Una de cada tres provincias ha registrado su verano con las temperaturas máximas más altas entre 2015 y 2020

El calentamiento global de la Tierra se deja sentir en España. El país encadena, año a año, récords de temperatura general. 2020 fue el curso más cálido. Batió a 2017. Antes, los máximos se produjeron en 2015, 2014 y 2011. Los veranos en España duran ya cinco semanas más que en 1980. El efecto invernadero de las emisiones de gases humanas genera más calor y las temperaturas máximas que soportan en verano los ciudadanos están entre uno y dos grados por arriba de lo habitual. Esa es la realidad en las ciudades españolas. Un aumento de las temperaturas que se ha sentido especialmente en los últimos seis veranos, con picos mucho más cálidos de lo normal.

Entre 2015 y 2020, 17 provincias (una de cada tres) han registrado el verano con la media de las temperaturas máximas más alta de su serie histórica; en 27 ha sido el segundo con las máximas más elevadas; y en 25, el tercero. En el caso de Madrid, Granada, Salamanca y Zamora los tres veranos que encabezan su clasificación están en este período, en concreto en los años 2015, 2016 y 2017.

Así se desprende de los registros de las temperaturas máximas recopilados por la Agencia Estatal de Meteorología (AEMET) desde 1950 (o desde el primer año disponible) analizados por elDiario.es. Los datos de cada provincia corresponden a la estación meteorológica situada en la capital de cada una de ellas que disponga de observaciones actuales y de la serie histórica más antigua o, en su ausencia, de otra estación de la provincia con las mismas características. Ver metodología.


Evolución de los veranos con las máximas más elevadas

Año en que se registró el primer, segundo o tercer verano con la media de las máximas más elevada en cada provincia

Fuente: AEMET


El calentamiento de los veranos en España se ve en todas partes. En los últimos seis años, todas las provincias han registrado temperaturas máximas veraniegas por encima de su media histórica. Este período de referencia son los veranos entre 1980 y 2010, los años que la AEMET considera para calcular las "temperaturas normales" en cada territorio. Solo en Pontevedra las temperaturas se han mantenido.

En Granada, Girona, Tarragona, Zamora, Madrid y Teruel la media de las máximas entre junio y agosto de 2015 a 2020 ha estado incluso dos grados por encima de lo que sería habitual. En 33 provincias la diferencia es de más de un grado.

El récord se alcanzó en el verano de 2015, cuando todas las provincias registraron temperaturas máximas por encima de la media. En 19 territorios la media de las máximas fue más de 3 grados superior a la normal, una cifra nunca vista.

Las olas de calor mortífero alimentadas por la crisis climática son una nueva realidad en cada vez más partes del planeta. A inicios de julio, una oleada de altas temperaturas sostenidas afectó al nororeste de América con máximos históricos en Canadá o puntos de EEUU como Utah o las Vegas. Finlandia, incluida su parte lapona, ha padecido una ola de 26 días consecutivos. En España, 2021 no ha dejado aún una ola como tal –tienen que registrarse temperaturas por encima de lo normal durante, al menos, tres jornadas seguidas–, aunque sí hubo un episodio de calor extremo a mediados de mes favorecido por la intrusión de aire sahariano.



Desde que la mayoría de las estaciones meteorológicas recopilan datos, destacan dos períodos en que los veranos han sido especialmente cálidos en España. El primero fue entre 2003 y 2006, cuando las máximas escalaron de forma generalizada en toda la península.

Precisamente, en 2003 se registró la peor ola de calor de la historia en Europa y España: 21 provincias tienen su récord de temperaturas máximas el verano de 2003. Ese año se calcula que murieron unas 70.000 personas en todo el continente por el aumento de las temperaturas durante la época estival. Para el caso de España, los investigadores calcularon un exceso de mortalidad de 15.000 personas ese verano.

El segundo período entre 2015 y 2020. Aunque ninguno de estos 6 años fue tan explosivo como 2003, se puede observar cómo las temperaturas se han mantenido por encima de lo esperado de forma constante.



Tan sólida es esa tendencia que, en la década que se cerró en 2020, España soportó el doble de olas de calor que en los diez años precedentes: 23 frente a 12. De igual manera, se ha pasado de aguantar una media de seis días con estos picos a 14 entre 2011 y 2020. También son más intensas ya que en estos últimos diez años se ha registrado la mayor variación de temperatura respecto a la media histórica: 2,7 grados.

El calentamiento global de la Tierra que termina por causar el cambio climático tiene su origen en el efecto invernadero de los gases emitidos, mayoritariamente, por las actividades humanas. Luego llegan más olas de calor, lluvias, muchas veces más escasas, pero más torrenciales y dañinas o grandes incendios forestales. Esa costra gaseosa a base de dióxido de carbono o metano atrapa el calor del Sol que no puede escapar al espacio tras rebotar en la superficie terráquea. Ese calor es el combustible de la crisis climática. Y cada vez se acumula más y más rápidamente: la Tierra dobló en solo diez años –de 2005 a 2019– la cantidad de calor que absorbe. El 90% acaba en los océanos, el resto derrite los hielos y recalienta los continentes y el aire. El "delicado equilibrio" energético, como lo define la NASA, que condiciona el clima está cada vez más roto.

Vigilando el calor del verano de 2021 en cada provincia

Para supervisar las olas de calor y la subida de las temperaturas en este verano de 2021, en elDiario.es ponemos en marcha desde hoy una herramienta de seguimiento de las temperaturas diarias de todas las provincias y las comparamos con su media histórica. En el siguiente mapa se puede ver la diferencia entre la temperatura máxima registrada durante las últimas 24 h en cada capital y la que sería habitual en este mes.



¿Hace más calor este año? Cada día actualizamos nuestro ranking de temperaturas para poder consultar qué lugares están registrando temperaturas extremas y vistas muy pocas veces en veranos anteriores. También ponemos en contexto las máximas diarias de este 2021 y las temperaturas que hemos registrado este verano hasta día de hoy respecto a la media histórica.

Por ejemplo, en el siguiente gráfico se puede ver la evolución de la temperatura máxima diaria en cada provincia pero también el valor que sería normal para ese día del año y los extremos más altos y más bajos registrados anteriormente.


Las temperaturas máximas en

Máximas registradas diariamente en 2021, comparadas con la media de las máximas de 1981 a 2010. En la franja gris oscuro están el 90% de las temperaturas máximas de la serie histórica registradas ese día del año, y los extremos muestran la temperatura máxima más alta y más baja alcanzada anteriormente el mismo día del año

Fuente: AEMET


Etiquetas
Publicado el
28 de julio de 2021 - 22:10 h

Descubre nuestras apps

stats