La portada de mañana
Acceder
El Supremo entierra la vía penal contra los indultos al procés
¿Tras la erupción, qué? La lava puede tardar años en solidificarse
Podcast - La Palma - Lorca, un viaje en el tiempo

Rosalía lanza lo que parece un alegato contra la violencia machista y rompe internet

Rosalía rompió Instagram y Twitter este lunes a las 00:00 con su nuevo videoclip, Pienso en tu mirá, el capítulo 3 de su disco El mal querer, pendiente de publicación. Le avalaba el éxito del anterior, Malamente, que salió a la luz el 29 de mayo y ya lleva 13 millones de reproducciones.

Hace unos días, algunos seguidores advirtieron que el nombre del primero pasó a tener el sobrenombre de Capítulo 1: Augurio, y por fin se resolvió qué pasaba. Se trata de un tema bajo el epígrafe Celos producido por ella misma y por El Guincho y con un vídeo realizado como el primero -fue grabado los mismos días de mayo en los alrededores de Barcelona- por la productora CANADA. Si el debate sobre Malamente, con el que comparte la estética poligonera, giró entorno a la apropiación cultural y el uso de la simbología gitana y taurina, en este se habla sobre todo de su significado.

¿Qué mensaje quiere lanzar Rosalía? En una extensa entrevista en el número de julio de Rockdelux, la barcelonesa, que está a punto de cumplir 25 años, ya adelantaba que si el tema de su primer disco, Los Ángeles (2017), fue la muerte, en este lo sería la cara oscura del amor, su parte tóxica. Muchos, además de alabar la parte musical y visual, han entendido que el vídeo profundiza en los celos propios o ajenos de los que parece hablar la letra y trata de cómo salir de la violencia y dinámica machista de una relación.

El relato comienza con una flamenca de plástico balanceándose en la luna de un camión y termina con una Rosalía liberándose de la violencia y celos que se producen en su mismo interior. En la última escena, la protagonista envía whatsapps desde la parte superior del vehículo ya derribado, en medio del caos.

Antes de llegar al desenlace, Rosalía aparece de luto atrapada por la oscuridad, en un bucle en una habitación sin salida, rodeada de hombres que la apuntan con escopetas y también llena de simbología patria (llega a vestirse de bandera española en una de las últimas escenas). También se ve a camioneros físicamente fuertes e intimidantes, con la bala en el pecho.

Algunas interpretaciones, además de analizar los innumerables símbolos -como la gitana de porcelana que muestra sus hoyuelitos justo antes de la salvación-, han girado entorno a la idea del alegato feminista y lo innovador de su tratamiento.

Ni Rosalía ni los responsables de la pieza se han pronunciado todavía sobre el significado de la historia, a la que parece que le puede faltar alguna parte. La cantante y compositora se ha limitado a mostrar su ilusión y agradecimiento tanto a su equipo por haberlo hecho posible, como a los oyentes y espectadores por el buen recibimiento -a la hora de publicarse este artículo, el vídeo supera las 600.000 visualizaciones en 18 horas y su nombre ha sido trending topic durante buena parte del día-. También ha pedido a Los 40 que pinchen el tema, usando su particular estilo por escrito.

La polémica con la apropiación cultural

Rosalía, que desde la publicación de Los Ángeles está viendo cómo su éxito, fama y respeto en el sector aumentan exponencialmente, arrastra desde hace unos meses cierta polémica relacionada con la apropiación cultural que surgió sobre todo a raíz de un artículo de Noelia Cortés. "El flamenco siempre fue una revolución, una resistencia política y un lugar de colectivizar la supervivencia. Por eso hay que tener respeto por los símbolos y por los personajes ancestrales de este arte que recuerda", escribía la activista en Jenesaispop para criticar el ensalzamiento de su figura por encima de la de otras gitanas que también hacen flamenco como Alba Molina.

Éstas se acrecentaron por el primer vídeo, que aunque fue bien acogido de manera generalista, desde el activismo se le reprendió el empleo por parte de una artista paya y catalana de elementos culturales gitanos, así como la exageración del estereotipo andaluz -con el máximo exponente en el cofrade en monopatín y la escuela de toreros-. Pienso en tu mirá tiene la misma estética urbana y cañí que su predecesor, pero, sin abandonar su influencia, se aleja más del flamenco -y se acerca algo más al trap-, por lo que no ha suscitado este martes en redes tanto debate por este motivo.

Rosalía, con estudios musicales, se ha defendido en varias entrevistas, como una reciente en El Mundo: "La música no tiene nada que ver con la sangre ni con lo territorial. Nunca. He estudiado flamenco durante años, lo respeto más que nada y conozco sus orígenes. Sé que proviene de la mezcla de etnias, que es una fusión de sonido gitano, negro, hebreo, árabe, español... El flamenco no es propiedad de los gitanos. No es propiedad de nadie, de hecho. Y no pasa nada por experimentar con él. Es sano".

Después de Pienso en tu mirá hay otro enigma: si tenemos capítulo 1 y 3, ¿dónde está el 2? Lo único que se sabe relacionado con él es que noche del lunes, durante unos minutos, estuvo colgado en el canal de YouTube de la barcelonesa un vídeo con imágenes de Rosalía en formato minidocumental con ese sobrenombre. La otra incógnita es si fue un descuido, algo que sería extraño dentro de todo lo medido que parece este prelanzamiento, o parte del hype.

Etiquetas
Publicado el
24 de julio de 2018 - 19:05 h

Descubre nuestras apps