eldiario.es

9

DESALAMBRE

Las tiendas chinas que no cierran por el coronavirus: "Nos molesta que los españoles no se lo tomen en serio"

La comunidad china pasa de ser el foco de racismo cuando se inició la infección a convertirse en un ejemplo de cómo actuar para evitar los contagios ante la desidia española

Cajeras de supermercado, empleos precarios en primera línea del coronavirus

Una mujer atienda con mascarilla a los clientes de su tienda.

Una mujer atiende con mascarilla a los clientes de su tienda. EFE

En menos de dos semanas, la población china de España y sobre todo de Madrid observa cautelosa un cambio de tornas que deja en evidencia la gestión de la crisis del coronavirus por parte de la ciudadanía de nuestro país. Ellos fueron víctimas de la desinformación y los prejuicios racistas en un primer momento pero, ahora, son de los pocos que siguen a rajatabla las recomendaciones sanitarias y no comprenden la desidia que ven a su alrededor.

"Mis padres tienen miedo de la gente a la que atienden porque no están tomando precauciones", cuenta Zhihan, profesora de 27 años y cuya familia regenta en Ventas un comercio de alimentación. Su padre tomó la decisión de no cerrar a comienzos de esta semana, a diferencia de muchos compañeros que lo han hecho por diversas razones. Como él, algunos locales de estética, restaurantes y tiendas de comestibles mantienen el cartel de "abierto" colgado. Tanto en un caso como en el otro, han sufrido las consecuencias.

Carteles que anuncian el cierre temporal

Carteles que anuncian el cierre temporal GS

Usera, distrito conocido como el China Town de Madrid, se muestra irreconocible con el 80% de los negocios cerrados, según informa la Asociación de Empresarios Chinos de Madrid. Su presidente y gran magnate en la capital, Shengli Chen Pen, lo considera un poco "exagerado". Por su parte, Zhu Jian, embajador chino en España, ha defendido la libertad de cada uno y ha aclarado que no es un cierre pactado.

"Cada comerciante tiene su derecho de abrir o cerrar, no podemos decirles nada, y entendemos que en algunos casos es por motivos de remodelación o ampliación de las tiendas, vacaciones personales, pero también de preocupación por el desarrollo de la situación de coronavirus", dijo el martes pasado el alto cargo chino.

Pero la realidad es que, detrás de la mayoría de persianas cerradas y carteles que anuncian un aislamiento extraordinario durante dos semanas, se encierra también una historia amarga causada por el racismo y la desinformación. Zhihan cuenta que muchas se comparten en un grupo de WhatsApp entre comerciantes chinos y que en ocasiones han desencadenado medidas como el cierre del local.

Cartel que explica el uso de la mascarilla en los locales chinos

Cartel que explica el uso de la mascarilla en los locales chinos Alejandro Navarro

Desde que se conocieron los primeros casos de coronavirus en Wuhan, el origen de la infección en China, los residentes en España comenzaron a calcar las medidas sanitarias que llegaban desde su país o a través de las embajadas. Mascarillas, guantes, mamparas de plástico y geles desinfectantes que generaron desconfianza e incluso ataques directos por parte de algunos clientes. "Se pensaban que los que estábamos contagiados éramos nosotros, pero era al revés, evitábamos el contagio", dice Zhihan. 

Uno de los casos más alarmantes que escuchó en el grupo fue el de una señora que llamó a la policía escandalizada porque le quisiesen atender en un bazar con las manos enfundadas en guantes azules y con la nariz y la boca tapadas. "Fue entonces cuando empezaron a colgar mensajes tranquilizadores en la puerta para poder usar la mascarilla en paz", asegura.

Biombo de plástico para protegerse por el coronavirus

Biombo de plástico para protegerse por el coronavirus Alejandro Navarro

Zhihan se refiere al folio impreso que luce en muchos establecimientos y que llama a la "comprensión" ante esta medida paliativa. "No es que se tema por un descenso de clientes, sino por la salud. Muchos tienen a niños pequeños y ancianos en casa y no quieren exponerlos a este riesgo", explica la joven.

Una opinión compartida por la mujer de mediana edad que regenta un ultramarinos apartado en la Plaza de la Luna, cerca de Callao, y que se resiste a dar su nombre. Lo que sí desvela es que ella está tomando las precauciones por proteger a su madre y, ante esa necesidad, no hay mirada de mosqueo que le haga quitar el biombo tras el que aísla su caja registradora. 

Aún así, algunos se resistieron en un principio a ponerse mascarillas alarmados por las historias que les llegaban. Ese es el caso del padre de Zhihan, que no la usaba por "miedo a represalias", aunque al final ha terminado cediendo ante las peticiones de su familia. "Ahora la clientela es más comprensiva y las compran para ellos mismos, pero muchos siguen pensando que exageramos", reconoce. "Nos molesta que la gente no se lo tome en serio".

Si bien es consciente de que las medidas tomadas en China contra el coronavirus son efectivas, aunque la mayoría inaplicables, piensa que "España está actuando al revés de lo que recomiendan en China". "Yo sé que es algo cultural y que el protocolo está muy normalizado en Asia por la contaminación, pero aquí todavía da miedo", dice comprensiva, pero endureciendo el tono ante una despreocupación que ellos no se pueden permitir.

"Basta un solo caso positivo de una persona china para que la prensa y la gente eche la culpa a los chinos. Por eso tenemos mucho cuidado y las embajadas están diciendo que si recibimos a familiares de China debemos hacer la cuarentena de catorce días", compara. "Además de por salud personal, tenemos una responsabilidad con la imagen de todo un país", resume.

Ya sea por motivos empresariales o sanitarios, los comerciantes chinos ven cada vez más cerca un paquete de medidas como el de Italia si no se toma conciencia. Eso dice Yong mientras dispone los utensilios de jardinería de su local cercano a Canal. Al otro lado de la acera, por el parque Santander, la gente sale a hacer deporte, a pasear con amigos o se dirige al bar más cercano a la hora del vermut.

La información es más necesaria que nunca

En la redacción de eldiario.es estamos volcados en cubrir la epidemia del coronavirus y sus consecuencias sociales y económicas. En este momento es especialmente crucial informar de manera completa, didáctica y cuidadosa: sin alarmismos. Para que nadie pueda condicionar nuestra cobertura, los socios y socias de eldiario.es pagan para defender nuestra independencia. Una parte fundamental de nuestra financiación depende de lectores comprometidos como tú. 

Hazte socio, hazte socia

Las claves del coronavirus

10 respuestas de la OMS para pelear contra la desinformación acerca del coronavirus

La crisis del coronavirus: mapas y gráficos de su expansión en España y el mundo

Minuto a minuto: toda la info sobre el brote actualizada

Apúntate a nuestro boletín especial

Como parte de este esfuerzo, lanzamos un boletín diario sobre el coronavirus, para que puedas tener todos días en tu email la información esencial, la actualización de los datos y los recursos útiles para tu vida diaria. Nuestro compromiso es guiarte en medio de la gran cantidad de información de estos días, desmentir bulos y explicar cómo se está adaptando el mundo a este momento.

Haz clic aquí para apuntarte en el boletín especial sobre coronavirus

Muy Bien, has hecho Like

¿Qué tipo de error has visto?
¿La sugerencia que quieres realizar no está entre estas opciones? Puedes realizar otro tipo de consultas en eldiario.es responde.
Error ortográfico o gramatical Dato erróneo

¡Muchas gracias por tu ayuda!
El equipo de redacción de eldiario.es revisará el texto teniendo en cuenta tu reporte.

Comentar

Enviar comentario

Comentar

Comentarios

Ordenar por: Relevancia | Fecha