De Holanda al "corazón de La Mancha": una historia de retorno del talento porque la pandemia "hizo aún más grande la distancia"

María y Jasper

Desde Holanda hasta Villanueva de los Infantes, el "corazón de La Mancha". La pandemia "hizo aún más grande la distancia" entre María de la Cruz y su familia. La periodista y publicista es una de las personas que ha utilizado las ayudas del Plan de Retorno del Talento para volver a su pueblo natal y volver a empezar su familia. "Llevaba dos años planteándomelo, porque ya era mucho tiempo fuera de España, dando vueltas. Ha sido muy enriquecedor pero la distancia se vuelve muy pesada. Durante la crisis sanitaria, la distancia se hizo mucho más, nunca me sentí tan lejos como durante la crisis", recalca María.

Esa fue la principal razón para coger las maletas y dejar una ciudad en la frontera entre Holanda y Alemania y retornar a la provincia de Ciudad Real. "Yo sabía que quería volver, pero con la COVID-19 lo que se me vino a la mente fue que la vida es muy corta", explica de la Cruz. ¿Para qué posponerlo más?, se preguntó, porque quería estar más cerca de su familia tras cinco años en el extranjero. "Yo sabía que quería volver a mi pueblo, llevaba varios años dándole vueltas al programa de emprendimiento que me ofrecía varias oportunidades de asesoría, especialmente sobre la forma jurídica, los papeleos que tenía que hacer, sobre todo en relación a los trámites", recalca.

Fue así como nace Masper Comunicaciones, un nombre que junta María y Jasper, el nombre de su marido holandés. El proceso, explica, fue muy sencillo. "Enviamos un e-mail y la respuesta fue casi inmediata, sólo en un par de días ya tenía una respuesta", recalca. Fueron varias las videollamadas con la mediadora correspondiente las que se agendaron, un asesoramiento que se mantiene hasta hoy. "Contacto con ella con cualquier duda que tengo, sobre cómo justificar los gastos de la subvención, siempre me contesta muy rápido", recalca María.

Su emprendimiento es una agencia de comunicación digital en entornos rurales, que combina servicios de diseño web, copywriting, y gestión de redes sociales. Han tenido mucho éxito, recalca, no sólo a nivel local, que es su principal objetivo, sino también en otras partes de España e, incluso, en el extranjero. "La bienvenida ha sido estupenda, mucho mejor de lo que nos imaginábamos por parte del pueblo, nos han recibido con los brazos abiertos", afirma.

"No sabíamos que íbamos a tener este tirón y hemos tenido suerte, porque el momento es ideal tanto para trabajar en un ámbito digital dentro del impulso a lo rural. La idea era establecernos en el pueblo y ahora estamos sólo los dos, pero en el futuro nos gustaría crecer y crear puestos y dar más trabajo a personas de la comarca. Lo positivo de esto es que no hay fronteras, ya no hace falta vivir en el lugar en el que trabajas", explica María. De hecho, la entrevista la pilla en Holanda, donde pasa un mes y sigue trabajando. "Es que nos apetece estar con nuestras familias y esto nos lo permite", recalca.

"Al final todo confluyó: el día antes de que se decretara el estado de alarma falleció mi abuelo. Para mí fue muy duro, porque no podía venir y todo empezaba a ponerse muy feo. Quería volverme y no podía por el trabajo en Holanda. Esto fue el punto de partida para mí, no poder ir al entierro de mi abuelo y acompañar a mi familia. Cada día despertaba con las noticias de más cifras, más infectados, más muertes, no paraba de pensar en cuando podría volver y también estábamos lejos de la familia de mi marido, y claro, el estar lejos de nuestras familias. Me dije, tenemos que hacer un cambio en nuestra vida, porque eso es lo importante", recalca.

Para su marido el cambio ha sido relativamente sencillo, teniendo en cuenta el choque que existe entre la cultura empresarial holandesa y española. "Nos ha costado unos meses que le diesen el NIE y revisar su situación", explica de la Cruz. "El ritmo de trabajo en Holanda es frenético y los plazos se respetan a rajatabla, todo está organizado de una manera muy diferente, pero aquí hay que tener más paciencia", afirma.

El éxito, explica, sólo les ha dado más fuerza para seguir adelante con su proyecto. "Pensábamos que íbamos a estar unos meses empezando, pero ha sido llegar y venga trabajo, trabajo y más trabajo. Estamos muy contentos, al final nos ha supuesto mucha organización para encajar todo a la vez. No nos lo imaginábamos para nada", recalca.

Ayuda del Plan de Retorno

María se acogió a la línea de emprendedores del Plan de Retorno del Talento implantado por la Junta de Castilla-La Mancha en 2017, pero ha contado también con la asesoría de la plataforma especializada Volvemos.org y también con una mentora que les ayudó a conocer mejor el mercado español, para establecer precios y contacto con sus clientes. "Hemos recibido mucha ayuda", agradece la emprendedora. "Al final, la persona que se va siempre piensa en volver y establecerse cerca de su familia, este tipo de programas es algo necesario para ayudar, acoger y hacer que el regreso sea más sencillo. Para la región también es importante, para que más jóvenes decidan volver y establecerse en zonas rurales, como hemos hecho nosotros. El programa regional demuestra que se pueda volver", concluye.

síguenos en Telegram

Etiquetas

Descubre nuestras apps