eldiario.es

9

Page: "Con Rivera no"

Así como el agua y el aceite hacen una extraña mezcla, el tándem Page-Ciudadanos, parece un pacto contra natura

Acto público de Emiliano García-Page en Infantes FOTO: PSOE

Emiliano García-Page FOTO: PSOE

Observamos ya claramente (y esto viene de atrás) un escenario preelectoral en nuestra región, Castilla-La Mancha, muy parecido al observado a nivel nacional en las vísperas del 28-A. Es sabido que Page pertenece a la corriente "susanista" (felipista), con todo lo que ello implica. Es decir, tiene una querencia hacia Ciudadanos que no oculta.

Si por esa corriente fuera, España estaría gobernada desde hace tiempo por esa gran coalición de la derecha propugnada por Felipe González. En el PSOE se distinguen hoy (y esto también viene de atrás) dos corrientes en cuanto al modo de abordar el tema económico y laboral.

Desde el "giro" thatcheriano implementado por Felipe González, el PSOE se encuadra en la derecha neoliberal en lo referente al modelo económico y laboral a implementar, si bien en otros aspectos que atañen a derechos y libertades civiles, se distancia claramente del PP. Algo que no es difícil, dados los planteamientos retrógrados de este partido. El problema es que "lo económico" es prioritario para los poderes fácticos que están detrás del PSOE, sosteniéndolo y apoyándolo, pero también condicionando su deriva hacia la derecha neoliberal más reaccionaria.

El tándem Botín-Zapatero es la metáfora de esa servidumbre. La propuesta felipista de la gran coalición de la derecha (PSOE-PP-CIUDADANOS), también tiene ese origen. Los poderes fácticos ordenan, y nuestros representantes “socialistas” obedecen. Ello explica que el PSOE haya sido el partido que sentó en nuestro país las bases legislativas para la privatización de la sanidad; que fuera el auténtico promotor de las privatizaciones inspiradas en la ideología neoliberal más extrema; que haya sido el impulsor o colaborador de las reformas laborales que han recortado los derechos de los trabajadores y dado a luz (luz sombría) al precariado; que haya participado por todo ello en el acoso e intento de derribo del Estado del bienestar; y que haya hecho tan poco por revertir el deterioro de servicios públicos fundamentales para la ciudadanía como la sanidad y la educación, donde los recortes derivados de la estafa financiera, han hecho estragos, tal y como observamos por ejemplo en nuestra región.

Si además constatamos que en cuanto a la corrupción económica (mordidas, EREs, financiaciones irregulares, puertas giratorias y demás) le ha hecho históricamente la competencia al PP, la descripción está hecha, más allá de publicidades engañosas. El único freno a esta deriva es el declive del bipartidismo compinche y la militancia del PSOE. Y esa otra corriente verdaderamente socialista o socialdemócrata que existe en el seno del PSOE.

También las consecuencias palpables del modelo neoliberal que condujo a la estafa financiera y el austericidio. Aquí podríamos parafrasear: con la realidad de los hechos hemos topado, amigo Sancho. Y esa realidad de los hechos palpables que padecemos se ha hecho más real aún con la crisis ecológica, verdadera urgencia, ya veremos si reversible o irreversible, según opinan algunos expertos en el tema (véase James Lovelock: "La venganza de la Tierra").

La transmutación o reconversión de muchos de los partidos socialdemócratas europeos en agentes del neoliberalismo puro y duro, a través de estrategias de travestismo político, "terceras vías", y demás operaciones de camuflaje posmoderno, condujo irremisiblemente, a través de una desregulación selvática de la economía y el ámbito laboral, a la crisis (estafa) en cuya estela boqueamos sin alcanzar nunca la orilla.  Si los partidos de la socialdemocracia oficial se han hundido en tantos países de Europa, es porque los votantes consideraron a estos partidos coautores de esa catástrofe.

En este intervalo preelectoral volvemos a escuchar en boca de colaboradores cercanos a Page, los mismos cantos de sirena que ya escuchamos antes en boca de muy cercanos colaboradores de Sánchez, en vísperas del 28-A. Es decir, que para el actual gobierno regional de Page es preferible y preferente un pacto con la derecha neoliberal representada por Ciudadanos, que con la izquierda socialdemócrata representada por Unidas-Podemos. 

Quizás la diferencia con la situación planteada en las elecciones a nivel nacional, es que ahora, a nivel regional, los militantes socialistas podrían adelantarse en su advertencia a Page, recordándole a viva voz que "Con Rivera no". El modelo que nos ha llevado a la crisis y la estafa no nos va a sacar de la crisis. Así como el agua y el aceite hacen una extraña mezcla, el tándem Page-Ciudadanos, parece un pacto contra natura. Sabemos que Ciudadanos es aceite. De esa peculiar simbiosis solo cabe concluir, por tanto, que Page no es agua. Así planteadas las cosas (por ellos mismos), quien aspire a una política social o socialdemócrata en nuestra región, debe dudar que el voto a Page sea un voto útil.

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha