Glovo aprueba su segundo ERTE en la crisis del coronavirus para unos 200 trabajadores de sus oficinas de Barcelona

El fundador de Glovo, Oscar Pierre.

Glovo está reduciendo su gasto en personal durante laa crisis del coronavirus. La empresa de repartos a domicilio ha aprobado un segundo ERTE para los trabajadores de sus oficinas de Barcelona, tras un primer expediente de regulación temporal de empleo ya finalizado que duró un mes. La medida afecta de nuevo a alrededor de 200 trabajadores, según fuentes de la compañía. Glovo además está ofreciendo algunos "paquetes de salida" para que los empleados abandonen voluntariamente sus puestos, explican entre los trabajadores a eldiario.es. 

Por qué protestan los repartidores de empresas como Glovo: bajadas de 'salario' y desprotección en plena pandemia

Por qué protestan los repartidores de empresas como Glovo: bajadas de 'salario' y desprotección en plena pandemia

La suspensión temporal de contratos o reducciones de jornada (según el caso) de los ERTE aprobados alcanzan a los empleados de las oficinas, los contratados laboralmente por Glovo. La empresa deja de pagar los salarios a los afectados, que pasan a cobrar la prestación de desempleo durante el tiempo que dura el expediente. 

En otro grupo están los repartidores que transportan los pedidos para la plataforma digital, que tienen contratos como autónomos pese a que la Inspección de Trabajo ha concluido en numerosas ocasiones que son falsos autónomos y así lo han estimado la mayoría de tribunales que han analizado la relación entre los mensajeros y la empresa.

Glovo ha modificado las tarifas de pago de los mensajeros (también llamados riders) durante el estado de alarma, bajando hasta la mitad el precio fijo que obtienen por pedido en algunas ciudades, lo que ha ocasionado movilizaciones entre los mensajeros. Aunque la empresa insiste en que el descenso no repercutirá negativamente en las ganancias finales de los repartidores, los colectivos de riders se han manifestado en general en contra, incluso en asociaciones hasta ahora afines a la empresa. 

Expansión en tiempos de pandemia

Mientras, la compañía catalana fundada en 2015 por Oscar Pierre sigue creciendo en estos días de emergencia sanitaria en los que el reparto a domicilio ha sido decretado en España como un servicio esencial. "Actualmente Glovo ya se encuentra en más de 300 ciudades de 22 países del mundo y se prevé ampliarlo y abrir en nuevas ciudades en las próximas semanas", reza una nota de prensa de la compañía de este mismo jueves. 

Glovo ha alcanzado también nuevos acuerdos con importantes empresas en esta crisis, para hacer repartos de Burger King, Dia y BP, por ejemplo. La semana pasada la compañía destacaba en otro comunicado que "las pymes de restauración que han continuado repartiendo por Glovo han aumentado sus pedidos diarios a través de la app un 90% desde el estado de alarma".

También acaba de aliarse con "los supermercados líderes en alimentación ecológica, Veritas, además de otras 30 nuevas tiendas y cadenas", apuntaba la compañía el pasado 28 de abril.

A finales del año pasado Glovo alcanzó un importante hito para la empresa, tras conseguir una nueva ronda de inversión de 150 millones de euros: se convirtió en la segunda start-up española que alcanzaba el estatus de "unicornio", como se conoce a las compañías emergentes que consiguen superar una valoración de 1.000 millones de dólares. Por el momento, la empresa no en rentable, objetivo que Oscar Pierre había fijado para 2021 antes de la pandemia. 

Reduce el personal de manera temporal

En este contexto, la multinacional asegura que "se está viendo en la necesidad de ir adoptando determinadas medidas para asegurar la continuidad de su negocio y operativa de forma sostenible en el corto y medio plazo", como estos expedientes por los que recorta temporalmente su personal en las oficinas centrales de la empresa. 

En la plantilla de las oficinas de Barcelona explican a este medio que Glovo depende mucho de los pedidos a domicilio de McDonald's, que han estado paralizados durante la emergencia sanitaria. Además, muchas tiendas y restaurantes han cerrado, por lo que el negocio en estos días es inferior al previo a la pandemia aunque se hayan cerrado nuevos acuerdos comerciales, apuntan estas fuentes. 

El primer ERTE, de un mes aprobado al comienzo de la crisis del coronavirus, alcanzó a "203 empleados" de las oficinas de Barcelona. El expediente estaba motivado por causas productivas "y solo afectó a estructura", como consecuencia de la pandemia mundial. En la compañía destacan que no fue un ERTE por fuerza mayor, que son los que dan derecho a la exención del pago de cotizaciones sociales a a Seguridad Social y que no están justificados en las actividades esenciales. 

Fuentes de Glovo recuerdan que desde la oficina central de Barcelona se ofrecen servicios globales a las 22 filiales del mundo. "Como consecuencia de la crisis, la plataforma se ha cerrado en determinados países al no considerarse "servicio esencial" o porque la demanda de pedidos ha bajado en más de un 30%", afirman.

Debido a este impacto en el negocio de Glovo "a nivel global", la compañía ha aplicado un segundo ERTE a "menos de 200 empleados" por causas productivas y de estructura, aplicando el artículo 47 del Estatuto de los Trabajadores, indican en la empresa a eldiario.es. Este segundo ERTE se extenderá más tiempo: "dos meses contabilizados a partir del 4 de mayo".

Desde la compañía apuntan que "se han acordado algunas medidas adicionales para cubrir las necesidades de aquellas personas que no tenían derecho a la prestación por desempleo" en este segundo expediente. Solo los ERTE por fuerza mayor y por causas económica, técnicas, organizativas o de producción debido a la COVID-19 dan derecho a los afectados a cobrar la prestación por desempleo aunque no sumen el mínimo cotizado para ello, debido a los apoyos adicionales aprobados por el Gobierno para trabajadores y empresas.  

En la plantilla de Barcelona aseguran a eldiario.es que por el momento no se han producido despidos, pero sí se están ofreciendo en algunos casos "paquetes de salida" para que los empleados en cuestión abandonen voluntariamente la compañía. Lamentan respecto a estas ofertas que ha habido un poco de "falta de transparencia" por parte de la compañía.

Tras la pandemia, otro de los frentes que encontrará la empresa es la regulación contra los falsos autónomos que pretende aprobar el Gobierno "cuanto antes", como recordó la semana pasada la ministra Yolanda Díaz, que tildó de "escándalo" la reducción de tarifa aplicada por Glovo a sus mensajeros

 

Etiquetas
Publicado el
7 de mayo de 2020 - 22:33 h

Descubre nuestras apps