Emiliano García-Page: “Somos una comunidad que no rompe ni separa España”

Emiliano García-Page en el acto institucional con motivo del Día de la Constitución y la celebración del 40 aniversario de la aprobación inicial del Estatuto de Autonomía de Castilla-La Mancha.

"Somos una comunidad que no rompe ni separa España", sentenció el presidente de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, durante el acto de conmemoración del primer Estatuto Autonómico. "Al contrario, la hace muy grande", recalcó. "Hemos dado pasos gracias a los grandes acuerdos de las formaciones políticas que encausaron el orden constitucional en España y no tenemos ningún complejo. Ni siquiera de origen. No podemos tener una discusión de tipo histórico, porque tenemos toda la historia de España y de esta inmensa nación. No tenemos ningún problema de identidad", recalcó el presidente regional.

García-Page también puntualizó que la autonomía realmente no se remite al 3 de diciembre de 1981, sino a 1978, momento en el que el país se "dota a sí mismo de una enorme Constitución". "Revolucionaria, con mucha diferencia, la Constitución que más tiempo ha regido los destinos de los españoles y me atrevo a diagnosticar que para mucho rato", recalcó. "Estas han sido las mejores décadas de la inmensa nación que es España. Porque lo que ha pasado, mucho más bueno que malo, lo hemos decidido entre todos y esto no ha pasado casi nunca en la historia de España y nunca con tanto acierto", reflexionó.

"Nunca hemos gozado del nivel y de la esperanza de vida de la que gozamos en estos momentos", aseguró el presidente regional. "¿Cómo le habría ido a Castilla-La Mancha con la Constitución? Muy bien. ¿Cómo le ha ido con la capacidad que la Constitución nos ha dado para asentar la política, para tener voz, para no dejarnos atropellar? Mucho mejor. Esta es la realidad compatible y extraordinaria del modelo", señaló en referencia a las autonomías. Por ejemplo, destacó que desde el traspaso de Sanidad a las comunidades, el gasto se ha multiplicado en más del doble; en el caso de Educación, ha sido el triple.

Tierra de acogida

"Entonces, Castilla-La Mancha era una tierra de expulsión, ahora es una tierra de acogida y eso puede ser, porque hay medios para la subsistencia", recalcó García-Page. "¿Qué hubiera pasado en este país si sólo Catalunya, País Vasco y Galicia hubieran tenido autonomía y el resto en la cola? ¿Hubiera habido menos tensión territorial? ¿De verdad lo piensan? Los que han tirado de la cuerda en España, han tirado siempre. El papel que ha jugado la comunidad autónoma ha sido una mejora en beneficio de la consolidación del proyecto de España. Y me gusta la metáfora, somos muchos agarrando la cuerda ahora", recalcó.

Avances en Castilla-La Mancha 

El presidente aprovechó el acto para poder destacar diversos avances que se han vivido en la región, empezando por el desempleo. "Desde que tengo el honor de presidir esta tierra, se ha reducido en un 31% el paro. Nueve puntos más que en el conjunto de España. Hay que ir un poquito más, dar más pasos, porque venimos de más lejos y eso hace que aunque les parezca extraño, esta región lidera las iniciativas en materia de despoblación porque recibe población.

Por otro lado, recordó que la mitad de la población existente ya nació tras la aprobación del Estatuto. Se han ganado 400.000 habitantes, un 24% más; la esperanza de vida ha escalado casi 6 años de media; la mortalidad infantil se ha reducido a la cuarta parte; se triplica la presencia de la mujer en el mercado laboral; y se ha pasado de un 12% de analfabetos a un 25% de universitarios.

Una economía diez veces más sólida, el doble de trabajadores, una renta agraria multiplicada por quince, la superficie medioambiental protegida ha crecido cien veces y casi el 99% de la población tiene teléfono móvil cuando antes apenas un tercio de los hogares tenía teléfono fijo.

El gasto sanitario se duplica desde que hay competencias, gasto que se eleva al triple en el caso de Educación; la capacidad de autoabastecerse con energía renovable; el mayor peso de las exportaciones; los kilómetros de autovías y ferrocarril; o el aumento del turismo; han sido otros de los extremos esgrimidos por García-Page para celebrar la firma del Estatuto.

Entiende el presidente castellanomanchego que Castilla-La Mancha es una autonomía que "no aspira a ser más" que otras, y que parte de una forma de ser "muy particular", marcada por la sencillez, la austeridad y el "regionalismo sano" de sus gentes.

"Sin complejos, ni de superioridad ni de inferioridad, que sí se tenía hace más de 40 años. Va a haber autonomía todo el tiempo que se quiera mientras sea útil. El objetivo siempre ha sido avanzar, y nosotros hemos hecho esfuerzos para ir un poco más deprisa", ha aseverado.

Retos a futuro

En cuanto a los retos a futuro, García-Page ha apuntado a blindar la creación de empleo y el agua en la región. Sobre lo primero, ha asegurado que el objetivo en cinco años es crear 150.000 puestos de trabajo y "seguir ganando puntos para superar a la media nacional".

En materia hídrica, el problema de la región "hay que arreglarlo" desde una postura común que podría quedar fijada en un nuevo Estatuto, pero "es esencial poder decir lo mismo en Alarcón y en Madrid".

"Si cuando pasas la frontera cambias de opinión, haces un daño enorme", ha dicho en alusión velada al PP de la región.

síguenos en Telegram

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats