Entrevista Rosa Mantecón, secretaria general de CCOO en Cantabria

"Que los hosteleros vuelvan a denunciar la ausencia de personas con interés por trabajar en su sector es una vergüenza"

Rosa Mantecón, secretaria general de CCOO en Cantabria.

Entrar en Comisiones Obreras (CCOO) de Cantabria en este momento es entrar en el caos. Cajoneras por los pasillos, carpetas de documentos que van de un despacho a otro, pero sobre todo una sensación de ilusión que atraviesa las paredes de su sede en la calle Santa Clara de Santander. Y es que el pasado 2 de julio arrancó otra etapa para el sindicato con la elección de la nueva secretaria general tras la jubilación de Carlos Sánchez. La elegida, lejos de sorpresas, fue Rosa Mantecón (Reinosa, 1980), que además de llevar trabajando en el sindicato desde su juventud, ha logrado convertirse en la primera mujer en ocupar este cargo. Esta diplomada en Relaciones Laborales, técnico en Prevención de Riesgos Laborales y especializada en igualdad de género, repasa la situación laboral en Cantabria y cómo serán sus próximos cuatro años.

¿Cómo surge la propuesta de la candidatura?

Me lo proponen en el mes de marzo dos personas con las que llevo trabajando todos estos años y que aglutinan muchos apoyos dentro de la organización. El secretario general respalda también la propuesta y un núcleo de federaciones que suman una mayoría dentro del conjunto de CCOO de Cantabria también están detrás de la propuesta. Hasta ese momento yo ni había visualizado liderar el conjunto de la organización ni estaba dentro de mis objetivos, ni era mi momento vital. Lo sentía así. Lo que pasa es que siempre he estado a disposición de la organización para lo que pudiese requerir de mí, y entendí que estando 12 años ya en la Ejecutiva regional tenía la suficiente experiencia, conocimiento interno y me sentía preparada para poder asumirlo. Así que no lo dudé ni dos segundos y di la respuesta en el momento.

¿A qué ha dedicado estos primeros días posteriores a su elección?

Tenía las ideas de las situaciones que a mí me gustaría cambiar en la organización. He llegado al Congreso con muchas cuestiones ya habladas, además hemos aprobado un plan de acción que habíamos trabajado en el conjunto de las organizaciones, y prácticamente todas las federaciones trabajaron sobre las propuestas. En la comisión de ponencias consensuamos todo el documento político de la organización para los próximos cuatro años, y no ha llegado ni siquiera una enmienda al Congreso, con lo cual la ruta política y organizativa la tenemos y los cambios menores yo sí los tengo claros. Estos días he estado comentando con el equipo, y estamos preparando la primera comisión ejecutiva, que es en la que se determinarán las responsabilidades de cada persona que se va a hacer cargo de las distintas secretarías, y mantendremos esta primera reunión la semana que viene, en la que ya la comisión ejecutiva empezará a rodar.

Quizá hubiese sido mejor entrar en la Secretaría General en un momento en el que se hubiesen visto más los logros y el éxito, pero creo que en los momentos malos es cuando hay que estar más al pie del cañón

Haber empezado su mandato en una época tan complicada a nivel sanitario y laboral, ¿no le da cierto vértigo?

Es el momento perfecto. Creo que es cuando la gente más te necesita, y además si tú tienes la seguridad de que puedes aportar cosas, que cuentas con el mejor equipo y que la organización está reforzada y más unida que nunca, te sientes feliz por decir: lo vamos a hacer en el momento en el que más nos necesitan. Nuestros objetivos están claros. ¿Qué los resultados sean los que esperamos? No lo podemos saber. Pero lo que es seguro es que le vamos a poner el mayor esfuerzo, las ganas, el empeño y la dedicación es seguro. Así que estoy tranquila porque sé que voy a dar lo mejor de mí, y sé que mi equipo lo hará también porque tenemos la capacidad y las ganas. No vamos a defraudar a la gente. También te digo que quizá hubiese sido mejor entrar en un momento en el que se hubiesen visto más los logros, el éxito, y un momento en el que la visibilidad hubiese sido otra, pero creo que en los momentos malos es cuando hay que estar más al pie del cañón.

Que en CCOO en Cantabria hubiese una secretaria general estaba por llegar, y ahora es noticia, pero terminará siendo una anécdota

Es joven y mujer, un perfil que no es el más típico dentro del liderazgo en organizaciones sociales y políticas. ¿Hacía falta tener una secretaria general en CCOO Cantabria?

