La apertura de las terrazas no convence a la mayoría de los hosteleros conquenses

Una hostelera en Cuenca, preparando el local para la fase 1

Que la provincia de Cuenca comience este lunes la fase 1 de la desescalada no va a cambiar mucho la situación de la hostelería conquense. Y es que, a pesar de que en este nuevo escenario se contempla la posibilidad de que bares y restaurantes puedan abrir sus terrazas, eso sí al 50% de su aforo, no parece haber convencido a la gran mayoría de los empresarios del sector, que han optado por mantener cerrados sus negocios.

Así se constata desde CEOE CEPYME Cuenca. Su técnico de Hostelería, Diego López, asegura que “será un pequeño porcentaje el que va a abrir su terraza este lunes, en especial en la capital, puesto que en la provincia lo más probable es que ese número sea mayor al contar con menos limitaciones por tratarse de municipios de menor tamaño”.

El hecho de que no haya sido hasta el sábado por la mañana cuando se publicara en el Boletín Oficial del Estado (BOE) la orden ministerial con las medidas concretas necesarias para dicha apertura de terrazas es, según López, uno de los principales argumentos esgrimidos por los hosteleros para continuar con su negocio cerrado. Traba a la que se ha sumado, tal y como recalca, las malas previsiones meteorológicas para esta primera semana de la fase 1, así como, en el caso concreto de la capital, el hecho de que muchos hosteleros estén aún a la espera de la visita de los técnicos municipales para valorar la posible ampliación de superficie de las terrazas anunciada por el Ayuntamiento.

Apertura de bares

Pero, aunque la mayoría ha optado por no instalar la terraza, esos pocos que sí lo han hecho se han tenido que emplear a fondo a lo largo de este fin de semana con el fin de tener ultimados todos los preparativos y poder recibir con garantías a sus clientes.

'El Rincón de Teófilo', en la conocida calle de San Francisco de la capital, es uno de ellos o, al menos, esa era su intención este sábado cuando, tanto Puiu Alexandro Mariano como sus compañeras, remataban la limpieza y desinfección del local, al tiempo que ultimaban los detalles para poder atender a sus clientes con todas las garantías.

“Estamos preparando todo para que los clientes puedan venir desde este lunes a tomarse la caña tranquilos y totalmente seguros”, afirma este hostelero a Las Noticias, al tiempo que no duda en confesar su inquietud sobre cuál va a ser la respuesta final de los conquenses. Y es que no puede dejar de pensar en que “el miedo al contagio del coronavirus parece estar aún muy presente entre la población, lo que, unido al mal tiempo previsto, me hace temer que la afluencia de gente no vaya a ser la esperada”.

Inquietud que también comparten tanto Ángel Carralero, propietario de la cafetería y despacho de pan Carralero, en plena Plaza de la Hispanidad, como Javier Miota, del restaurante El Rincón Valenciano, en Villa Luz, o María José Segura, copropietaria del bar Diamante, en la Plaza de la U. Dicen, asimismo, entender a aquellos empresarios que han optado por no abrir este lunes sus terrazas, ya que con la mitad del aforo y las exigencias de la distancia de seguridad “difícilmente puede ser rentable a priori para aquellos establecimientos que no cuenten con otro servicio nada más que con la terraza”.

Para ellos, la apertura de la terraza este lunes se suma a la venta de pan y bollería en el caso de Carralero y al servicio de comida a domicilio en el caso de los otros dos negocios, por lo que si finalmente llueve y no pueden montar la terraza siempre les queda la posibilidad de seguir trabajando.

Asimismo, llaman la atención sobre el escaso margen de maniobra que ha dejado el Gobierno a los hosteleros para la adaptación de sus instalaciones. Y en este sentido, el propietario del restaurante 'El Rincón Valenciano' asevera que no es de recibo que “te digan cuáles son las medidas de seguridad definitivas que hay que adoptar a tan solo 48 horas antes de tener que abrir las terrazas y, por si fuera poco, en pleno fin de semana con los problemas de logística que eso lleva consigo”.

Medidas en hostelería

Medidas que se recogían en la Orden Ministerial publicada este sábado en el BOE y entre las que destacan, además de la obligación de no superar el 50% del aforo de la terraza y la prohibición a los clientes de utilizar los aseos, el establecimiento de un máximo de 10 personas por mesa o agrupación de mesas, permitiendo en todo momento que tengan que mantener la distancia interpersonal.

Una cuestión esta que, por cierto, está generando polémica entre los hosteleros por lo complicado que puede ser gestionarla, ya que no se puede obviar que un grupo de estas dimensiones supone dejar prácticamente sin mesas a otros posibles clientes, si se tiene en cuenta el tamaño medio de las terrazas en la mayoría de los establecimientos.

La orden ministerial obliga, igualmente, a la limpieza y desinfección del equipamiento de la terraza, en particular mesas, sillas, así como cualquier otra superficie de contacto, entre un cliente y otro; sin olvidar, que se priorizará la utilización de mantelerías de un solo uso.

Los hosteleros tendrán que poner a disposición del público dispensadores de geles hidroalcohólicos o desinfectantes, además de evitar la utilización de cartas de uso común, optando por dispositivos electrónicos propios, pizarras, carteles u otros medios similares.

Los elementos auxiliares del servicio, como la vajilla, cristalería, cubertería o mantelería, entre otros, deberán almacenarse en recintos cerrados y, si esto no fuera posible, lejos de zonas de paso de clientes y trabajadores.

Y, por último, además de respetar en todo momento la distancia de seguridad entre las mesas, se eliminarán productos de autoservicio como servilleteros, palilleros, vinagreras, aceiteras, y otros utensilios similares, priorizando monodosis desechables o su servicio en otros formatos bajo petición del cliente.

Etiquetas
Publicado el
11 de mayo de 2020 - 11:16 h

Descubre nuestras apps

stats