eldiario.es

Menú

Cultura

El superintendente del Teatro de la Ópera de Roma da por zanjada su fase crítica

- PUBLICIDAD -
El superintendente del Teatro de la Ópera de Roma da por zanjada su fase crítica

El superintendente del Teatro de la Ópera de Roma da por zanjada su fase crítica

El superintendente del Teatro de la Ópera, Carlos Fuortes, cree superada la "fase crítica" que vivió la institución en 2014 cuando problemas con los sindicatos causaron la suspensión de representaciones y la dimisión del director Riccardo Muti.

"Se ha superado la fase muy crítica que se dio el pasado año", aseguró en una entrevista con Efe en la que afirmó: "Creo que todo el mundo ha comprendido que era necesario cambiar la forma de trabajar en el Teatro".

El pasado 4 de marzo, Fuortes fue nombrado de nuevo superintendente de este templo de la música que el pasado año fue protagonista de huelgas por parte de trabajadores en protesta por el plan de saneamiento de las cuentas de la institución.

El plan se elaboró porque el teatro cerró en 2013 con un déficit de 12,9 millones de euros (17,3 millones de dólares) y acumula una deuda de 33 millones de euros (44,3 millones de dólares).

Pero la dirección y los representantes de los empleados estuvieron varios meses enfrentados al no ser capaces de acordar las líneas del proyecto, unas disputas que provocaron que se representara la ópera "La Bohème", de Giacomo Puccini, con solo un piano y también la suspensión de algunas funciones.

Además, causaron la dimisión de uno de los grandes maestros de la ópera, Riccardo Muti, tal y como él mismo reconoció en una carta cuyo contenido fue difundido por los medios locales.

Fuortes lamentó la "situación difícil" por la que atravesó recientemente este teatro romano, pero reiteró que, gracias a un esfuerzo realizado por todas las partes, "sobre todo por parte de los trabajadores", se ha conseguido llegar a una situación "muy tranquila".

Fuortes, que inicia ahora su segundo mandato como superintendente -su primero comenzó en diciembre de 2013- señaló la importancia del acuerdo firmado entre los sindicatos y la dirección que permitirá dos años de "paz sindical".

"Los sindicatos se han comprometido en el acuerdo a no protagonizar acciones de lucha en los próximos dos años. Hasta el próximo 2017 este acuerdo prevé la paz sindical", apuntó.

Apasionado de la ópera y del flamenco, Fuortes aseveró que, tras el cese de las huelgas, se ha incrementado la producción y la venta de entradas en este teatro en el que han cantado algunos de los grandes como Maria Callas, Renata Tebaldi o Montserrat Caballé.

"En la temporada en curso está habiendo excelentes resultados en la venta de entradas porque hoy respecto al mismo año del pasado año hemos vendido un 32 % más", dijo, al tiempo que subrayó que ya se han vendido "108.000 entradas".

"Se está vendiendo un tercio más de entradas que el pasado año, lo que se traduce en un incremento de un millón de euros", detalló.

Esto se debe, justificó, al cese de los enfrentamientos, pero también al incremento en el número de espectáculos ofertados al público y en la política de promoción y comunicación desarrollada.

Este año el Teatro de la Ópera ha comenzado seis meses antes a dar a conocer la programación estival de ópera y ballet que se celebrará, como siempre, en las antiguas termas del emperador romano Caracalla (211-217 d.C.), lugar en el que se lleva representando desde hace más de medio siglo.

Entre los cambios que Fuortes prevé para el futuro de este teatro romano está la apertura a nuevas formas y nuevos géneros.

En julio se subirá a su escenario el flamenco de Andrés Marín, el arte ecuestre de Bartabas y la música sagrada del Renacimiento de la mano del espectáculo "Golgota".

"Bartabas es muy amado por el público romano. Imaginarlo en las tablas será maravilloso. Y junto con el gran bailaor flamenco Marín estoy seguro de que será un éxito", concluyó.

Por Laura Serrano-Conde

- PUBLICIDAD -

Comentar

Enviar comentario

Enviar Comentario

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha