante un crucifijo. No veo que en estas instituciones, si se pueden llamar así, haya habido un cambio de sentimiento a algo democrático, sino todo lo contrario.

¿Hay cambios en el sector cultural dependiendo de si gobierna la izquierda o la derecha?

Cambio hay. Durante los dos meses de confinamiento he cobrado por la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE), que es un barco pirata que arrasa con todo, 700 euros durante dos meses, y es la primera vez que se me ofrece algo... O podríamos hablar de los ERTE, que no creo que estando la derecha se hubiesen llevado a cabo como ha sido el caso. Esa es la diferencia entre unos y otros, pero sigue sin ser a lo que tenemos que aspirar. Hay que ir más allá. Churchill tiene una anécdota muy interesante en la que se cuenta que en uno de los Consejos de Ministros que se celebró durante la Segunda Guerra Mundial, el ministro de Defensa le comentó que tenían que quitar el presupuesto de cultura para fabricar armas para la guerra. A eso, Churchill contestó que no se iba a tocar ni una libra del Ministerio de Cultura, y dijo: "¿Entonces para qué peleamos? Y creo que quizá esa sea la visión que falte un poco... En España el sector cultural siempre ha sido el último mono, y no tiene trazas de que esto vaya a cambiar. Y lo digo como compositor, pero también hablo de ese entramado de gente que es necesario para que yo pueda aparecer encima de un escenario en un momento dado. Creo que se toman todo por el pito de un sereno.

Este viernes tiene el primer concierto de la 'nueva normalidad'... ¿Cómo lo afronta?

Tengo ganas porque es una situación nueva, y estoy un poco nervioso. No sé cuál va a ser ese primer impacto en la cabeza cuando salga al escenario y vea el asunto. Lo que sí hemos estado haciendo es currar. Llevamos varias semanas a saco para preparar un repertorio especial con canciones más tranquilas pero siendo un bolo eléctrico. Hay un primer momento con canciones más acústicas -yo toco la guitarra acústica en todas-, pero Chus estará con su guitarra eléctrica. Luego habrá una segunda parte recuperando canciones del primer triple disco que sacamos... Para este tipo de bolos nos hemos planteado hacer una historia especial, y estamos contentos del resultado porque por lo menos en el local de ensayo suena muy potente. Sí que me apetece que si alguien paga una entrada en estas circunstancias, vaya a quedarse con el recuerdo de que ha sido algo irrepetible.

Pero lo veo jodido en cuanto a que esta pandemia le ha dado la vuelta a todo lo que ha sido todo hasta ahora. Tanto esta temporada como la próxima están finiquitadas, y a partir de ahí esto de los conciertos o festivales entendidos como hasta ahora los veo complicados. Quizá de aquí a tres años... Eso sin contar el tema económico, que si la gente no está bien no van a gastarse 20 euros en comprarse una entrada para un concierto. Creo que hay que estar un poco ojo avizor para ver de qué manera se va encontrando una fórmula que suponga una alternativa a todo esto. Y nuestra primera prueba será en Torrelavega. Es la primera vez que hacemos un concierto de este tipo y quiero dar un abrazo virtual a toda esa gente que se está preocupando por que este tipo de conciertos se estén llevando a cabo cumpliendo a rajatabla con todas las medidas de seguridad. Todo esto conlleva un trabajo extra para la gente que está haciendo los montajes, y hay que agradecerlo.

¿A veces no se plantea cómo ha podido llegar tan lejos dentro del mundo de la música diciendo lo que le da la gana?

Pues más que llegar lejos, estoy perdido. Y eso está bien porque así nunca piensas hasta dónde has llegado... Simplemente sigo andando. Y cuando te pierdes es cuando descubres situaciones, rincones o experiencias que te siguen alimentando y haciéndote más grande como persona, algunas veces para bien, y otras para mal, pero también está bien esto último porque tienes a gente alrededor que te puede corregir.

La realidad es que sigo sintiéndome como un crío que va descubriendo casi a cada paso, en un mes cumplo 61 años y nunca hubiese imaginado estar en estas circunstancias. A lo largo de la pandemia he perdido a mi madre. Justo el día que más gente murió en las residencias una de ellas fue mi madre, que llevaba diez años con alzheimer. Unos días antes ya no pudimos entrar a verla, cuando llevábamos diez años turnándonos todos los hermanos para ir a verla todos los días... Pero estas son historias que no me han pasado solo a mí, sino que le han pasado a miles de personas, e incluso les han pasado cosas peores. Yo siento un profundo agradecimiento hacia el personal de esa residencia por habernos tratado de la hostia y porque sé que mi madre estuvo superbién atendida esos días, pero ha sido una putada no poderse despedir.

Que yo tampoco soy muy creyente, ¿eh? Y el tanatorio me parece muy frío, pero hace pocos días nos juntamos todos en la familia e hicimos una comida, y eso sí que me sirvió. Lo que está claro es que cada uno tiene su propia experiencia con todo esto, y cada cual vivimos las historias a nuestra manera. Sí que es verdad que con las residencias se han visto cosas duras, y siempre voy a defender al que quiera denunciar porque le haya pasado algo, pero yo he tenido la suerte de tener esta experiencia y ha sido muy emotivo volver hace unos días a la residencia de mi madre para darles las gracias. No sé... Son historias que no pensé que viviría con 60 años, esperaba que mi madre tuviese una muerte normal. Dura, pero dentro de lo lógico. Ha sido un palo muy gordo, pero he visto otros casos y he pensado que no estoy para quejarme. Es mejor ir asumiendo lo que va viniendo porque la vida tiene que ser así, de pim y pom. Y cuando no sea de pim y pom es que tu encefalograma se está quedando plano, y eso es mal tema.

Etiquetas
Publicado el
30 de julio de 2020 - 14:10 h

Descubre nuestras apps

stats