eldiario.es

9

DESALAMBRE

Bruselas se desentiende de los migrantes del Loreto que España quiere devolver a Libia: "Nosotros no determinamos los puertos seguros"

La Comisión Europea remite al "derecho internacional" el lugar de desembarco de los migrantes rescatados por el pesquero Nuestra Madre del Loreto

"Creemos que las condiciones no se dan en Libia, pero no nos corresponde a nosotros [la Comisión Europea] determinarlo", ha zanjado la portavoz comunitaria

Pedro Sánchez ha pasado de acoger a los rescatados por el Aquarius y el Open Arms como una "obligación" humanitaria a intentar devolver a Libia a los salvados por un pesquero español

La intervención del Open Arms el pasado sábado a los rescatados por el pesquero. Foto: Lorenzo D’Agostino

La intervención del Open Arms el pasado sábado a los rescatados por el pesquero. Foto: Lorenzo D’Agostino Imagen cedida

Bruselas se desentiende. La Comisión Europea no tiene nada que decir sobre el desembarco de migrantes en Libia, puerto determinado como no seguro por numerosos organismos internacionales: "Es una cuestión de derecho internacional, nosotros no determinamos eso ni tenemos competencias. Nosotros no determinamos los puertos seguros de desembarque", ha afirmado la portavoz de la Comisión, Natasaha Bertaud, este jueves en Bruselas. 

España, miembro de la UE, ha pasado de acoger al Aquarius en verano a querer mandar a Libia al pesquero Nuestra Madre del Loreto, ¿tiene opinión la Comisión? ¿Ahora Libia es un puerto seguro? "Nosotros no somos quienes para determinar eso, es una cuestión de derecho internacional en la que no tenemos competencias", se enroca la Comisión.

"Hemos visto los informes, estamos en contacto con las partes en el ámbito técnico, pero no nos podemos implicar. Las tareas de rescate o de elección de puerto seguro dependen del derecho internacional y de las autoridades nacionales, no de nosotros. La Comisión no tiene nada que decir", ha insistido Bertaud.

Bertaud ha señalado que en el marco del Derecho internacional interfieren distintos factores a la hora de determinar el punto de desembarco, por ejemplo el pabellón del barco, qué tareas desempeña, quién está abordo o quién es responsable del buque. "Creemos que esas condiciones no se dan en Libia, pero no nos corresponde a nosotros [la Comisión Europea] determinarlo", ha zanjado.

A su llegada al Gobierno, Libia no era una opción para Pedro Sánchez. En su primera semana, el cierre de los puertos italianos dejó a los 630 rescatados por el Aquarius sin un puerto seguro donde desembarcar. El presidente español ofreció Valencia para "cumplir con los compromisos internacionales". Una situación similar se repitió con decenas de migrantes en riesgo localizados en distintas misiones del buque español Open Arms. Las ciudades de Barcelona Palma  Algeciras acogieron a los náufragos, a pesar de la distancia.

El pesquero de Santa Pola  'Nuestra Madre Loreto' rescató a 12 personas mientras faenaba en aguas libias. Con la negativa de Malta e Italia a abrir sus puertos, la tripulación contactó con su Estado de bandera, España. La respuesta del Ejecutivo choca de bruces con las anteriores: el objetivo ahora es devolverlos a Libia porque, aseguran, "es un puerto seguro".

"Están en aguas internacionales y lo que dice el derecho internacional es que tienen que llevarles al puerto seguro más cercano, que es Libia", han defendido fuentes de Vicepresidencia a eldiario.es. La embajada libia en España está manteniendo negociaciones con el Gobierno con la finalidad de devolverlos al país del que huyeron.

La consideración de Libia como país "seguro" por parte del Gobierno contrasta con la descripción de la situación del país realizada por el Ministerio de Exteriores. En su servicio de recomendaciones de viajes, el Ejecutivo  desaconseja con contundencia a los ciudadanos españoles los traslados al país norteafricano.

"Libia se ve gravemente afectada por la violencia, el terrorismo y el deterioro general de la seguridad en el país. Los secuestros, atracos a mano armada y, en alguna ocasión, asesinatos contra ciudadanos extranjeros pueden producirse en cualquier lugar del país. En gran parte del territorio libio se producen enfrentamientos entre las numerosas milicias y grupos extremistas que operan en el país", sostiene el Ministerio de Exteriores.

"Este clima de violencia afecta tanto a los ciudadanos libios como a los extranjeros y no se prevé que cese en un futuro inmediato", añade la recomendación. "Se desaconseja el viaje a Libia y se recomienda a todos los españoles que allí se encuentren que abandonen el país", concluye.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha