La portada de mañana
Acceder
ENTREVISTA | Castells: "La derecha ha perdido un poder que siempre creyó suyo"
España, pendiente de cuándo Europa cortará el grifo del gasto público
OPINIÓN | Razón y servicio: sobre quién nos ha de gobernar, por Elisa Beni

Cuatro incógnitas de las cifras del paro de noviembre

La diferencia entre paro y afiliación indica pérdida de población activa. EFE

Paro y afiliación. Los datos de noviembre son aparentemente contradictorios. Por un lado, el paro baja en 2.475 personas, por otro, la Seguridad Social pierde 66.829 afiliados, es decir, se destruyen puestos de trabajo pero las listas de las oficinas de empleo se reducen. ¿Cómo entender esta diferencia? Hay que tener en cuenta que son variables diferentes que se miden de forma distinta: la afiliación es una media mensual, mientras que para el paro se toma el dato de final de mes, lo que hace que no sean coincidentes.

Las cifras oficiales detectan a 150.000 falsos autónomos

Las cifras oficiales detectan a 150.000 falsos autónomos

En este caso, sin embargo, la diferencia es muy significativa y va más allá. El economista José Ignacio Pérez Infante señala que puede deberse, en parte, a una caída de la población activa. De hecho, el grueso de la pérdida de afiliación en noviembre se produce entre la población extranjera, que pierde 45.000 afiliados. No obstante, este factor no parece suficiente para explicar la brecha de noviembre: significaría una pérdida de casi 67.000 activos (extranjeros y nacionales) en un solo mes, cuando la última Encuesta de Población Activa concluyó que la población activa cayó en 33.000 personas en todo el último trimestre.

Entran en juego otros factores, como la vuelta a los estudios o el reciclaje de algunos trabajadores. "Puede influir también la falta de motivación de la gente que lleva mucho tiempo buscando empleo y que deja de registrarse en las oficinas", dice Pérez Infante.

Construcción. El sector que vivía en una burbuja parece estar finalizando su ajuste. A comienzo de la crisis, la construcción contaba con 2.520.164 afiliados; el mes pasado, con 989.332. Es decir, el sector ha destruido 1.530.832 puestos de trabajo en casi seis años.

En noviembre se ha vuelto a producir una bajada intermensual de la afiliación en la construcción, aunque de apenas 1.000 personas, lo que evidencia que está tocando fondo. Sin embargo, el paro registrado ha disminuido en el sector, tanto en términos mensuales como anuales: hay 11.932 parados menos en la construcción que hace un mes, y 105.119 menos que hace un año. En este caso, la brecha puede deberse a la pérdida de población activa que trabajaba en la construcción y abandona España. Pero también a la forma en la que se clasifica el paro registrado: si hay parados que originalmente procedían de la construcción, pero consiguieron un trabajo en otro sector, aunque fuera de unas pocas semanas, se les clasifica como desempleados procedentes de este nuevo segmento, aunque su carrera laboral haya estado ligada a la construcción.

Autónomos. Toda la caída de la afiliación del mes de noviembre (66.829 personas) procede del Régimen General. Por el contrario, el Régimen de Autónomos arroja datos positivos: el mes pasado sumó 3.816 trabajadores por cuenta propia más, hasta un total de 3.042.596. Durante 2013, los autónomos han encadenado subidas de forma prácticamente ininterrumpida, algo que las asociaciones del sector vinculan a las medidas puestas en marcha este año por el Gobierno, especialmente con la disminución de cuotas y la facilidad para capitalizar todo el desempleo, lo que anima a muchas personas a optar por el autoempleo ante la falta de trabajo asalariado.

"Con este dato podemos asegurar que el año acabará con crecimiento positivo en el trabajo autónomo por primera vez desde 2007”, asegura el secretario general de UPTA, Sebastián Reyna, quien señala que, hasta ahora, los datos de noviembre durante los años de crisis han sido siempre negativos.

Contratos. Los contratos bajan respecto a octubre, pero crecen sobre el año pasado. El nivel de contratación ha sido tan bajo en algunos momentos de la crisis, que no es extraño que este año el volumen pueda crecer sobre el anterior. Sin embargo, noviembre no suele ser un mes propicio para la contratación, y de hecho, hubo un 21,5% menos de contratos que en octubre.

Aunque el volumen de contratación sea mayor que hace un año, los empleos estables no crecen, es más, disminuyen. De los 1.241.479 nuevos contratos de noviembre, solo el 7,5% fueron indefinidos o, lo que es lo mismo, 94.014, un 6,1% menos que en noviembre de 2012. "Si se compara con otros noviembre, es uno de los niveles más bajos de contratación estable", asegura Ignacio Pérez Infante.

Etiquetas
Publicado el
3 de diciembre de 2013 - 19:38 h

Descubre nuestras apps

stats