Repsol invertirá 18.300 millones hasta 2025 para acelerar su plan de descarbonización

El consejero delegado de Repsol, Josu Jon Imaz, en una imagen de archivo.

Repsol ha anunciado este jueves inversiones de 18.300 millones de euros en el próximo lustro (2021-2025), en el marco de su nuevo plan estratégico, que pretende acelerar su transformación hacia una compañía con cero emisiones netas en 2050 y tener un papel protagonista en la transición energética.

Las inversiones en iniciativas bajas en carbono de Repsol ascenderán a 5.500 millones entre 2021 y 2025, un 30% del total, e irán acompañadas de una expansión internacional en este ámbito. A lo largo del período, la energética prevé registrar un fuerte crecimiento (90%) del beneficio operativo (EBITDA), hasta superar los 8.200 millones en 2025, frente a 4.300 millones en 2019.

El nuevo plan estratégico, segundo desde que Josu Jon Imaz asumió las riendas ejecutivas de la compañía, se presenta en un escenario marcado por la crisis del coronavirus, que ha golpeado duramente al sector petrolero. Repsol, que prevé una recuperación de los niveles de actividad económica de 2019 "no antes de 2023", pronostica que la demanda global de energía se recuperará a menor ritmo que la economía. Aunque confía en su crecimiento a largo plazo por la mayor población mundial y el aumento del nivel de vida, que "impulsarán el crecimiento a pesar del incremento de la eficiencia".

La multinacional española se marca el objetivo de alcanzar los 7,5 gigavatios (GW) de generación de bajas emisiones en 2025 y duplicar esa cifra en 2030, hasta los 15 GW, para reducir sus emisiones un 12% en 2025 y un 25% en 2030.

Esto supone una mayor ambición sobre el compromiso de reducción de emisiones que adoptó en diciembre de 2019, cuando anunció que será la primera petrolera con emisiones cero en 2050. Entonces, se planteaba reducirlas un 10% en 2025 y un 20% en 2030. Para 2040, el objetivo ahora es reducirlas a la mitad, frente al 40% previsto a finales del año pasado.

La compañía ha diseñado este plan sobre un escenario de 50 dólares el barril de Brent y 2,5 dólares el Mbtu (medida para el gas), precios sobre los que la empresa prevé generar caja para cubrir esas inversiones y remunerar a los accionistas, llegando al final del periodo con un nivel de endeudamiento similar al de 2020.

Repsol ha definido un nuevo modelo organizativo formado por cuatro áreas de negocio: Upstream, Industrial, Cliente y Generación baja en emisiones. El grupo plantea la entrada de socios o inversores en el área de Generación limpia, incluyendo su salida a Bolsa, como ya anunció recientemente su presidente ejecutivo, lo que considera que supondrá "un importante impulso para la consecución de objetivos y garantizará un mayor retorno de nuestras operaciones".

En el nuevo modelo de negocio, la nueva unidad de Cliente "se encargará de satisfacer cualquier necesidad energética y de movilidad de sus clientes, que actualmente superan los 24 millones". Aglutinará las actuales áreas de Movilidad, GLP, Movilidad eléctrica, Comercialización de electricidad y gas, Soluciones energéticas y Lubricantes. El objetivo es liderar el suministro multienergético a los consumidores de la Península Ibérica, "aumentando el peso de energías de bajas emisiones y desarrollando productos y herramientas digitales que permitan una mayor personalización de las ofertas y una mejora de experiencias".

Respecto a los dividendos, la compañía combinará el pago en efectivo con la recompra de acciones, con el objetivo de ser "una de las remuneraciones más atractivas del sector y del Ibex". En 2021 el dividendo será de 0,60 euros por título ('scrip dividend' más dividendo en efectivo), frente al euro por acción bajo la fórmula de 'scrip dividend' de 2020. Esa cantidad se incrementará progresivamente hasta alcanzar los 0,75 euros por acción.

Etiquetas
Publicado el
26 de noviembre de 2020 - 08:56 h

Descubre nuestras apps

stats