Ese es otro de los retos. Dar la talla en relación a lo que la ciudadanía espera. Era imprescindible visibilizar que en el sindicato también hay mujeres que llegan al liderazgo por méritos propios y respaldo de su trabajo. Y que además tenemos que dar a conocer que en CCOO hay un compromiso muy firme en la lucha por la igualdad, y que hubiese una secretaria general estaba por llegar, y ahora es noticia pero que terminará siendo una anécdota. Nosotras nos hemos puesto al frente de las cosas cuando ha hecho falta, en CCOO de Cantabria ya había tres secretarias generales liderando tres federaciones importantes, y era el momento. Ahora es el momento de las mujeres en los liderazgos y Comisiones está ahí.

En el último mandato me ha tocado asumir muchas responsabilidades. Hay que diversificar, tener más personas que formen los equipos para que el compromiso y el liderazgo sobre cada responsabilidad se pueda desarrollar de mejor manera

Usted misma era la secretaria de Comunicación, Juventud, Mujer, Política Social y Migraciones. Casi nada...

A lo largo de los años sí que se ha visibilizado que había que reducir estructuras tanto en las administraciones como en otras organizaciones como los sindicatos, y yo creo que eso es un error. Hay que tener mas responsabilidad sobre tus tareas, pero que aglutinar tantas cuestiones en una misma persona no es positivo. Hay que diversificar, tener más personas que formen los equipos para que el compromiso y el liderazgo sobre cada responsabilidad se pueda desarrollar de una mejor manera. A mí me ha tocado asumir muchas responsabilidades en el último mandato, no he tenido tiempo de aburrirme, y había momentos en los que incluso tenía dudas sobre las cuestiones en las que tenía que incidir. Eran asuntos en ámbitos tan necesarios como la igualdad, las políticas sociales o la juventud, que no he tenido momentos para pensar si la cosa iba bien o no… Era un no parar del día a día y sin descanso. La línea que seguiré será que haya las mejores personas en las responsabilidades importantes para que los objetivos no se difuminen y que el sindicato tenga labores muy claras sobre nuestros principales objetivos que son la lucha contra la precariedad, la igualdad, un más y mejor empleo, una puesta en marcha del impulso del sector industrial, que tanta falta nos hace, la defensa del empleo y los servicios públicos, y el impulso de la juventud dentro del sindicato.

Ha defendido que quiere recuperar a los jóvenes en el sindicato. ¿Cree que ellos entienden la utilidad del mismo?

En Comisiones Obreras hay más de 1.000 personas de hasta 30 años afiliadas, somos la organización social y política que cuenta con más personas jóvenes entre su afiliación. Que más de 1.000 personas jóvenes hoy en día estén afiliadas a un sindicato de entre 18.400 personas que a día de hoy forman CCOO Cantabria, creo que es un reconocimiento grande. Así que sí que es cierto que tenemos que abrir más las puertas y las ventanas para que la gente joven se identifique con nosotras porque los valores que hoy en día están impregnados en los jóvenes son los mismos que tenemos en Comisiones: la defensa por el medio ambiente, por la igualdad, contra las injusticias, en defensa de la paz y contra la precariedad laboral. No se ha visibilizado hasta ahora o no hemos sido capaces de generar esa unión o que las personas jóvenes abanderen la lucha contra la precariedad desde el sindicato, pues vamos a trabajar en ello para que la gente joven sienta que esta es su casa, porque así lo es. Pero queremos que la gente encuentre aquí una forma de vida, igual que lo encontré yo en su día.

Cantabria necesita generar otro tipo de turismo que no sea tan estacional y precario

¿Cuál es el principal problema del empleo en Cantabria? Se suele hablar de la excesiva dependencia del turismo y la pérdida progresiva del sector industrial...

El problema es que no contamos con una diversidad de sectores fuertes que tengan una implantación en Cantabria. Si tuviésemos más modos de empleo no dependeríamos tanto del turismo. Tenemos que conseguir la implantación de empresas que tengan la capacidad de generar empleos de calidad, más estables, con mejores salarios y que sean el sostén de nuestra comunidad autónoma. Y en relación al sector turístico, lo que Cantabria necesita es generar otro tipo de turismo que no sea tan estacional, que no sea tan precario y que genere mejores empleos.

