2022 ya es el año con más fallecidos con COVID-19 en Euskadi de toda la pandemia

Una furgoneta de una funeraria. en Vitoria

Estadísticamente, 2022 ya se ha convertido en el año con más fallecidos con COVID-19 en Euskadi. Hasta el jueves, 1 de diciembre, eran 3.103 las muertes conocidas y los datos de los últimos días -que se confirmarán el próximo lunes- harán que se supere la barrera de 3.106, que fueron los decesos registrados en 2020 desde marzo hasta diciembre. 2021 se quedó con 1.979 defunciones. Así las cosas, la cifra total confirmada es de 8.188 casos, según el banco de datos del Servicio Vasco de Salud (Osakidetza).

Huelgas, manifestaciones y ahora la revuelta del estamento médico ponen en jaque a la Sanidad pública vasca

Huelgas, manifestaciones y ahora la revuelta del estamento médico ponen en jaque a la Sanidad pública vasca

Oficialmente es el 1,09% de los positivos, pero es proporción inflada ya que este año se decidió no registrar todos los casos. En todo caso, la letalidad sí es muy elevada entre los mayores de 90 años, del 17,7%, entre los octogenarios, del 8,22%, y entre los septuagenarios, del 2,6%. En el resto de grupos etarios se sitúa por debajo de la media. Hay únicamente cuatro casos de menores de 20 años, por ejemplo, 38 en jóvenes de 20 a 40 años y 335 en personas de 40 a 60 años. El 70% de los fallecidos eran mayores de 70 años. Euskadi no ofrece datos desagregados por provincias o municipios. Sí por sexos: 4.194 son varones y 3.994 mujeres.

El dato elevado de fallecimientos de 2022 lo explica la llegada de la variante ómicron. A pesar de su supuesta mayor levedad, llevó los hospitales en la Navidad del pasado año a su mayor ocupación tras el confinamiento y ello se tradujo en que enero y febrero, con más de 500 muertos mensuales, hayan sido los peores meses desde la primera ola también. El primero de 2022 ha sido el trimestre natural más luctuoso y la segunda peor secuencia de tres meses después de marzo, abril y mayo de 2020. Y este mismo verano, en julio, volvieron a registrarse más de 400 decesos, un nivel similar al de enero de 2021, por ejemplo. El último dato conocido es de noviembre. Han muerto 111 personas con COVID-19 frente a 69 del mismo mes del año pasado. En octubre también ocurrió: 87 frente a 71.

Estos datos llegan después de que se hayan notificado otros 27 decesos, aunque Osakidetza matiza que en doce casos el Sars-Cov-2 no fue la causa principal del 'exitus letalis'. No es posible conocer de manera certera cuántos de esos 8.188 fallecimientos eran “por” COVID-19 y no “con” COVID-19, ya que es un dato que no se facilita. Tampoco es posible saber si esa proporción ha ido variando a lo largo de la pandemia. Asimismo, es factible que haya una persona fallecida por las consecuencias del coronavirus que no salga en el dato, ya que únicamente se registran decesos en los dos meses posteriores al positivo. Ha habido dos días sin muertes pero pero una media de cinco en el resto de días entre el 25 de noviembre y el 1 de diciembre, los últimos con datos nuevos. Es un registro inferior a la media de la pandemia, de 8,3 diarios. El 9 de abril de 2020 se convirtió en el día con más muertes, 51 de una tacada.

En cuanto a la evolución actual de la pandemia, la presión hospitalaria se mantiene estable con una cifra aproximada de 200 ingresados con dientes de sierra a lo largo de las últimas semanas. La UCI, en todo caso, sigue con la menor ocupación desde el final de la primera ola y son ya meses en esta situación. Los parámetros de incidencia también presentan valores de estabilización. Han subido los casos un 1% en la última semana. Entre los mayores de 80 años, eso sí, la tasa a 14 días está próxima a niveles de alerta roja, 400 puntos.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats