De rivales a compañeros: los fichajes de los partidos para las elecciones catalanas

Lorena Roldán y Alejandro Fernández este miércoles

A mes y medio de las elecciones catalanas, los partidos han cerrado o ultiman sus listas. Para el 14 de febrero solo Carles Puigdemont repite como cabeza de cartel, aunque al igual que en los comicios de 2017 no podrá optar a la presidencia de la Generalitat. Si en otras elecciones destacaron los fichajes de independientes de fuera de la política, en esta ocasión los partidos han incorporado a exdiputados o antiguos cargos de otras formaciones para intentar maximizar sus opciones electorales. Los últimos diez días del año que termina han sido los más intensos del mercado de fichajes previo al 14-F:

Ciudadanos, con bajas hacia el PSC y el PP

Los partidos que disputan a Ciudadanos el voto no independentista han olido el resultado desastroso que indican las encuestas para el ganador de los comicios del año 2017 y han pescado entre sus filas. El ejemplo más claro es el de Lorena Roldán. La hasta ahora portavoz de Ciudadanos en el Senado y el Parlament será la número dos del popular Alejandro Fernández por Barcelona tras haber sido elegida candidata de Ciudadanos por primarias pero defenestrada por la dirección de Inés Arrimadas en favor de Carlos Carrizosa. 

Las fugas en Ciudadanos no son solo a la derecha. El PSC ha fichado de número dos por Tarragona al hasta ahora concejal y portavoz de Ciudadanos en el Ayuntamiento tarraconense, Rubén Viñuales. Con el fichaje el PSC aspira a aglutinar el voto no independentista que Ciudadanos logró sacar de la abstención y capitalizar en 2017, en un contexto de mucha mayor polarización soberanista.

El PSC suma a antiguos cargos de Ciudadanos y 'comuns'

Los socialistas intentan la cuadratura del círculo. Si bien su mayor fichaje para las catalanas, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, sale de sus propias filas, el PSC también incorpora, además de a Viñuales, a la la escritora y exdiputada de los 'comuns' Gemma Lienas como número 4 por Barcelona.

Para intentar completar esa cuadratura del círculo, los socialistas también han repetido acuerdo con los herederos de Unió Democràtica, Units per Avanzar. Tras Illa y la dirigente socialista Eva Granados, en la lista del PSC por Barcelona estarán dos figuras externas al partido y de procedencias ideológicas opuestas: uno procedente de la derecha catalanista, Ramon Maria Espadaler, y otra vinculada al espacio que ahora representa En Comú Podem, Lienas, que fue número dos en la lista de Catalunya Sí Que Es Pot que lideró Lluís Rabell en 2015.

ERC incorpora a un exdiputado del PSC

El único fichaje entre los dos bloques –independentista y no independentista– llamados a competir por una mayoría del Parlament tras el 14-F lo ha rubricado ERC. Los republicanos han incorporado al exdiputado del PSC Carlos Castillo, que rompió el carnet de los socialistas por su posición sobre la monarquía y el encarcelamiento de los líderes soberanistas. Castillo será el número 4 de ERC por Tarragona y salvo sorpresa tiene el escaño asegurado.

Demòcrates y MÉS, de ERC a Junts

Entre las filas independentistas también ha habido movimientos, aunque de menor entidad. Sus motivos hay que encontrarlos en la crisis interna del independentismo, que ya estaba en ciernes el 1-O y la legislatura que ahora ha terminado no ha hecho más que confirmar.

Demòcrates, la escisión independentista de la extinta Unió Democràtica que lidera Antoni Castellà, y MÉS, el partido de excargos socialistas soberanistas, han encontrado acomodo en las listas de Junts el 14-F tras concurrir con ERC en las últimas elecciones. Además de intentar mantener sus escaños, los dos pequeños partidos rechazan la nueva estrategia de ERC, que prioriza la negociación a la vía unilateral que enarbola Junts. Entre los independientes que también se han sumado a las listas de Junts figura el exconcejal de ERC en Sant Joan de Vilatorrada (Barcelona) Jordi Pesarrodona, condenado por el 1-O y que dejó el partido de Junqueras disgustado con su nueva estrategia.

Otra exdirigente de Unió Democràtica, Joana Ortega, condenada por el 9-N, ha fichado por el PDeCAT de Àngels Chacón. La también exvicepresidenta del Govern de Artur Mas será la número dos por Barcelona y si el PDeCAT supera el 3% de los votos en la provincia tendrá escaño asegurado. Cerrando la lista para mostrar su apoyo a la apuesta independentista moderada del PDeCAT estará otro ex de Unió, el expresidente del Parlament Joan Rigol, que en las generales de 2019 había apoyado a JxCat. El PDeCAT también ha situado en el puesto 12 por Barcelona a Teresa Pitarch, dirigente de Convergents, el partido que fundó y lidera el exconseller Germà Gordó, procesado en el caso del 3%.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats