Urkullu insta a Sánchez a que el Gobierno de España pida perdón por el bombardeo de Gernika

El lehendakari, Iñigo Urkullu, en una entrega de premios celebrada este martes

En la primavera de 2022 se cumplirán 85 años de una oleada de bombardeos franquistas a localidades vascas durante la Guerra Civil, simbolizados con la destrucción de la villa de Gernika, capital tradicional de los fueros vascos. El lehendakari, Iñigo Urkullu, como ya intentó el PNV en 2017 con el Gobierno de Mariano Rajoy, ha empezado a reclamar con muchos meses de antelación al actual presidente, el socialista Pedro Sánchez, que el Estado pida perdón y haga "un pronunciamiento en contra de las agresiones que la población civil" sufrió con los ataques, en los que participaron de manera activa las aviaciones de la Alemania nazi de Adolf Hitler y de la Italia fascista de Benito Mussolini.

Cuando la CIA consideraba a Navarra la "cuarta provincia vasca" y diseccionaba a ETA y el GAL

Cuando la CIA consideraba a Navarra la "cuarta provincia vasca" y diseccionaba a ETA y el GAL

"El lehendakari considera que esa es una cuestión que sigue estando pendiente y que, en este momento en el que se están elaborando normas sobre la memoria democrática, tanto en el Parlamento Vasco como en el Parlamento español, sería bueno que se retomará esa posibilidad", ha explicado sobre esta iniciativa el consejero-portavoz, Bingen Zupiria, que ha hecho extensiva esta necesidad también a "otros lugares del Estado". Se apela al ejemplo de Alemania. Su presidente, Roman Herzog, remitió en 1997 una carta pidiendo disculpas por la participación de la Luftwaffe en Gernika. El régimen franquista trató de minimizar durante años la masacre que destruyó el 85% de la localidad vizcaína y mató a miles de personas.

¿Por qué ha surgido ahora este debate? Urkullu ha mostrado en los últimos días su enfado con Sánchez por una visita que ha realizado a Euskadi sin avisarle y que sigue al malestar por varias cartas no contestadas desde hace meses. Este domingo, el presidente del Gobierno y líder del PSOE clausuró el congreso de los socialistas vascos que ha designado a Eneko Andueza como secretario general y visitó una empresa de Zamudio, Biolan Health. El lehendakari entiende que era una oportunidad para haber ido también a Gernika. "En este momento, en el contexto de una fecha tan señalada como ayer, 20 de noviembre, cuando se está hablando de la Ley de Memoria Histórica, el lehendakari habría invitado y acompañado gustosamente al presidente Pedro Sánchez a una visita a Gernika", escribió Urkullu el mismo domingo.

"Es una falta de respeto institucional que el presidente del Gobierno español venga a Euskadi, tenga una actividad oficial y el Gobierno vasco no sea oficialmente informado de esa visita", ha insistido la Presidencia vasca este martes. Se añade que "el lehendakari reitera su objetivo y disposición, en la esperanza de que pueda ser el próximo 31 de marzo en Durango o el 26 de abril de 2022 en Gernika". El PNV gobierna en Euskadi en coalición con el PSE-EE, que en privado no comparte las demandas de Urkullu en torno a los bombardeos.

La historia: un ministro del PNV en el Gobierno de España en 1937

Se de la circunstancia de que en abril de 1937 el Gobierno legítimo de España, que controlaba la zona que fue atacada, estaba presidido por Francisco Largo Caballero, histórico dirigente socialista y de la UGT. El Estado, aunque con una aviación mucho menos potente, defendía Gernika y todo el frente de Bizkaia y de Gipuzkoa de la ofensiva de los sublevados. En ese gabinete republicano estaba como ministro sin cartera el navarro Manuel de Irujo, el único ministro en la historia que ha tenido el PNV. En mayo de 1937 pasó a dirigir Justicia. Después del exilio, fue parlamentario foral en Navarra. Tras su dimisión en 1938, fue relevado por Tomás Bilbao, de ANV. Después de la dictadura, este partido formó parte de la coalición Herri Batasuna de la izquierda abertzale.

Además, en aquella época estaba ya formado el Gobierno autonómico de Euzkadi, con el lehendakari José Antonio Aguirre al frente de una coalición multipartita que, por la situación de la guerra, solamente pudo ser efectiva en Bizkaia y en Gipuzkoa, ya que Álava y Navarra estaban controladas por los golpistas. En el otoño de 1936 realizó en Villarreal de Álava (actual Legutio) la primera y única ofensiva del Ejército vascorrepublicano durante la Guerra Civil, la conocida como Batalla de Villarreal. Se organizaron dos columnas. Para atacar a los franquistas, Euzkadi tuvo a un miembro de la Guardia Civil, el alavés Juan Ibarrola, y al teniente coronel del Cuerpo de Carabineros de la República, Juan Cueto, también alavés y casualmente de Legutio, según datos del investigador Josu Aguirregabiria.

El bombardeo de Gernika, ideado por los franquistas, contó con la participación en su ejecución de nazis alemanes y fascistas italianos. Así, los hombres de Hitler, liderados por Wolfran von Richthofen, instalaron un cuartel general en el centro de Vitoria, en el hotel Frontón de la calle de San Prudencio, con la connivencia de las autoridades locales colaboracionistas de la época. Los aparatos bombarderos nazis estaban estacionados en el campo de aviación de Salburúa de Vitoria, desde donde partieron para los ataques. La impunidad que el Ayuntamiento vitoriano profranquista ofreció a los nazis era tal que se celebraron desfiles y celebraciones con esvásticas. En aquel momento, Hitler llevaba ya varios años como jefe legal a todos los efectos del Estado alemán constituido.

Cuando en 2017 el PNV no logró este pronunciamiento del Gobierno de España, su entonces portavoz en el Senado y ahora consejero de Urkullu Jokin Bildarratz fue muy crítico. "Se ha argumentado, para no hacerlo, que Franco no representaba al Ejecutivo democrático y legítimo de la República. Pero también es cierto que fue el máximo dirigente del Estado durante los siguientes cuarenta años, consiguiendo acceder a él a base de ataques como el de Gernika", argumentó.

Etiquetas
Publicado el
23 de noviembre de 2021 - 21:31 h

Descubre nuestras apps

stats