Cantabria aprueba su Plan de Inspección 2021-2027 para instalaciones sometidas a Autorización Ambiental Integrada

Vista de Solvay

Cantabria ha aprobado su Plan de Inspección Ambiental para el periodo 2021-2027 para aquellas instalaciones que están sometidas a Autorización Ambiental Integrada (AAI). Este plan, cuya orden de aprobación se ha publicado este jueves en el Boletín Oficial de Cantabria, afecta a las actividades con mayor potencial de contaminación debido a su tamaño y a los procesos productivos utilizados e incluyen, a partir de determinados umbrales de tamaño de las instalaciones y capacidad productiva, instalaciones de combustión, industrias de producción y transformación de metales, industrias minerales, industrias químicas, instalaciones de gestión de residuos, industria textil, industria agroalimentaria y actividades de consumo de disolventes orgánicos.

Las empresas a las que se aplica esta norma en la actualidad en Cantabria son 50: tres instalaciones de combustión; 18 de producción y transformación de metales; cinco industrias minerales; siete químicas; nueve de gestión de residuos; una industria textil; cuatro agroalimentarias y tres incluidas por su consumo de disolventes orgánicos. Además, hay otras 10 en suspensión temporal o en proceso de cierre.

Según se explica en el propio plan, el objetivo general es comprobar el grado de cumplimiento de la normativa ambiental y de los requisitos impuestos a las instalaciones sometidas a Autorización Ambiental así como la detección de actuaciones no autorizadas ni evaluadas por la Consejería, "buscando como fin último un elevado nivel de protección ambiental en todo el territorio de Cantabria, sin perjuicio del mantenimiento constante de un desarrollo sostenible".

El consejero de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, Guillermo Blanco, ha explicado que lo que se pretende es garantizar el nivel de protección del medio ambiente "más elevado" con la aplicación de los principios de "prevención y control ambiental" de una forma integrada, con el fin de impedir la transferencia de contaminación de un medio a otro.

En un comunicado, ha indicado además que el nuevo Plan supone una "estrategia renovada" en materia de inspección medioambiental e incluye mejoras en los mecanismos de coordinación, cooperación y colaboración entre las Administraciones públicas, empresas y ciudadanía, así como las recomendaciones de las normativas revisadas en el periodo anterior en cuanto a inspección ambiental.

Su aplicación se lleva a cabo a través de programas anuales, con protocolos específicos de trabajo y mejoras técnicas en el uso de medios electrónicos de forma que el sistema de inspección medioambiental proporcione el servicio en las mejores condiciones de seguridad y eficacia.

En cada programa anual se da prioridad a aquellas inspecciones que presentan un mayor riesgo; así, las clasificadas como de riesgo alto reciben una inspección anual, a las de riesgo medio se les asigna una inspección cada dos años y las de riesgo bajo cada tres. Sin embargo, en función del resultado de cada inspección, pueden derivarse otras inspecciones no programadas intermedias.

Las tareas de inspección revisan el cumplimiento para cada instalación de los valores límite que marcan las distintas normativas europeas, nacionales y autonómicas para todos los vectores ambientales: atmósfera, agua, ruidos y vibraciones, residuos y calidad del suelo, así como el grado de cumplimiento de la Autorización ambiental Integrada en vigor.

Las inspecciones realizadas permiten conocer el grado de cumplimiento de los objetivos de los programas anuales, tanto cualitativos como cuantitativos, y detectar los problemas que se hayan podido presentar durante su desarrollo, para, de esta forma, mejorar la actuación inspectora en el futuro. En aplicación del Plan 2014-2020 se han inspeccionado las 55 instalaciones que estaban en funcionamiento en ese periodo, algunas de las cuales han cesado en su actividad o han dejado de cumplir con los parámetros necesarios para estar sujetos a esta figura de protección ambiental.

En veinticinco de ellas se ha girado inspección en dos o más ocasiones, en función de su nivel de riesgo y de los resultados de las inspecciones previas. Se han realizado un total de 18 inspecciones no programadas con una cuantía global de actuaciones (programadas y no programadas) para dicho periodo de 103, y más de 500 muestras de vertido analizadas.

Etiquetas
Publicado el
19 de agosto de 2021 - 09:21 h

Descubre nuestras apps