eldiario.es

9
Menú

CATALUNYA

Un agente imputado por dar un puñetazo en la cara a una votante el 1-O alega ante el juez que es una técnica policial válida

Un inspector jefe y un agente se contradicen sobre los criterios de uso de la porra y no aclaran si su uso en partes vitales del cuerpo está prohibido

38 Comentarios

- PUBLICIDAD -
Muere Ramírez Sunyer, el juez de Barcelona que investigaba el 1-O

Agentes del 1-O EFE

Siguen desfilando por el juzgado de instrucción 7 de Barcelona los agentes de la Policía Nacional imputados por su intervención el 1-O. Un inspector de los antidisturbios investigado ha reconocido que dio un puñetazo en la cara a una votante y que cogió a otra por la mandíbula para sacarlas de la puerta del colegio Dolors Monserdà, pero ha alegado que ambas maniobras forman parte de las técnicas policiales.  Al igual que este martes,todos los agentes han negado exceso alguno. 

Este miércoles han declarado como investigados tres inspectores y un agente de loso 24 que comparecerán a lo largo de las próximas semanas ante el juez. A preguntas del instructor, el inspector ha alegado que los puñetazos forman parte de las técnicas policiales de contención. En concreto, según fuentes presentes en la declaración, se ha referido a un término de las artes marciales japonesas denominado "atemi", consistente en golpear de forma rápida el cuerpo.

Sobre el puñetazo concreto a la mujer, ha explicado que era necesario porque la víctima estaba muy nerviosa y antes le había dado un manotazo, lo que el juez instructor define en un auto como un golpe "sin mucha convicción" en el hombro del policía. Al igual que los agentes que declararon este martes, ha relatado que, en general, la situación en el colegio Dolors Monserdà era hostil y presentaba un "riesgo alto de agresión". 

El instructor ha preguntado a los agentes sobre los protocolos en el uso de la porra, instrumento policial que se usó en el colegio Dolors Monserdà. Los agentes han alegado que la usaron de forma proporcional para "limpiar" el perímetro de seguridad desde la puerta del colegio hasta las furgonetas antidisturbios. 

No obstante, un inspector jefe y un agente se han contradicho sobre los criterios de uso de la porra. El primero ha declarado que se usa en legítima defensa o por orden de un superior, mientras que el segundo ha afirmado que cada agente la emplea como cree oportuno en cada situación. En cualquier caso, según las mismas fuentes, no han aclarado  si su uso en partes vitales del cuerpo está prohibido, pero han defendido que la emplearon de forma proporcional.

Se perfila el centro de mando

Sobre la revelación de un inspector este martes de que estuvo en contacto continuo con un centro de mando desconocido hasta ahora, las fuentes consultadas han explicado que este miércoles se han empezado a perfilar sus integrantes. Aunque los inspectores no han dado ningún nombre concreto, sí han deslizado que estaba integrado por mandos tanto de la unidad de antidisturbios (UIP) como de la brigada de información. 

En este sentido, los mandos, al igual que sus compañeros este martes, han recordado que hubo reuniones entre los máximos responsables del operativo –que no han identificado– en los días previos al 1-O. Después de estos encuentros cada uno de los mandos de los antidisturbios recibió un listado con los colegios a los que su unidad debía acudir en caso de que los Mossos d'Esquadra reclamaran apoyo para impedir el referéndum. Una coordinación entre cuerpos que en realidad no existió el 1-O.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha