Barcelona presenta una denuncia por el espionaje con Pegasus

La alcaldesa Colau junto al teniente de alcaldía Jaume Collboni y el líder de ERC en Barcelona, Ernest Maragall.

El Ayuntamiento de Barcelona ha presentado este martes una denuncia por los casos de espionaje político en el marco del caso conocido como Catalangate.

La democratización de la Ley de Secretos Oficiales languidece en Moncloa 54 años y 80 prórrogas después

La democratización de la Ley de Secretos Oficiales languidece en Moncloa 54 años y 80 prórrogas después

La demanda, que ha sido firmada por la alcaldesa Ada Colau en nombre del consistorio, ha sido presentada a la Junta de Portavoces por los grupos de gobierno (PSC y BComú), donde también ha recibido el apoyo de Junts y ERC.

Esta denuncia se enmarca en las investigaciones realizadas por el grupo de expertos Citizen Lab, que señaló que Ernest Maragall (ERC) y Elsa Artadi (Junts) habrían sido espiados con el programa Pegasus. Además, el consistorio también destaca que, según destapó La Vanguardia, el CNI habría espiado también la formación de gobierno en Barcelona, tras las elecciones de 2019.

“A través de estas intervenciones telefónicas, se habría podido pretender incidir en el proceso democrático de formación de gobierno municipal y, en consecuencia, al derecho de libertad ideológica”, se recoge en la denúncia, a la que ha tenido acceso elDiario.es.

Así, el Ayuntamiento toda la información que se ha hecho pública hasta el momento sobre el presunto uso de Pegasus, podría ser constitutiva de “delitos de especial gravedad”, apuntan en el texto. Unos delitos que el consistorio, “no sólo tiene la potestad, sino que tiene la obligación de denunciarlos”, añaden.

“Se trata de una iniciativa de gobierno”, tal como ha afirmado el concejal Marc Serra en declaraciones a Betevé, porque las presuntas investigaciones podrían haber “perjudicado al Ayuntamiento”, causando posibles “interferencias” en la constitución de gobierno, tal como ha añadido Serra.

El concejal ha apuntado que la fórmula escogida para presentar la demanda ha sido la de replicar la querella que ya presentó en su momento el Parlament de Catalunya.

Acusaciones cruzadas

Cuando se conoció que el CNI podría haber espiado la formación de gobierno en el Ayuntamiento de Barcelona, Colau y Maragall se enzarzaron en reproches a raíz de que el republicano insinuara que Colau contó con ayuda del CNI para mantenerse al frente del consistorio.

Y es que, según publicó La Vanguardia, se habría investigado la formación de gobierno en Barcelona tras la victoria electoral en 2019 de Maragall, quien finalmente se quedó fuera del gobierno debido a un pacto entre los comuns y el PSC y la cesión de los votos del grupo de Manuel Valls para evitar un alcalde independentista.

A su vez, Colau afirmó que insinuar que ella haya tenido alguna complicidad o connivencia con el espionaje es una “barbaridad” y ha lamentado que esta acusación provenga de una persona como Maragall, “representante de un partido de izquierdas y compañero en el Ayuntamiento”.

Finalmente, Maragall rectificó y matizó sus palabras y apuntó que la alcaldesa “no estaba al caso [del espionaje]”, pero que sí “se vio beneficiada” de él.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats