Vacunados con AstraZeneca en Cantabria tras el parón: "He ido con tranquilidad, es un compromiso con la sociedad"

María José Iglesias, docente en Santander, se vacuna contra la COVID.

Cantabria, siguiendo las directrices nacionales, ha retomado este miércoles la vacunación con AstraZeneca, tras el parón preventivo a consecuencia de un número residual de efectos secundarios en diferentes puntos de Europa relacionados con trombos y que, posteriormente, han sido descartados por la Agencia Europea del Medicamento (EMA).

Así, los profesionales del ámbito educativo, a quienes se les había detenido el proceso hace diez días, han vuelto a ser citados para recibir el primer pinchazo de la vacuna de esta farmacéutica. Tres docentes del Colegio Purísima Concepción de Santander que se han vacunado en el Centro de Salud Vargas este miércoles relatan a elDiario.es sus impresiones y su experiencia.

Lejos de mostrar dudas o miedos, y con la garantía del aval científico a esta vacuna, los tres han transmitido tranquilidad y buenas sensaciones horas después de la inoculación. Y es que Javier Campo, María José Iglesias y Patricia Maldonado vieron cómo su cita se anulaba tras la suspensión de la campaña, pero no se plantearon, una vez anunciada la reactivación, no vacunarse.

"No he ido preocupado, sino con tranquilidad, es una forma de comprometerte con la sociedad", asegura Campo, quien subraya que "si te informas un poco ves que todas las ventajas son mucho mayores que los perjuicios". "Cuanto antes nos vacunemos, antes vamos saliendo de esto que es lo que deseamos", resalta.

En la misma línea se pronuncia Iglesias, remarcando que las pocas dudas que había se despejaron con la información que les transmitieron en el colegio, tras recibir una formación por parte del Gobierno de Cantabria. "Nos tranquilizaron bastante", apunta, añadiendo que tenemos que "intentar salir de esta crisis sanitaria entre todos".

Por su parte, Maldonado explica que al principio valoró si vacunarse o no, pero una vez que lo tenía decidido no había vuelta atrás: "Este parón no me ha hecho volver a pensar", asegura. Esto es algo que nos incumbe a todos, todos tenemos que aportar, como cuando nos teníamos que quedar en su momento en casa", afirma.

Sobre el proceso, los tres profesores coinciden en que ha sido rápido, con buena sintonía y con pocos nervios o ninguno. "Es muy sencillo, no hemos notado ni la aguja, menos que un mosquito", reconoce Iglesias. "Ha ido todo muy bien, estaba muy organizado y las enfermeras muy simpáticas y muy atentas", celebra Maldonado, opinión que comparte Campo, quien remarca que tras el pinchazo han esperado diez minutos por prevención, pero sin ningún problema.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats