La portada de mañana
Acceder
El Supremo entierra la vía penal contra los indultos al procés
¿Tras la erupción, qué? La lava puede tardar años en solidificarse
Podcast - La Palma - Lorca, un viaje en el tiempo

Nacho Villa, la polémica gestión de un periodista “al servicio” de Cospedal

Nacho Villa con María Dolores de Cospedal / Foto: castillalamancha.es

Cesa en su puesto uno de los periodistas más polémicos del país. Desde que en julio de 2011 María Dolores de Cospedal lo eligiera como director general de la Radio Televisión de Castilla-La Mancha (RTVCM), la trayectoria de Nacho Villa al frente del Ente Público no ha dado tregua e su cuestionada gestión. La manipulación y el sesgo informativo, la censura, la creación de una redacción paralela en los informativos y la apertura de expedientes y “persecución” laboral a trabajadores sin causas justificadas le han convertido en el centro de las críticas de partidos políticos y periodistas de la propia casa.

Los trabajadores de RTVCM no descartan acciones legales contra Nacho Villa

Los trabajadores de RTVCM no descartan acciones legales contra Nacho Villa

El  histórico periodista de Radio Exterior de España, Radio Nacional de España y COPE ha sido especialmente puesto en tela de juicio durante el último año del Gobierno de Cospedal en Castilla-La Mancha.  Desde el verano pasado, se acrecentaron las críticas de numerosos alcaldes gobernados por el PSOE que se quejaron del trato recibido por parte de Castilla-La Mancha Televisión. Al margen de los casos más ‘sangrantes’ de los alcaldes de Toledo y Cuenca, los primeros ediles de Valdepeñas, Villacañas, Piedrabuena y Azuqueca de Henares fueron también ejemplo de lo que más tarde se convirtió en una demanda colectiva de más de medio centenar de ayuntamientos por “informaciones falsas” de la cadena. Los tribunales comenzaron a dar la razón a estos consistorios: en el caso de Azuqueca, por ejemplo, fue Victoria Vigón, la jefa de informativos de la CMT designada por Villa, la obligada a rectificar una información sobre el primer edil.

Desde ese momento, el Comité de Empresa del Ente Público arreció en sus críticas a la gestión de la cadena. El pasado otoño se multiplicaron los comunicados de los trabajadores en los que denunciaban la manipulación informativa, tratando las noticias de una forma u otra en función de si el implicado era un político del PP o del PSOE, sobre todo en cuestiones judiciales o especialmente polémicas y siempre “al servicio” de Cospedal. A estas quejas se unieron otras criticando la emisión en pantalla de gráficos sesgados sobre la Encuesta de Población Activa (EPA) y otras cifras.

La guinda la puso el tratamiento que en la televisión pública se hizo del contagio por ébola de la auxiliar de enfermería Teresa Romero. La presentadora del programa ‘No nos moverán’ Yolanda Guirado aparecía con guantes azules, sobre un fondo con el dibujo del virus, y tocándose un ojo preguntaba “¿Un simple gesto o un error?”. También en este caso el Comité de Empresa informó de que el día anterior se había ordenado a los trabajadores no tocar el tema del ébola. 

Tanto los seis miembros socialistas del Consejo de Administración como trabajadores del Ente comenzaron cuestionar la continuidad de Villa en su puesto de director general, no ya solo por las manipulaciones sino por convertirse la cadena en “piedra de escándalo y burla de la profesión en toda España", apuntaron en el PSOE. Se referían con ello al hecho de que algunos programas de repercusión nacional como ‘El Intermedio’ de La Sexta se burlaran del tratamiento informativo que se hacía en la cadena pública.

Tras conocerse también que Villa había comenzado a montar una “redacción paralela” con periodistas de su confianza, varios trabajadores iniciaron una serie de protestas conocidos como los Viernes Negros. Los primeros viernes de cada mes han salido a las puertas del Ente Público vestidos de negro para manifestar su denuncia ante la censura y las manipulaciones, una práctica que han venido repitiendo hasta el último mes de julio y que repetirán hoy mismo. Las quejas sirvieron de poco. Ante la proximidad de las elecciones autonómicas, el sesgo aumentó. Desde los “silenciados” pitidos que Cospedal recibió en la plaza de toros de Albacete cuando Enrique Ponce le brindó un toro, hasta la emisión de propaganda del Gobierno regional en pleno periodo electoral (prohibido según la Ley), pasando por la omisión de informaciones de repercusión nacional que pudieran afectar negativamente al PP.

La misma noche de las elecciones, tras confirmarse que el PP de Cospedal no obtenía la mayoría absoluta, las primeras palabras del candidato socialista y ahora presidente regional, Emiliano García-Page se dirigieron a Villa. Dijo que confiaba en que el director general estuviera ya preparando su dimisión. Pero no fue así. Pese a que desalojó su despacho, pese a que la Junta le pidió formalmente que dimitiera y pese a que todo indicaba que tarde o temprano se procedería a su cese, el periodista ha permanecido en su puesto hasta el último día. Finalmente, ha sido la modificación de la Ley de RTVCM propiciada por el PSOE con el apoyo de Podemos el que ha materializado esta decisión.

No parece que Villa haya obviado su situación hasta este momento. Hace unas semanas la televisión pública emitió un vídeo promocional en el que copiando un gag de José Mota y con música de Joaquín Sabina, el director general parecía despedirse celebrando su gestión. Y consciente de su situación, tampoco ha menguado la polémica. Hace solo unos días  los trabajadores desglosaron una serie de nuevas “censuras y manipulaciones” en los informativos, de nuevo al dictado del PP y ofreciendo una información “sesgada”.

A continuación, el vídeo de "despedida" de Nacho Villa:

Etiquetas

Descubre nuestras apps