La portada de mañana
Acceder
El PP rebaja sus exigencias del Poder Judicial y alimenta el optimismo del Gobierno
Bruselas obliga a España a recuperar de la degradación el 75% de sus hábitats
Opinión - Los fiscales que no querían aplicar la ley. Por Joaquín Urías

Un aperitivo rico en proteínas que puedes hacer en la freidora de aire para sustituir a las patatas fritas

Las 'patatas fritas' de tofu se pueden acompañar con verduras salteadas

Elena Segura

0

La freidora de aire se ha convertido en un aliado indispensable de un buen número de cocinas de nuestro país. Pequeño, versátil y, sobre todo, económico, este pequeño aparato está haciendo las delicias de los amantes de la comida casera, permitiéndonos experimentar con sus cortos tiempos de cocción y su fácil limpieza. El plato estrella para preparar en la freidora de aire son unas patatas fritas: crujientes, deliciosas y con menos aceite que con una freidora al uso. Es una guarnición casi perfecta para acompañar con un huevo frito o unos escalopes de pollo, pero existen alternativas con más proteínas que pueden dar un giro a tus platos.

Podemos, en primer lugar, sustituir la patata por otro alimento que también da mucho de sí: el tofu. De origen asiático, este producto se ha ido ganando el corazón de los españoles, y ahora quiere consolidarse dentro de sus cocinas. Hecho a partir de semillas de soja, agua y solidificante o coagulante, destaca por el valor nutritivo de la proteína de soja y por su capacidad para reducir el colesterol en sangre, entre otros beneficios. Con este alimento podremos preparar unas 'patatas fritas' con las que no solo engañaremos a la vista, también a los sentidos.

Qué tofu escoger

Antes de comenzar es importante tener en cuenta que existen distintos tipos de tofu, catalogados tanto por su firmeza como su formato. El tofu que nos interesa es aquel que se presenta como un bloque sólido, por lo que solo tendremos que estar atentos al tipo de firmeza para escoger el adecuado.

Para esta receta necesitaremos tofu firme, que afortunadamente es el más común en los supermercados. Se trata de un tofu fácil de cortar y muy versátil. Se puede hacer al horno, a la plancha, frito, sin temor a que se rompa.

Las ventajas de este tofu es que tiene una importante concentración proteica y nutritiva. En este caso contiene de media unos 10 gramos de proteína por cada 100 gramos de producto, aunque en algunos casos la cifra puede superar los 15 gramos de proteína. Además, contiene todos los aminoácidos esenciales que nuestro organismo no puede fabricar y que necesita conseguir a través de la alimentación. Para utilizarlo hay que escurrir el agua previamente:

  1. Envuélvelo en un papel de cocina.
  2. Colócalo entre dos tablas de cortar u otro tipo de superficie firme y añade algo encima. Ten cuidado con añadir demasiado peso, ya que podría romper el tofu. Si no estás seguro, añade peso poco a poco, vigilando que el tofu no parezca ceder demasiado ante el peso.
  3. Cambia el papel de cocina de cuando en cuando; tras una o dos horas verás que el tofu está prácticamente seco al tacto, ligeramente arrugado en las esquinas por la pérdida de agua.

Otros tipos de tofu, como el sedoso japonés o el blando, no sirven para esta receta, pero son aptos para freír y perfectos para tomarlos en crudo acompañado de deliciosas salsas, o incorporados en guisos y caldos. Al tener más agua, tienen una menor concentración de proteínas, pero su aporte sigue siendo significativo.

Cómo freír el tofu

Una vez que tenemos el tofu escurrido, necesitaremos reunir los siguientes ingredientes para su elaboración:

  • 250 gramos de tofu firme
  • 1 cucharada de maicena
  • 1 cucharada de salsa de soja
  • 1 cucharadita de aceite de oliva

Ten en cuenta que la salsa de soja es para darle sabor, pero puedes sazonar el tofu con tus especias favoritas para darle tu toque personal: pimentón dulce, picante o ahumado, ajo o cebolla en polvo... o incluso algunas de tus salsas favoritas, el límite está en tu imaginación. Con esto en mente, prepara las 'patatas' de tofu de la siguiente manera:

  1. Una vez que el tofu está seco, córtalo en tiras. Deben ser de un pulgar de grosor aproximadamente.
  2. Con la maicena, rebozaremos las tiras con cuidado de que no se rompan. No necesita huevo, ya que esta harina es capaz de adherirse solo con la humedad del tofu.
  3. Añade aceite de oliva y salsa de soja y mezcla con precaución.
  4. Prepara tu freidora de aire. Cubre el fondo con papel de aluminio, un molde compatible con este electrodoméstico, o bandejas de papel desechables. Al estar rebozadas en aceite, las 'patatas' de tofu no deberían pagarse.
  5. Distribuye el tofu en la bandeja lo más separado entre sí posible. Cuanto más separado esté, más crujiente quedará. Si está excesivamente amontonado, se cocerá en lugar de freírse. Será igual de delicioso, pero no obtendremos el resultado deseado.
  6. Enciende la freidora de aire a 250ºC durante 15 o 20 minutos. Cuanto más tiempo esté friéndose el tofu, más crujiente quedará, pero ten cuidado con no quemar la salsa de soja.

Una estupenda guarnición

Como las patatas fritas al uso, las 'patatas de tofu' serán un estupendo acompañamiento para la mayoría de tus comidas. No dudes en reinventar tus platos más clásicos sustituyendo la patata por el tofu. Este acompaña especialmente bien los salteados de verduras y las elaboraciones de pollo con distintos tipos de salsa -curry, la tradicional de la abuela o al vino-.

Por sí solas, las 'patatas de tofu' se pueden comer con cualquier salsa, aunque nosotros te sugerimos una elaborada con la mezcla de los siguientes ingredientes:

  • 2 cucharada de salsa de soja
  • Aceite de chili al gusto (opcional, si buscas un toque sabroso y picante)
  • Una o dos gotas de aceite de sésamo
  • 1 cucharada de tahini: se trata de una pasta aceitosa hecha a partir de semillas de sésamo.

De textura untuosa y sabor lleno de carácter, la versatilidad de esta salsa hace que sea utilizada en multitud de platos asiáticos, tanto para actuar como fondo de un caldo como para acompañar todo tipo de recetas. También puedes rebozar tus patatas en semillas de sésamo o chía, para darle un toque aun más crujiente.

Etiquetas
stats