Laguna 'La Inesperada’, reserva natural con graves problemas medioambientales

Laguna La Inesperada

La localidad de Pozuelo de Calatrava (Ciudad Real), con poco más de 3.000 habitantes, cuenta desde esta semana con el que quiere convertirse en nuevo foco de atractivo turístico. Acaba de inaugurar el Centro de Interpretación del Agua Volcánica “La Inesperada”, ubicado junto a la laguna que lleva el mismo nombre.

Supone toda una novedad en torno a un espacio acuático no siempre respetado a lo largo de los años y que, ahora, tanto el Ayuntamiento como los propios vecinos reivindican como lugar a proteger.

La laguna del Prado, también llamada laguna de Pozuelo o ‘La Inesperada’ se encuentra en la cuenca del río Guadiana y es una de las más importantes dentro del conjunto de 50 lagunas de la zona. Es una depresión cerrada que tiene su origen en antiguos cráteres volcánicos,  muy frecuentes en el paisaje del Campo de Calatrava.

 “Es como cuando ponemos una sartén con aceite hirviendo y echamos unas patatas congeladas que vienen con un poco de hielo. Eso es lo que sucede con la génesis de esta laguna, que el magma se encontró con agua y se produjeron importantes explosiones”, explica Rafael Ubaldo Gosálvez, profesor de la UCLM y miembro del Grupo de Investigación GEOVOL.

Se habría formado a finales del Terciario o principios del Cuaternario  y entre sus curiosidades hay que apuntar que sus aguas, procedentes de los depósitos de lluvia, se vuelven saladas en contacto con los yesos de la superficie.

Una laguna con graves problemas medioambientales

Una laguna con graves problemas medioambientales‘La Inesperada’ es una reserva natural y espacio protegido para las aves dentro de  la Red Natura 2000 pero a lo largo del tiempo se ha caracterizado por graves problemas medioambientales.

“El 25% de la laguna ha desaparecido bajo las construcciones del propio municipio. Encima de la laguna está la plaza de toros, los campos de fútbol, baloncesto, las pistas de tenis… Hay un hostal, una gasolinera, fábricas de muebles…Eso ya no se recupera”, explica el profesor.  “El pueblo se ha comido a la laguna y en su día hasta tuvimos pudor con el propio Centro de Interpretación que también se ha construido encima de la laguna”.

Por otro lado, la calidad del agua ha empeorado con el paso del tiempo. “El agua de lluvia va a las alcantarillas y de ahí a la laguna sin ningún tipo de filtro ni control. Y cuando hay algún problema con la depuradora, las aguas se vierten también allí. Ya hemos advertido que se está produciendo un problema de dulcificación del agua. Estamos perdiendo plantas características de esta zona salina”, lamenta.

Tampoco se ha entendido muy bien, explica el profesor, que la laguna tenga que secarse. “Los animales y las plantas están adaptados. Y si tú a una laguna le metes agua de forma constante también es un problema para las especies que lo habitan que son sustituidas por otras. No es bueno que tenga siempre agua. Secarse forma parte de su ciclo climático natural”.

En el pueblo, la laguna era “el enemigo” y ahora se ve como un valor

En el pueblo, la laguna era “el enemigo” y ahora se ve como un valorLos problemas medioambientales están relacionados, sin duda, con la propia percepción de la laguna por parte de los habitantes del entorno en otros tiempos. “En el pueblo suponía un problema. Era algo que había que tapar, cubrir con escombros o construir sobre ella…La actitud ha cambiado y ya no se contempla como un enemigo sino como algo a valorar. De esa toma de conciencia surge el centro de interpretación”.

‘La Inesperada’ fue noticia en agosto el año 2011 al aparecer numerosas aves muertas. Un episodio similar al que ocurría por las mismas fechas en la vecina laguna de Navaseca, en Daimiel, en sendos casos de lo que se diagnosticó como botulismo aviar, que suele ser habitual en épocas de altas temperaturas.

