La portada de mañana
Acceder
El año en el que la gente se dio cuenta de que era pobre
CRÓNICA | 'Nadie quiere romper el Gobierno', por Esther Palomera
OPINIÓN | 'Escenas de la lucha de clases en San Bernardo', por Elisa Beni

El Museo Vasco del Ferrocarril reserva un espacio permanente a las víctimas de trabajos forzados en el franquismo

Artolazabal, Urkullu, Bolaños y Arriola, en la muestra fotográfica cuando estuvo en Bermeo

El Museo Vasco del Ferrocarril de Euskotren, con sede en Azpeitia (Gipuzkoa), acoge una nueva exposición permanente en homenaje a las víctimas de trabajos forzados durante la Guerra Civil y el franquismo. La Asociación de Profesionales y Estudiantes de Criminología del País Vasco (APECPV- EHPIKE), junto con el Departamento de Planificación Territorial, Vivienda y Transportes del Gobierno Vasco, organizaron el pasado mes de febrero una exposición temporal en Bermeo, que se ha adecuado para instalarla definitivamente en Azpeitia. En aquel acto participaron un nutrido grupo de familiares de represaliados. A raíz de esta investigación se editó también un libro con todo el material recopilado.

La memoria del Chalet Orue de Bilbao, la improvisada cárcel para la represión de mujeres en el franquismo

La memoria del Chalet Orue de Bilbao, la improvisada cárcel para la represión de mujeres en el franquismo

La apertura de la muestra se ha llevado a cabo esta mañana en el propio museo, con la presencia del viceconsejero de Infraestructuras y Transportes del Gobierno Vasco, Pedro Marco, y con los directores generales de Euskal Trenbide Sarea, Ernesto Martínez de Cabredo, y Euskotren, Javier Seoane, así como el director del museo, Juanjo Olaizola. Marco ha reivindicado “la dignidad arrebatada a unos hombres, que penaron su derrota trabajando como esclavos para el franquismo”. “Un pasaje más de la memoria histórica que no debe caer en el olvido”, ha señalado, informa Europa Press.

La muestra descubre la utilización desde 1937, y durante buena parte de la dictadura, de miles de prisioneros de guerra, y con posterioridad presos comunes, para la reconstrucción de pueblos, infraestructuras, o la construcción de carreteras, pantanos o vías férreas. Entre ellos se encuentran los destacamentos penales, primero de Gernika y más tarde de Bermeo, que tomaron parte en desescombrar y levantar de nuevo la villa foral, así como en la reconstrucción de la estación y parte de su vía férrea y la ampliación de la línea del ferrocarril desde Sukarrieta hasta la villa marinera.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats