VÍDEO | La evacuación de Teresa por el incendio de Bejís: “Nos pusimos a llorar, el cielo se puso rojo y el fuego se acercaba”

El fuego acercándose al municipio de Teresa antes de su evacuación.

“Estaba en casa con mi abuela, mi hermana y mis tíos, ya que toda la vida hemos veraneado en Teresa. A las 18.00 horas aproximadamente el Ayuntamiento ya avisó por megafonía que nos preparásemos por si había que desalojar el pueblo y 10 minutos más tarde ordenaron la evacuación. En ese momento rompimos a llorar y nos dio un poco de ansiedad porque no sabíamos lo que iba a pasar, de repente se llenó todo de coches, el cielo se puso rojo y el fuego se iba acercando”.

Este es el testimonio de Aynara Bosch, una joven de 18 años que vivió en primera persona junto a su hermana, su abuela y sus tíos el desalojo de Teresa como consecuencia del incendio declarado en Bejís, el cual ya ha arrasado 10.000 hectáreas y ha obligado a desalojar a más de 1.500 vecinos y vecinas.

Según cuenta, “el lunes ya empezamos a ver un poco de humo por las montañas, pero no pensábamos que el fuego llegaría al pueblo, de hecho, hubo verbena porque las fiestas empezaron el sábado; el martes a mediodía, horas antes de la evacuación, ya nos empezamos a preocupar porque se notaba que el fuego se iba acercando”.

Tal y como relata, cuando ordenaron el desalojo lo dejaron todo y se fueron con sus tíos a València, donde residen: “Por la noche, al ver las imágenes con todo el pueblo rodeado de fuego no me lo podía creer, se me partió el alma. He veraneado toda la vida en Teresa y siempre ha estado verde, lleno de vida y de vegetación, y ahora verlo todo negro es una sensación de tristeza que no sé ni como explicarlo”.

Alba Buendía es otra de las vecinas evacuadas: “Todo ocurrió muy rápido y estuvo bastante organizado porque la gente a mediodía ya estaba haciendo maletas por si había que desalojar. A las 18.00 horas sonó el primer bando avisando para que nos preparásemos y 10 minutos más tarde se ordenó la evacuación. A los cinco minutos llegó la Guardia Civil para asegurarse de que todo iba bien. Había mucha gente llorando y muy nerviosa. Había un autobús que se iba llevando a la gente sin coche y los residentes del pueblo se desplazaron a otros pueblos cercanos”.

Buendía añade que pasaron “mucha tensión” y que vivieron “con mucha impotencia cómo iba llegando el humo y cómo todo el cielo parecía fuego”.

Según la útima actualización de este miércoles por la tarde, el incendio de Bejís (Castellón) había calcinado ya más de 9.900 hectáreas y obligado al desalojo de 1.500 personas. Además, 30 medios aéreos y 400 efectivos de distintos cuerpos y comunidades autónomas desde tierra redoblaron esfuerzos para combatir el fuego pese a las “enormes dificultades”.

La Agencia Estatal de Meteorología (Aemet) informó también este miércoles por la tarde de precipitaciones sobre la zona del incendio de Bejís, donde también se registraron algunos rayos. Según indicó la agencia en redes sociales, había dos núcleos de precipitaciones en el interior norte de Castellón y la zona de la marjal de Pego-Oliva, en la zona del incendio de Vall d'Ebo.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats