La PAH Valencia reclama un alquiler social para una madre y sus tres hijos amenazados de desahucio

Miembros de la PAH Valencia concentrados a las puertas de la Ciudad de la Justicia de Valencia

Lissy vive con sus tres hijos, menores de 10 años, en una vivienda propiedad de Bankia, que ha puesto en marcha el proceso de desahucio -este lunes se ha celebrado la vista judicial y están pendientes de que se dicte sentencia-. La peculiaridad de este caso es que Lissy tiene un contrato de alquiler entre particulares y desconocía que el piso es propiedad de la entidad bancaria, que ha presentado una denuncia por usurpación.

Lissy, que ha contado con la colaboración y el asesoramiento de la Plataforma de Afectados por la Hipoteca (PAH Valencia), ha alegado en el juicio civil que fue estafada. Además, tiene solicitada una vivienda social al Eige (Entidad de Infraestructuras de la Generalitat) desde 2014, por lo que ha solicitado al juez que le dejen seguir en la vivienda hasta que consiga una alternativa, bien sea por medio de Bankia o de la Administración, vía alquiler social.

Las características de dos de sus hijos, uno con una discapacidad del 39% y el otro con un retraso de aprendizaje, dificultan un cambio de centro educativo. Por ello, desde la PAH han anunciado que serguirán trabajando para lograr un alquiler social y que Lissy "no tenga que mover a esos niños del colegio".

Según la PAH, no existe "ocupación indebida ni allanamiento de morada" ya que la propietaria del piso se lo alquiló pero "desapareció" y sólo se pudo pagar el primer mes más la fianza.

La causa ha quedado vista para sentencia: "Si la respuesta no es adecuada para Lissy y sus hijos nos veremos obligados a situarnos en la puerta de su casa para paralizar el desalojo, al menos hasta que tenga una alternativa para instalarse", apuntan desde la Plataforma de Afectados por la Hipoteca.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats