eldiario.es

9
Menú

Cultura

La pistola Glock, la exportación más letal de la neutral Austria

- PUBLICIDAD -
La pistola Glock, la exportación más letal de la neutral Austria

La pistola Glock, la exportación más letal de la neutral Austria

Ligera, rápida y de mecánica infalible, la pistola Glock, un objeto de culto tanto entre sicarios como amantes de las armas y agentes de policía, es la exportación más letal de un país neutral y pacífico como Austria.

Glock es una marca global elevada a mito por cantantes de hip hop y el cine de Estados Unidos, su principal mercado, pero está envuelta en el misterio en Austria, su país de origen.

El documental "Weapon of choice" ("El arma preferida"), estrenado en cines recientemente, pretende romper el "tabú" que, según sus directores, existe en Austria sobre este arma.

El inventor de la pistola, Gaston Glock, de 89 años, siempre ha huido de la exposición pública, y su empresa es conocida por su política de demandar a quién informe sobre ella de forma negativa.

Glock no ha respondido a un correo de Efe para conocer su opinión sobre el documental.

Los directores austríacos Fritz Ofner y Eva Hausberger siguen en su filme un rastro de dinero y sangre, un aspecto de la exportación de las pistolas Glock del que, según denuncian, "Austria ha preferido no saber nada".

En el documental un tirador iraquí asegura: "una glock nunca te deja en la estacada. Puedes estar seguro de eso".

Al otro lado del mundo, el vendedor de una armería estadounidense comparte este entusiasmo: "nunca falla, es fácil de usar y de limpiar. En esto es como el (fusil automático ruso) AK-47".

Parte de la leyenda de esta pistola se debe a cómo fue inventada: Gaston Glock, entonces un ingeniero cincuentón que fabricaba cuchillos, se presentó en 1980 a una licitación del Ejército austríaco sin experiencia alguna con armas de fuego.

El resultado fue una pistola más ligera porque empleaba piezas plásticas y no metálicas, muy fácil de desmontar, compacta y de estética minimalista, con más balas en el cargador y que nunca se encasquillaba.

El arma acabó revolucionando el mercado de las pistolas semiautomáticas, sobre todo en EEUU, el más grande y lucrativo.

Por eso, algunos comparan a Glock con Steve Jobs, el visionario fundador de la compañía Apple.

A medida que aumentaba la leyenda de la pistola crecían las cifras de negocios y la producción, hasta convertir Glock en una multinacional que fabrica un millón y medio de armas por año, cuenta Ofner, quien ha dedicado seis años a documentarse para su película.

"He estado para otros proyectos en zonas en conflicto, como en Guatemala, en Colombia, en Libia, Siria o Irak. Y allí me he encontrado una y otra vez con el mito de las glock", recuerda.

"De vuelta a Austria me sorprendía lo poco que se sabía de todo eso, lo que despertó mi curiosidad. Esa ha sido la motivación para hacer la película", asegura a Efe.

Ofner dedicó una parte importante de su tiempo de producción a asesorarse legalmente para que la empresa no pudiera demandarlo, algo que hasta ahora no ha sucedido.

Según destaca, los trabajadores de Glock deben firmar un estricto compromiso de confidencialidad, por lo que uno de los principales problemas fue encontrar a personas vinculadas con la empresa dispuestas a hablar.

Las empresa emplea a más de 1.300 trabajadores en cuatro fábricas, dos de ellas en Austria.

Allí, en las localidades de Deutsch-Wagram y de Ferlach, Glock es el empleador más grande y "rige una cultura del silencio, nadie quiere hablar contigo, ni políticos ni vecinos", cuenta Ofner.

Sostiene que muchos medios austríacos no suelen informan sobre la empresa para evitar problemas legales.

Sin embargo, una reciente investigación conjunta del diario Der Standard y de la revista digital Dossier, revela "una estrecha relación" entre Glock y el gobernante partido ultranacionalista FPÖ.

Tres ministros de ese partido, incluido el propio líder del FPÖ y vicecanciller, Heinz-Christian Strache, fueron invitados este año a una lujosa carrera de caballos organizada por Glock.

De hecho, el FPÖ es conocido desde hace años por favorecer una política de armas más laxa, tanto en cuanto a posesión personal como para las exportaciones.

Ofner espera que su película pueda romper el tabú en torno a Glock y abrir así el camino hacia un debate más transparente sobre la política de armas en Austria.

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha