Un fin de semana 'negro' en Cuenca con misterio y crímenes para todas las edades

Casas Ahorcadas

'Casas Ahorcadas' es un club de lectura, pero no uno cualquiera. A lo largo de sus siete años de vida ha sido distinguido como uno de los mejores de Castilla-La Mancha por la Junta de Comunidades. La pasión de su organizador y creador, Sergio Vera Valencia, ha llevado que la iniciativa diese hace ya cinco años un paso más allá para convertirse en un festival de novela negra, una suerte de hermano pequeño de la Semana Negra que se celebra en Gijón. 

Fue en la ciudad asturiana donde empezó la idea del festival, explica Vera. Ahí se desplazó el también doctor, y fue la amistad que estableció con distintos autores que le permitió traerlos a la Feria del Libro de Cuenca. Y después a iniciar el club de lectura. Y finalmente a organizar este festival para señalar la lectura también como parte de la cultura popular y obviar la distancia que existe entre ambas. "Quería acercar a los autores y editores al público. En Gijón no hay distancia entre el escritor y el público y esto es lo que quería traer", explica.

De ahí que 'Casas ahorcadas' se puedan considerar también casi como unas "convivencias", en las que autores y lectores están juntos "todo el rato". Las comidas organizadas son multitudinarias y a ellas acuden los miembros del club de lectura y también estudiantes interesados en la literatura. La iniciativa también ha logrado traspasar las fronteras de Cuenca, gracias a la labor de Vera que también dirige proyectos de animación a la lectura basados en la novela de misterio en otras provincias, como Toledo.

"Mi idea es que  tenga vocación regional, no sólo local y que funcione como un proyecto educativo que permita crear lectores", explica Vera. Para el organizador la importancia es que sea un evento "lo más abierto posible para todo tipo de públicos", y para eso también se dirige a la juventud. Dentro de sus proyectos paralelos está el proyecto 'Con sangre entra' dirigido a los chicos de instituto, que ha impulsado en varios institutos de Cuenca y también en el Margarita Salas de Seseña, en el que usa un método de perfilación criminal para el impulso a la lectura. "Como lo de 'Criminal Minds'", se ríe. 

Abierto y para todos

Las actividades de esta edición son muy variadas y están dirigidas para todo tipo de públicos y para todo tipo de edades. Para los más jóvenes, habrá una exhibición samurái (el club de lectura se ha enfrascado en literatura japonesa este año), un taller infantil para chicos de entre 6 y 12 años, y también un juego en el que se intercalan el rock y el misterio. Pero el programa no sólo está dividido para edades.

La organización también ha tomado en cuenta a un perfil de público que han llamado 'telelectores', que son los consumidores de misterio en otros formatos que no son libres, principalmente el audiovisual. Para ellos, habrá una mesa de cine negro en la que se explicará cuán científicos son realmente los métodos utilizados en series como CSI. También se hablará de radio con los encargados del programa 'Negra y Criminal' de la Cadena Ser.

Para los lectores "más generalistas", habrá mesas redondas, recital de poesía y lectura dramatizada de teatro. Los más puristas del género, podrán disfrutar de charlas en las que se analizará el sexo en la novela negra y también el machismo que se puede encontrar en este tipo de historias, con las principales voces críticas. Se entregarán también el premio 'Tormo Negro' que este año corresponde a Carlos Bassas por 'Siempre pagan los mismos' y también los homenajes a la 'muchachada noir', la cantera de 'Casas ahorcadas'.

El festival cuenta con el apoyo de diversas instituciones, como la Junta de Comunidades, el Ayuntamiento de Cuenca, la Universidad de Castilla-La Mancha, y Masfarne. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats