Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Aznar llama a una “movilización” permanente contra el Gobierno
Los partidos franceses se lanzan a una campaña contra la extrema derecha
Cuando Feijóo dice 'nunca' quiere decir 'de momento'. Opina Esther Palomera

Italia trasladará a sus buques a los 224 rescatados por una ONG alemana e inmovilizará el barco de salvamento

Imagen del rescate de la ONG Lifeline.

EFE/Desalambre

El Gobierno italiano ha ordenado que las 224 personas rescatadas en el mar por una embarcación de la ONG alemana Lifeline sean trasladados a buques de la Guardia Costera y el barco de la organización será llevado a un puerto de Italia para ser investigado.

En un vídeo en la red social Facebook, el ministro de Infraestructuras y Transportes de Italia, Danilo Toninelli, del Movimiento 5 Estrellas (M5S), ha informado de que ha dado la orden a los guardacostas italianos de trasladar a sus barcos a los 224 migrantes que la ONG ha salvado en las últimas horas en el mar Mediterráneo.

Los rescatados serán llevados a un puerto seguro en Italia, donde desembarcarán en las próximas horas, mientras que la embarcación de la ONG, “con bandera holandesa”, será inmovilizada también en un puerto y allí permanecerá hasta que se desarrolle una investigación. Toninelli, que no ha dado más detalles sobre esos puertos, lee en el vídeo un comunicado del Gobierno de Holanda en el que asegura que esta embarcación alemana “porta ilegalmente la bandera holandesa”.

“Si esta noticia se confirma, es una embarcación que no debería poder navegar en las aguas del Mediterráneo”, afirma Toninelli, miembro del gabinete integrado por el M5S y la ultraderechista Liga. Por el momento, la ONG no se ha pronunciado sobre estas acusaciones. Esta tarde ha urgido en la red social a que le faciliten un puerto seguro para las 224 personas rescatadas, dicen, “en aguas internacionales, de conformidad con el derecho internacional”.

“El Lifeline era el dipositivo mejor equipado en escena, debido a una situación que necesitaba respuesta inmediata”, ha dicho la ONG.

El ministro ha señalado que se iniciará una investigación para saber si esta organización está “incurriendo en irregularidades” con sus actividades de rescate y si está “poniendo en peligro la vida de los solicitantes de asilo”. Al respecto, ha indicado que la embarcación tiene 30 metros y capacidad para 50 personas, pero ahora transporta a más de 200 refugiados que ha rescatado cuando navegaban a la deriva con la intención de llegar a Europa.

Según el titular de Infraestructuras, la Guardia Costera italiana avisó a los agentes libios para que se hicieran cargo del rescate, pero Lifeline “desoyó” este procedimiento e intervino “actuando contra cualquier regla del derecho internacional”. Los guardacostas libios acumulan denuncias de vulneraciones de derechos humanos por parte de las organizaciones especializadas. 

Tercer barco de rescate inmovilizado

No es la primera vez que las autoridades italianas inmovilizan un barco de rescate humanitario. La ONG alemana Jugend Rettet, que hasta agosto también se dedicaba al salvamento de migrantes y refugiados en el Mediterráneo central, fue acusada por el fiscal de Trapani, en la isla de Sicilia, de acoger en su barco a personas “entregadas directamente por los traficantes”. Su nave, Iuventa, fue confiscada por las autoridades en el marco de esta investigación.

Ha pasado casi un año y su embarcación permanece atracada en el puerto siciliano.  El Tribunal Supremo italiano confirmó esta incautación a finales de abril. La ONG afirmó estar “devastada por la sentencia” y aseguró que “continuarán la lucha por el derecho de salvar a las personas en peligro en el mar”.

“Estamos seguros de que las acusaciones de la fiscalía carecen de fundamento jurídico y de que nuestras tripulaciones siempre se han atenido a la legislación aplicable y han trabajado con gran profesionalidad”, han señalado en su página de Facebook.

El pasado 17 de marzo las autoridades italianas también retuvieron de manera cautelar la nave Open Arms, de la ONG española Proactiva Open Arms y ordenaron la apertura de una investigación por un posible delito de “promoción de la inmigración ilegal” contra dos de sus tripulantes. Tras un mes, el barco fue liberado por decisión del Tribunal de Ragusa y la causa judicial fue definitivamente archivada el pasado 7 de junio. El Open Arms se encuentra en estos momentos emprendiendo de nuevo el camino de vuelta al Mediterráneo Central, la primera vez después de la incautación, para seguir salvando vidas. 

Etiquetas
stats