Recurre al Supremo el taxista de Santander condenado por abusar de una joven pasajera ebria

Sala de la Sección Primera de la Audiencia Provincial de Cantabria. Salesas. Juicios.

El taxista de Santander condenado a cuatro años de cárcel por abusar sexualmente de una joven pasajera ebria ha recurrido ante el Tribunal Supremo la sentencia, dictada por la Audiencia Provincial de Cantabria y ratificada por el Tribunal Superior de Justicia de la comunidad autónoma.

El recurso de casación ante el TS ya está formalizado, según ha podido saber Europa Press por fuentes personadas, después de que el TSJC confirmara hace una semana la pena impuesta en enero por la AP por un delito de abuso sexual. Los magistrados de la Sala de lo Civil y Penal del alto tribunal cántabro desestimaron el recurso del procesado, por abusar de la víctima -de 23 años- de madrugada, cuando debía llevarla a casa en su taxi.

Además de la pena de prisión, se le prohibió comunicarse o acercarse a la mujer durante ocho años y se le impuso también una medida de libertad vigilada de cuatro años a partir de su salida de la cárcel. A la hora de fijar la pena, se tuvo en cuenta la atenuante de reparación del daño, ya que el hombre consignó antes del juicio los 8.880 euros de indemnización reclamados por las acusaciones.

Tras la vista oral, se consideró probado que los hechos sucedieron sobre las cinco y media de la madrugada del 30 de septiembre de 2019, cuando una amiga de la chica decidió llamar a un taxi para que la llevara a su casa, ya que se encontraba “bastante mareada por el consumo de bebidas alcohólicas”, según la sentencia de instancia ratificada.

Una vez en el vehículo, “el procesado, con idea de satisfacer sus deseos sexuales y aprovechándose del estado de somnolencia de la joven derivado del cuantioso consumo de alcohol previo, comenzó a tocarle la rodilla y fue subiendo la mano hasta llegar a la zona genital que comenzó a frotar por encima del pantalón”.

Cuando ya se acercaba a su destino, el taxista “se desvió” y “paró su vehículo cerca de unas pistas de fútbol sala”. “Tras bajarse del mismo pasó al asiento trasero y, volviéndose a aprovechar del estado de embriaguez en que se encontraba la joven, afectando de manera intensa a la capacidad de reacción activa, quedándose bloqueada, le soltó el cinturón de seguridad, la dio la vuelta, le bajó el pantalón y la braga, se colocó detrás de ella, la penetró vaginalmente”. Tras dejarla en el número de la calle que ella le había indicado, la joven “fue ayudada por vecinos del lugar y atendida en urgencias del Hospital de Valdecilla”.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats