La portada de mañana
Acceder
La subida del SMI reduce al mínimo histórico los hogares con menos de mil euros
La inmigración, asignatura pendiente del Gobierno
La paradoja de un verano sin pandemia pero con COVID

“Estoy aburrido de que nos digan que el cine es un mundo de subvencionados”

El cineasta Enrique Urbizu ha participado en los cursos de verano de la UPV en San Sebastián.

Enrique Urbizu (Bilbao, 1962) pertenece a una generación de cineastas vascos muy heterogénea en el estilo. Los “caprichos del calendario”, como ha definido durante su intervención en el congreso 'Cine vasco: tres generaciones de cineastas', le sitúa junto a Juanma Bajo Ulloa, Julio Médem o Daniel Calparsoro. Pero Urbizu cree que esa calificación es algo artificial, “es muy difícil colocarnos como generación, tenemos todos intereses y mundos bastante diferentes”.

El realizador bilbaíno ha participado en las jornadas organizadas por la Filmoteca Vasca y enmarcadas en los cursos de verano de la UPV/EHU. Durante su intervención Urbizu se ha mostrado muy crítico con la política cultural española. “Estoy aburrido de que nos digan que el cine es un mundo de subvencionados”, ha dicho, “llevo toda la vida oyendo eso y ya no me pongo de mal café, me aburro”. En este sentido el cineasta ha interpelado a quienes sostienen esta afirmación: “que miren los 32 millones de euros que este Gobierno dedica a todo el mundo audiovisual y lo compare con los 700 millones que destina Francia”.

El director de 'La caja 507' o 'No habrá paz para los malvados' considera que ningún gobierno “ni del PSOE, ni del PP” ha tenido interés en “fortalecer” la industria cultural, que según defiende “tiene que recibir subvenciones como cualquier otra industria”. Además Urbizu ha lanzado una reflexión al auditorio: “¿qué se puede esperar de un país que desprestigia intencionadamente a los actores culturales y que vive de espaldas al hecho cultural en unos tiempos en los que lo único que vale es el beneficio económico?”. Por eso cree que esto “no se puede reducir a una cuestión financiera, es una cuestión política, y debe cambiar”, ha dicho.

“Me siento más cineasta que patriota”

Por otro lado, Urbizu también ha abordado la concepción de cine vasco, una denominación que no comparte del todo. “¿Qué es el cine vasco?”, se ha preguntado, “no sé si me interesa mucho la denominación nacional. Yo creo que el cine es una autopista internacional”, ha aclarado. Y en este sentido ha añadido “yo me siento más cineasta que patriota. Mi patria es el lenguaje”, ha puntualizado. Urbizu huye de este tipo de calificaciones y pone como ejemplo sus propias películas, como 'No habrá paz para los malvados'. “¿Es una película vasca?, es una película hecha por vascos, pero no sé si es vasca o qué demonios es”, ha sentenciado.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats