eldiario.es

Menú

'The Looming Tower': la verdad tras el fracaso

Adapta la obra homonima del escritor Lawrence Wright sobre la creciente amenaza de Bin Laden y la rivalidad entre la CIA y el FBI

La serie cuenta en su reparto con Peter Sarsgaard, Jeff Daniels, Wrenn Schmidt o Tahar Rahim, entre otros

- PUBLICIDAD -
Foto: loslunesseriefilos.com

Foto: loslunesseriefilos.com

El próximo 11 de septiembre se cumplen 17 años de uno de los ataques terroristas más brutales de la historia moderna. Las Torres Gemelas de Nueva York se derrumbaron delante de un país que miraba atónito lo que estaba pasando. Bin Laden y Al Qaeda, aquellos que nacieron de la ayuda de EEUU en su intento de frenar a los soviéticos, dejaron para siempre su sello aterrador en el imaginario mundial y cambiaron para siempre las reglas de la geopolítica internacional y la lucha antiterrorista.

Tras el 11-S muchas han sido las películas, reportajes, documentales, series y programas que han explicado y descrito todos los detalles de la tragedia. Todo está prácticamente contado. Sin embargo, a la cadena Hulu no le ha molestado esto en absoluto a la hora de adaptar en forma de miniserie de diez episodios, la novela ‘The Looming Tower’ del escritor Lawrence Wright. Desde el suceso, siempre se ha movido en la información, la teoría y la conspiración. En esta ficción, que se puede ver en Amazon Prime, explotan o recorren una de esas teorías. Dan Futterman, Alex Gibney y el propio escritor son los encargados del libreto.

Foto: loslunesseriefilos.com

Foto: loslunesseriefilos.com

‘The Looming Tower’ navega por la creciente amenaza de Bin Laden y el grupo Al-Qaeda a finales de los noventa y cómo la competencia y rivalidad entre la CIA y el FBI pudo “allanar” el camino para que sucediera la tragedia del 11 de septiembre. La historia pone el foco en los miembros de las divisiones antiterroristas, Escuadrón I-49 (FBI) en Nueva York y la Estación Alec (CIA) en Washington DC, en su lucha constante por conseguir el poder de la información mientras “supuestamente” trabajan para prevenir un ataque en suelo estadounidense.

Los vericuetos de la serie comienzan con la llegada de un disquete a la Estación Alec, donde apenas llevan tiempo estudiando a fondo a Bin Laden y Al-Qaeda. Al frente de ella esta Martin Schmidt (Peter Sarsgaard), un oficial receloso y desconfiado, que no duda en esconder, ocultar o guardar toda la información que llega a su departamento. Mientras, su homólogo en el FBI es John O'Neill (Jeff Daniels), jefe de la división antiterrorista. Su rivalidad y recelos traerán consecuencias irremediables y trágicas en las investigaciones, ya que las trabas interpuestas por el primero evitaron su mejor desarrollo, a la vez, que el problema crecía imparable y los enemigos cruzaban la frontera de los Estados Unidos.

Foto: loslunesseriefilos.com

Foto: loslunesseriefilos.com

O'Neill, mucho más histriónico y pasional, veía como la lucha contra Al-Qaeda se perdía poco o poco por culpa de la inoperancia de un sistema burocrático retratado de una manera simple y efectista. Su único objetivo era atrapar Bin Laden mientras que asistía atónito en sus propias carnes que sus propios enemigos estaban dentro de las instituciones gubernamentales de los EEUU. Martin Schmidt, primero, y después Diane Marsh (Wrenn Schmidt), guardaban secretos claves que hubieran dado la posibilidad de evitar el 11-S. En esta lucha encuentra en Ali Soufan (Tahar Rahim) un perfecto aliado contra la lucha internacional.

‘The Looming Tower’, con un toque muy ‘Homeland’, viaja a Kenia para ser testigo del atentado a la embajada estadounidense -al igual que ocurrió en Tanzania-. A partir de aquí algo cambió en el concepto que tenían ambos departamentos, FBI y CIA, sobre Bin Laden, convirtiéndolo en el enemigo número uno de EE.UU. Mientras, las instituciones gubernamentales tenían otras cosas más importantes de las que estar pendientes -como el caso de Monica Lewinsky-, no intuían el gran problema que estaba creciendo fuera de sus fronteras. Se abrían dos caminos: una consigna más directa -bombardeos- proveniente de la CIA y, otra más conservadora, por parte del FBI. Unas soluciones que no hicieron más que espolear el problema.

Los intereses económicos en la zona, la alianza con Arabia Saudí, la llegada de George Bush y Condoleezza Rice a la Casa Blanca fueron causas indirectas -o directas- del desastre, según muestra ‘The Looming Tower’. Las decisiones erróneas, la competitividad entre el FBI y la CIA, la ineptitud y arrogancia de sus peces gordos llevan la implicación y la culpabilidad a otro nivel.

Foto: loslunesseriefilos.com

Foto: loslunesseriefilos.com

La serie explora la vida privada de alguno de sus protagonistas como O'Neill o Ali Soufan. Unas tramas secundarias que no desentonan de la trama principal, cosa que es de agradecer. Quizás para mostrar el sacrificio que hay detrás de este tipo de personas.

Basada hechos reales y en una investigación muy minuciosa de la intrahistoria, ‘The Looming Tower’ no duda en mezclar imágenes de archivo con las de ficción. El impacto es tremendo, sobre todo en las imágenes del atentado y en las de la Comisión del 11-S. La historia mantiene muy bien su pulso dramático y narrativo en gran parte de la temporada aunque pierde un poco de gasolina al final. Sin embargo, hay ciertos momentos en los dos últimos capítulos que tienen un gran poder emocional. Sobre todo, por la incógnita que a día de hoy muchos se siguen planteando: ¿se podría haber evitado tal catástrofe?

La historia de ‘The Looming Tower’ esconde gran parte de verdad, ya que muchos de los agentes implicados fueron cómplices indirectos de lo que ocurrió por su inoperancia, hipocresía y nula responsabilidad. La verdad tras el fracaso.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha