La portada de mañana
Acceder
Los juzgados infrautilizan las valoraciones forenses en casos de violencia machista
Las derechas se alinean para allanar la vuelta del emérito huido
Opinión - La genialidad de explotar, por Elisa Beni

La ocupación en planta se triplica en un mes en Castilla y León mientras baja la de UCI

Urgencias del Hospital Pío del Rio Hortega de Valladolid. EFE/ Nacho Gallego/Archivo

Desde que la Junta de Castilla y León anunció que toda la comunidad pasaba a nivel 1 del semáforo COVID el pasado 18 de junio, el número de contagios se ha disparado. El levantamiento de las restricciones y la relajación de los aforos ha traído consigo un crecimiento de los casos de coronavirus, provocando un aumento de las cifras no visto desde el mes de febrero. Este aumento de los casos se ha traducido en un paulatino crecimiento de los pacientes en planta, aunque no así de los hospitalizados en UCI.

Tomando como referencia el pasado 18 de junio, cuando el gobierno autonómico permitió la vuelta de las barras de los bares, la relajación generalizada de las limitaciones de aforo y el turismo rural sin restricciones, los datos de la pandemia ha cambiado de forma imprevisible entonces. Si aquel día se notificaron 114 nuevos contagios, ayer miércoles se reportaron 2.007, cifras que no se observaban desde el pasado febrero, en el pico de ola posterior a las Navidades. Pero el avance de la vacunación en la comunidad y en todo el país ha provocado que, al menos de momento, el crecimiento de los nuevos contagios no se traduzca en un colapso de las UCI, gracias a la vacunación y al cambio de perfil de los contagiados, ahora mucho más jóvenes.

El 18 de julio había en los hospitales de Castilla y León 58 personas en las unidades de críticos, mientras que este miércoles había 38. Es decir, el crecimiento exponencial en el número de nuevos contagios, que en ese periodo de un mes aumentaron dieciocho veces, sigue sin traducirse en pacientes de UCI. Sin embargo sí existe una correlación entre aumento de casos y hospitalizaciones de carácter crítico, ya que ha sido en las provincias de Zamora y Burgos, cuyas capitales están entre las ciudades de España con más incidencia del virus, donde más personas hay en las UCI: 8 en cada una.

Aunque el número de personas en UCI cae de forma general con la excepción de Zamora, la cifra hospitalizados en planta crece de forma genera al contrario de lo sucedido en las unidades de críticos. El total de pacientes en las plantas de los hospitales de las nueve provincias se ha multiplicado por tres en apenas un mes. Si el día 18 había 66 personas en planta ahora hay 186. Si se toma como referencia los datos de hace dos semanas, las cifras son aún más preocupantes. El 30 de junio, es decir hace solo dos semanas, había 48 personas en planta, frente a las 186 que había este martes.

Etiquetas

Descubre nuestras apps