La portada de mañana
Acceder
Unidas Podemos marca perfil propio frente al PSOE tras el acuerdo presupuestario
La "revolución" de los nuevos currículos de la ESO
Opinión - Ábalos empieza por A, por Esther Palomera

Juana Ruiz, la cooperante de origen extremeño, encara un juicio militar israelí tras cuatro meses en prisión

La trabajadora humanitaria española Juana Ruiz Sánchez es trasladada, esposada de pies y manos, en la prisión israelí de Ofer, en Cisjordania.

Pablo Duer / Efe

0

Pablo Duer

La trabajadora humanitaria de origen extremeño Juana Ruiz Sánchez acudió este martes a los tribunales militares israelíes en Cisjordania ocupada para la primera vista del juicio en su contra, mientras continúa en prisión tras su detención hace cuatro meses, acusada de pertenecer a una organización ilegal palestina.

La audiencia, celebrada en la corte de la cárcel de Ofer, abordó cuestiones meramente procedimentales y duró menos de 15 minutos, pero puso en marcha el juicio contra la humanitaria, que había sido aplazado en tres ocasiones.

Sobre las 10.00 hora local (7.00 GMT), Ruiz Sánchez, de 62 años, apareció esposada de pies y manos y custodiada por oficiales israelíes mientras avanzaba, con pasos cortos y la mirada perdida, rumbo a la sala número uno de los tribunales militares de la prisión de Ofer, en Cisjordania ocupada.

Allí la esperaban la jueza, varios soldados, sus abogados, su marido y representantes del Consulado General de España en Jerusalén.

Sentada en el banquillo de los acusados, mirando casi exclusivamente al abogado, con mascarilla celeste y evidentes signos de confusión, Ruiz Sánchez fue siguiendo las discusiones a través de la traducción al árabe de un soldado israelí, que resumía a grandes rasgos los argumentos de ambas partes.

En la corta audiencia, el letrado indicó la necesidad de contar con un traductor al español, dado que el procedimiento se llevó a cabo en hebreo, idioma que Ruiz Sánchez no maneja. Además, solicitó que se incluyeran más detalles en las acusaciones contra su clienta, argumentando que las alegaciones eran demasiado generales.

La jueza, por su parte, pidió al abogado que presentara los argumentos de su defensa por escrito, algo para lo que contará con un plazo de siete días; y fijó el 1 de septiembre como fecha para la siguiente vista.

Terminada la audiencia, el marido de la acusada, Elías Rishmawi, se acercó a algunos metros de su esposa, que se bajó la mascarilla para decirle que estaba bien pero cansada, debido a la odisea a la que fue sometida ayer como parte de los traslados previos a la vista de hoy.

"Mucha suerte, estamos todos contigo", alcanzó a decirle Elías, emocionado, que luego indicó que la vio agotada, al punto que "no podía estar de pie", y denunció que durante la jornada de ayer, en la que pasó por múltiples cárceles, recibió una sola comida y le permitieron usar el baño una sola vez.

Ruiz Sánchez, radicada en los territorios palestinos desde 1984, fue arrestada el pasado 13 de abril en su casa de la localidad cisjordana de Beit Sahur y actualmente se encuentra detenida en la prisión de Damon, en la ciudad de Haifa.

Tras retenerla durante casi un mes sin acusaciones formales, la Fiscalía presentó a comienzos de mayo cinco cargos en su contra, incluyendo los de "pertenencia a organización ilegal", "recibir e introducir dinero en los territorios palestinos" y de "recibir dinero con falso propósito", todos vinculados con su trabajo en la recaudación de fondos para los Comités de Trabajos para la Salud.

Esta ONG palestina fue acusada en mayo por Israel de formar parte de una red de organizaciones que desviaban dinero europeo a la actividad del Frente Popular para la Liberación de Palestina (FPLP), considerado grupo terrorista por Israel, Estados Unidos y la Unión Europea. 

Como parte de su defensa, el abogado de Ruiz Sánchez, Avigdor Feldman, argumenta que la ONG solo fue declarada ilegal por Israel en 2021, por lo que durante las casi tres décadas en las que su clienta trabajó allí, esta era legal.

Por otra parte, sostiene que algunos de los hechos por los que se la acusan tuvieron lugar en España, donde la corte israelí no tiene jurisdicción y por ende no serían relevantes en el juicio.

"Además negamos cualquier conexión entre nuestra cliente y el Frente Popular", explicó luego de la audiencia, y enfatizó que pedirán su liberación y traslado a arresto domiciliario.

"No vemos ninguna razón por la que tenga que permanecer en prisión y tenemos que encontrar un lugar en el que pueda permanecer y que acuda al juicio desde el exterior y no desde la prisión", explicó.

Según señaló a Efe el propio letrado, el caso contra Ruiz Sánchez "es infundado y es parte del esfuerzo de Israel para criminalizar toda actividad y organización humanitaria externa en los territorios ocupados (palestinos)".

Etiquetas
Publicado el
11 de agosto de 2021 - 11:56 h

Descubre nuestras apps

stats