La portada de mañana
Acceder
España sortea el abismo pero sigue contando cientos de muertos
Incógnitas en Unidas Podemos sobre los equilibrios en el Gobierno
OPINIÓN | Tangana fiscal, por Antón Losada

El equipo de Casado maniobra contra la presidenta del PP vasco, Amaya Fernández, para tomar el control del partido

Amaya Fernández y el portavoz en San Sebastián, Borja Corominas, en Ermua

La dirección nacional del Partido Popular de Pablo Casado torpedeó la candidatura a lehendakari de Alfonso Alonso en febrero al plantearle unos términos inasumibles en cuanto a equipo y a reparto de puestos con Ciudadanos dentro de la nueva coalición PP+Cs. Impuso como alternativa a Carlos Iturgaiz, rescatado dos décadas después para el Parlamento Vasco.

Una fuente cercana al candidato lamenta ahora que Iturgaiz no tiene "galones" orgánicos en el PP vasco, ya que la 'número dos' de Alonso, Amaya Fernández, fue la que asumió de manera interina la presidencia del partido. Las voces del entorno de Iturgaiz para apartar a Fernández y darle todo el control van en aumento y ya se habla de un congreso en otoño y no, como tocaría, en el verano de 2021.

"Génova apuesta por Carlos y, si Carlos se presenta con el apoyo de Génova, no va a haber dos listas", garantizan desde su entorno. Otra fuente consultada remarca que "evidentemente habrá que hacer un congreso" porque está clara la posición "interina" de Fernández y porque no hay "ninguna opción" de que continúe. Ni siquiera la inminencia de la campaña electoral ha frenado estos movimientos en busca de proyectar una imagen de unidad.

En este contexto enmarcan en el PP vasco la visita realizada los pasados jueves y viernes –todavía en estado de alarma– por el vicesecretario de Política Territorial de Pablo Casado, Antonio González Terol, de la que apenas hay constancia en las redes sociales. Terol llegó primero a Bizkaia, donde tuvo un encuentro con la presidenta provincial, la 'casadista' Raquel González, y con el portavoz en Getxo, Eduardo Andrade. Después participó en una junta directiva vizcaína, con algunos asistentes presenciales y otros que entraron por vía telemática.

De allí viajó a Gipuzkoa. Mantuvo reuniones con el grupo municipal, un bastión de los 'semperistas' –afines al exlíder del PP guipuzcoano, Borja Sémper, que dejó la política en enero– encabezados por Borja Corominas, con la candidata de PP+Cs, Muriel Larrea, y con el presidente también interino, José Luis Arrúe. También estuvo en contacto con Iñigo Arcauz, el que fuera candidato de Casado al Congreso en la doble convocatoria electoral de 2019. El viernes completó el periplo en Vitoria, donde se entrevistó con el responsable alavés, Iñaki Oyarzábal, quien siempre ha sido uno de los más estrechos colaboradores de Alonso. 

Fuentes del entorno de Iturgaiz apuntan a que Terol está realizando una ronda por toda España –aunque en otros lugares sí se ha dado publicidad a los encuentros– e insisten en que la situación interna solamente se analizará después de los comicios del 12 de julio y con los resultados obtenidos por el candidato en la mano. "Estamos en clave electoral", dice un cargo público del PP vasco del ala más 'casadista'. Por el contrario, en el entorno de Fernández –que ostensiblemente ha sido apartada de los actos de campaña, de las listas e incluso de los círculos de decisión– aluden a constantes tensiones internas y desplantes. La salida de Alonso –resumen– no ha frenado las conspiraciones palaciegas. 

Este mes de julio se celebran tres congresos locales en la Comunidad Valenciana y algunas voces querrían acelerar al máximo el calendario vasco. Pero logísticamente es imposible. Otras fuentes explican que "no es ninguna anomalía" prorrogar la situación de interinidad varios meses, como ha ocurrido en Asturias o Cantabria. Fernández ha presidido este martes una reunión con la Ejecutiva vasca.

"No pasa nada con Amaya Fernández", despejan fuentes de Génova consultadas por eldiario.es, que aseguran que "no hay ningún movimiento" para mover por el momento a la dirigente vasca, aunque después matizan que no se hará nada, al menos, antes de las elecciones del 12 de julio, informa Iñigo Aduriz. Una vez publicada la noticia, fuentes de Génova añadieron: "Cualquier decisión sobre congresos del partido depende del secretario general [Teodoro García Egea] y de la vicesecretaria de Organización [Ana Beltrán] y en estos momentos no están encima de la mesa los congresos autonómicos". 

Casado, en este sentido, aprovechó su primera aparición en Euskadi en puertas de las autonómicas –una visita a Petronor este lunes con Iturgaiz y sin la presidenta- para organizar una comida en Bilbao en la que participaron una decena de personas y a la que sí se invitó a Fernández.

Pero más allá del debate interno y personal, en el fondo late también una pugna política. Fernández era la responsable de la campaña de Alonso y había planteado un proyecto foralista que pudiese frenar las fugas de votos al PNV más que una competición contra Vox. Ese acento propio para Euskadi fue definido en una convención organizada el pasado septiembre de 2019 que ya fue torpedeada por la portavoz del PP en el Congreso, Cayetana Álvarez de Toledo, que acusó al equipo de Alonso de connivencia con el nacionalismo. Ahora Iturgaiz ha recuperado otro estilo más agresivo. En el PP vasco está emergiendo también otra figura, la de la joven diputada Beatriz Fanjul.

Casado –que pasará media docena de veces por Euskadi tras haber apostado fuerte con el relevo de Alonso y que incluso se hará acompañar de Inés Arrimadas– recordó en Petronor que, en las autonómicas de 1998, Iturgaiz llevó al PP vasco a ser segunda fuerza política en Euskadi. Sacó más votos que Arnaldo Otegi, Nicolás Redondo Terreros o Carlos Garaikoetxea. La encuesta de Celeste-Tel para eldiario.es prevé una caída de votos para PP+Cs y fugas a la abstención, al PNV y a Vox, aunque podría salvar los 9 escaños actuales de los populares en la mejor de las horquillas.

Etiquetas
Publicado el
23 de junio de 2020 - 21:01 h

Descubre nuestras apps

stats