Exteriores promueve un grupo de reflexión sobre la diversidad de España para relanzar la imagen internacional

La ministra de Asuntos Exteriores, UE y Cooperación, Arancha González Laya, se reúne en Ammán con su homólogo jordano, Ayman Safadi

Ante un escenario internacional donde los países y las culturas cada vez parecen más cerrados sobre sí mismos, España quiere ser ejemplo de lo contrario y convertir su diversidad en carta de presentación. Para ello el Ministerio de Exteriores ha convocado a un grupo de 12 expertos y les ha invitado a reflexionar sobre los valores del país en coherencia con su diversidad cultural, lingüística, generacional y de identidad. Un foro en el que se encontrarán escritores, académicos, investigadores o políticos y que constituirá el eje sobre el que Exteriores pretende construir su futura estrategia internacional de diplomacia pública.

La ministra Arancha González Laya avanzó este lunes el proyecto, que describió como "un laboratorio que inspire a otros que se enfrentan a estos mismos retos". Fuentes del Ministerio explican que el grupo ya ha comenzado a trabajar y que tiene previsto presentar sus reflexiones a finales de este mismo año, en un volumen de consenso entre los doce participantes en el que se abordarán cuestiones como los valores del país, sus retos, las características de los ciudadanos españoles, el papel en el mundo de España o sus principales retos. Este documento, junto a la Estrategia de Acción Exterior que se aprobará también en los próximos meses, constituirán el pilar sobre el que se construirá la nueva estrategia de reputación del país.

Entre los nombres que forman parte del grupo hay expertos como la presidenta del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), Rosa Menéndez, la exministra de Educación del PSOE, Mercedes Cabrera, o el exsecretario de Estado en el Ministerio de Cultura con el PP José María Lassalle. También nombres asociados al mundo de la filosofía, como Adela Cortina o Daniel Innerarity, el sociólogo Xabier Barandiaran, el historiador Xosé Manoel Núñez Seixas, el miembro del CIDOB Pol Morillas o la exdirectora de opinión de El País, Máriam Martínez-Bascuñán, tal como avanzó el propio diario.

Completan la lista de participantes tres miradas internacionales, una de cada esfera mundial a la España se siente vinculada: el escritor colombiano Juan Gabriel Vásquez, la historiadora norteamericana Carrie Gibson, y el catedrático de Ciencias Políticas francés de origen argelino Sami Naïr. Un grupo que desde el ministerio consideran que capta tanto la diversidad interna de la sociedad española como los anclajes con la tradición latinoamericana, anglosajona, europea y mediterránea que tiene España.

"Antes de lanzarnos a hacer política exterior en este entorno cambiante nos parecía importante tener una visión sobre los valores que representa España", explica a este diario Manuel Muñiz, secretario de Estado de la España Global, que promueve este foro. Según apunta el Ministerio, la reflexión que quieren lanzar desde este espacio va más allá de la cuestión de la imagen y reputación de España, sino que quiere incidir también en la posición del estado en los diferentes escenarios internacionales. Se trata, por tanto, de entender en profundidad los intereses, objetivos, oportunidades y retos de los españoles para representarlos mejor en la esfera internacional.

La idea de la que parte Exteriores es de que el mundo, que durante varias décadas había tendido hacia la globalización, en los últimos años ha visto como esta tendencia se revertía, con procesos de erosión del multilateralismo, ascenso de nacionalpopulismos y fracturas cada vez más acusadas entre países y comunidades. En ese contexto llega la crisis de la COVID-19, que los expertos consideran un acelerante de estas dinámicas.

"En este mismo momento se está discutiendo el alma del futuro internacional, por eso esta reflexión es particularmente relevante", opina Muñiz, que asegura que a España no solo le interesa promover un orden internacional basado en el multilateralismo, sino que puede tener un papel relevante en ello. "Una de las particularidades de España es su capacidad de nodalidad en las relaciones internacionales, como país iberoamericano, representante del atlantismo, conectado con el norte de África y también como parte del corazón de Europa. Eso nos da ventajas en este gran debate post-covid", apunta el secretario de Estado.

En los últimos tiempos la acción exterior española ha tenido varios retos en los que ha debido esforzarse para hacer llegar su relato. Primero fue la crisis catalana y, más recientemente, la gestión española de la pandemia. Durante los últimos meses el ministerio ha redoblado sus esfuerzos por transmitir que España es un país sanitariamente seguro para mantener la atracción de los visitantes extranjeros. A la vez, España Global trata de redirigir su acción para situar a España entre los países europeos que son vistos como un ejemplo de gestión de la diversidad interna y que pueden ayudar a expandir internacionalmente la idea de democracia.

Etiquetas
Publicado el
7 de octubre de 2020 - 12:27 h

Descubre nuestras apps