Precisamente, hace unos días los hosteleros reclamaban la necesidad de camareros mientras desde los sindicatos se advertía de que esto se debe a las malas condiciones del sector. ¿Cómo se pueden solucionar esos problemas que denuncian que ocurren en la hostelería?

La Inspección de Trabajo es una herramienta fundamental. Los servicios públicos adolecen de falta de personal, y si la Administración pública contase con más recursos para hacer una labor de inspección, no sería tan acuciante el problema que hay de precariedad en estos sectores, y de ausencia de control de legalidad. Hay empresas que saben que incumplen los convenios, que incumplen la jornada, los salarios, no se respetan las vacaciones, los días de descanso, pero se la van jugando. Ahí esta la labor sindical para hacer la reclamación y la denuncia en todos y cada uno de los centros de trabajo. Pero para llegar a tanto tenemos que ser más fuertes y tener capacidad de participar en todas las empresas de Cantabria, pero siempre vamos a exigir una Inspección de Trabajo más sólida y con más personal para que esté al pie del cañón en estos casos. Pero que los hosteleros vuelvan a denunciar la ausencia de personas con interés por trabajar en la hostelería es una vergüenza. Ya lo hicieron cuando pedían traer a las personas extranjeras para trabajar en Cantabria porque no tenían personal, y ahora vuelven a salir con el mismo discurso cuando aquí nadie tiene la duda de que lo que se incumplen son las relaciones laborales. Que lo que hace falta es el respeto a los convenios para que la gente tenga ganas y esté dispuesta a trabajar en la hostelería. El tema de la hostelería es un drama porque son muchos los municipios de Cantabria que ocupan a miles de personas durante estos meses. Esto se convierte en la ley de la selva y el sálvese quien pueda, porque las personas necesitan un trabajo para sobrevivir y mantener a sus familias, y es por eso que se aceptan condiciones que podemos decir que son de extrema explotación.

¿Qué espera CCOO de los fondos europeos?

Que sirvan para impulsar la mejora del sector industrial, para modernizar nuestra industria, la digitalización, para que se genere una industria de conocimiento e investigación. Y también que reviertan el empleo de las personas, que es una de las líneas que se establecen como esenciales. Y esto también ocurre a nivel público, una mejor gestión del empleo público y un cambio de modelo productivo para las regiones de toda la comunidad económica. Queremos impulsar el Diálogo Social para que se empiecen a desarrollar los compromisos con el Gobierno porque ya hemos superado el ecuador de la legislatura y el peor momento de la pandemia

Queremos impulsar el Diálogo Social para que se empiecen a desarrollar los compromisos con el Gobierno porque ya hemos superado el ecuador de la legislatura y el peor momento de la pandemia

El Gobierno de España va cediendo en los acuerdos del Diálogo Social, ¿cómo es en Cantabria la relación con el Ejecutivo autonómico?

Sobre todo en esta última legislatura, el trabajo en el Diálogo Social ha tenido sus tiras y aflojas. La pandemia sí que generó mayor compromiso de las tres patas que componen el Diálogo Social, que somos los sindicatos mayoritarios, el Ejecutivo y la patronal. A lo largo de todos estos meses hemos alcanzado dos grandes acuerdos, no sin esfuerzo, sobre todo por parte de los sindicatos porque entendíamos que se necesitaban medidas que pudiesen paliar un poco el sufrimiento de los trabajadores y las familias. En ese sentido estamos satisfechas, pero sí que queremos impulsar el Diálogo Social para que se empiecen a desarrollar los compromisos porque ya hemos superado el ecuador de la legislatura política, y el peor momento de la pandemia, y creemos que hay aspectos que tienen que abordarse con urgencia. Se lo hemos trasladado al Ejecutivo y esperamos que la respuesta sea inmediata. La relación con el Gobierno es buena y confiamos en que su compromiso sea vigente, y deseamos y creemos que lo mejor para Cantabria es que esos acuerdos se desarrollen y que más pronto que tarde Cantabria tenga un plan de empleo para la comunidad, que no tiene, como la estrategia de cambio de modelo productivo, que es imprescindible que se desarrolle también, y la nueva ley de servicios sociales que tenemos comprometida con el desarrollo de la renta social básica para que pueda complementar los ingresos de ese Ingreso Mínimo Vital.

Etiquetas
Publicado el
10 de julio de 2021 - 20:55 h

Descubre nuestras apps