Y no solo eso, una plaga de mosquitos en las mismas fechas desató el malestar entre los vecinos que hoy, según el profesor, están dispuestos a perdonar. No en vano es el paraje natural más importante de la localidad junto a la ZEPA de aves esteparias en el entorno del aeropuerto de Ciudad Real, muy cerca del municipio.

El Centro de Interpretación

El Centro de InterpretaciónCon el Centro de Interpretación recién inaugurado se quiere olvidar el pasado menos ‘glorioso’ de este espacio acuático. En sus instalaciones mostrará desde los orígenes volcánicos en la formación de la laguna, pasando por   las características de las diversas especies de animales y plantas que la habitan, hasta una descripción de los problemas medioambientales en torno al espacio natural.

En sus instalaciones se homenajea  a José María de la Fuente, ‘El cura de los bichos’, una de las más relevantes figuras científicas de la provincia de Ciudad Real y además cuenta con una pequeña exposición de materiales volcánicos y con dos miradores desde donde observar las aves que, como los flamencos o alguna especie en peligro de extinción,  suelen frecuentar la zona.

En su área expositiva se muestra también cómo funcionan los hervideros del Campo de Calatrava y la presencia de las llamadas ‘fuentes agrias’. “La gente  piensa normalmente en Puertollano pero todo el Campo de Calatrava está lleno de fuentes agrias y de hervideros.  Son como una cazuela pero que no hierve por el calor sino por el gas carbónico, es como si coges una botella de gaseosa y al agitarla te sale todo el gas”, explica el profesor.

Una industria perdida en torno al agua carbonatada

Una industria perdida en torno al agua carbonatadaEn esta zona volcánica, tan desconocida como interesante, se desarrolló a finales del siglo XIX y principios del XX toda una industria relacionada con el agua y con los balnearios. “Uno de ellos fue diseñado por el infante de España, Carlos María de Isidro”, explica Gosálvez quien matiza que no se trataba de aguas estrictamente “termales”.

“Con el paso del tiempo hemos perdido los hervideros que han sido tapados por la gente con basuras, escombros. Es algo vergonzoso. Pero Pozuelo conserva alguno como la Fuente del Chorrillo”, una pequeña muestra de algo muy característico del  Campo de Calatrava… en otros tiempos.

“Las aguas de los hervideros son tipo Vichy catalán o como la Perrier francesa pero agua con gas, de verdad, gas natural sin ningún añadido para crear más burbujas”, presume Rafael Gosálvez.

En la Laguna ‘La Inesperada’ se llegó a embotellar agua que no tenía nada que ver con la procedente de los hervideros. “Era de tipo purgante y para problemas en la piel, que se envasaba en pequeñas botellas de color azul que recuerdan a las de Solán de Cabras, con una salinidad muy elevada”.  Poco de eso queda ya. Etiquetas y alguna vieja botella que formarán parte de la exposición del Centro de Interpretación.

Este centro cuyo proyecto nació en la Asociación para el Desarrollo del Campo de Calatrava  ha supuesto una inversión de 129.973 euros, de los que 97.480 se financian con fondos Leader de la Unión Europea y  el ayuntamiento pozoleño ha asumido el IVA.

Revitalizar el turismo en Campo de Calatrava

Revitalizar el turismo en Campo de CalatravaLa apuesta por el desarrollo de esta comarca de Ciudad Real ha dado el primer paso con este centro en Pozuelo pero no es la única iniciativa. Este viernes se inauguraba el Centro de Interpretación Aceite de Oliva del Campo Calatrava y en breves fechas se abrirá el Museo volcánico Cerro Gordo, único en la Península y el primero del país al aire libre. Ya el 8 de abril, Pedro Almodóvar estrena en Calzada de Calatrava -su localidad natal- su última película ‘Julieta’, en lo que supone la première nacional de cinta del cineasta.

Los Centros de Interpretación en Castilla-La Mancha, de hecho, podrían convertirse en uno de los referentes turísticos de la región. El propio presidente, Emiliano García-Page anunciaba hace unos días su intención de reabrir los que se encuentran en los parques naturales de la región.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats