Más de 10.000 firmas para recuperar el Dépor femenino

Formación del Karbo Deportivo en los años 80

Más de 10.000 firmas para que el Deportivo recupere su equipo femenino. Esa cantidad es ya la reunida por un aficionado deportivista en una campaña llevada a cabo a través de la plataforma Change.org y en la que se solicita al consejo de administración del club que ponga en marcha el conjunto femenino, tal y como había prometido el actual presidente, Tino Fernández, durante la campaña electoral a la presidencia.

En la petición, que será enviada junto a los millares de firmas al consejo del club, se hace alusión a los logros históricos del equipo, a la igualdad de oportunidades para las mujeres, a la falta de oportunidades de muchas jóvenes para jugar en uno de los grandes de Galicia o a las ventajas que supondría tanto para la entidad como para la ciudad y para Galicia contar con una sección femenina en el Deportivo. Pero también se recurre a la figura de Verónica Boquete, "la mejor futbolista española del momento, una gallega muy orgullosa de serlo que es un espejo inmejorable en el que se pueden mirar las jóvenes de nuestra tierra, el ejemplo de que con esfuerzo y humildad todo se consigue".

Ha sido precisamente Vero Boquete una de las primeras firmantes del manifiesto. La futbolista, que actualmente milita en el Fránkfurt, siempre ha apostado por que Celta y Deportivo crearan sus equipos femeninos, algo que "sería un gran paso adelante" para el fútbol femenino en Galicia y que "no les supondría nada a los clubes". "Otros equipos gallegos ya lo están haciendo y no les va mal", decía en una entrevista en Praza.gal.

Cristian Villaverde, impulsor de la campaña, no niega que la jugadora compostelana ha sido una de sus grandes inspiraciones para empezar a recoger firmas. Su figura y también el hecho de que "las opciones reales de las niñas y mujeres gallegas de jugar profesionalmente al fútbol estén muy lejos de nuestra tierra, teniendo que emigrar a Euskadi,Catalunya o Madrid". "Eso desanima a las chicas, ya que tienen que renunciar a muchas cosas, mientras que los niños tienen todas las facilidades al contar con entidades deportivas de primer nivel", explica.

Una vez reunidas las 10.000 firmas marcadas como objetivo, el siguiente paso es enviarlas al consejo de administración del Deportivo, junto con la propuesta que, tal y como recuerda Villaverde, "coincide con una promesa electoral del actual presidente". Sabe que la precaria situación económica del Deportivo, así como las prioridades deportivas del primer equipo, dificultan el reto, pero está convencido de que el patrocinio sería la solución. "Estoy 100% convencido de que muchas empresas coruñesas y gallegas apoyarían la iniciativa, porque les daría mayor reputación entre una sociedad que busca constantemente romper las barrera de la desigualdad". De hecho, incluso no descarta contactar con compañías interesadas y presentar su propuesta junto a las firmas.

Villaverde tiene claras las ventajas que supondría la creación del Dépor femenino, algo que cree que sería "positivo para los clubes que ya existen, tanto en la ciudad como en el resto de Galicia", pero sobre todo para que "aumente el número de niñas gallegas que quieran dedicarse al fútbol y hacer deporte". Reconoce, no obstante, que la aparición del conjunto blanquiazul podría generar "dudas", por ejemplo, en los dos equipos femeninos que tiene A Coruña en categoría estatal: el Orzán y el Victoria. "Aun así, creo que finalmente sería también beneficioso para ellos", dice.

La petición, en el caso del Deportivo, tiene un componente todavía "más simbólico" por el pasado exitoso que el equipo femenino blanquiazul -el Karbo Deportivo- tuvo no hace tanto tiempo. Fundado a finales de los 60, pasó en 1980 a ser la sección femenina del club coruñés y uno de los grandes impulsores del deporte entre las mujeres en la Península. Ganó cinco copas (dos de ellas de carácter oficioso y las tres primeras oficiales entre los años 83 y 85) y fue subcampeón del torneo de las Siete Naciones tras perder ante el Borussia. Además, fue la base de la primera selección gallega femenina, campeona de España en 1985 tras vencer a Euskadi en el Camp Nou.

En aquel equipo jugaban figuras como Lis Franco -hija del mítico jugador deportivista de los 50, Rafael Franco- o Pilar Neira, seleccionadora gallega de fútbol y fútbol playa. La repercusión de aquel conjunto en A Coruña fue honda y se amplificó en las portadas después de ganarle un partido al equipo masculino del Laracha (4-2). En 1988, justo antes de que se creara la liga femenina, la falta de apoyos acabó con el Karbo Deportivo y el club coruñés no volvió a proponer su recuperación, ni siquiera en sus mayores años de gloria.

"Algunas de las personas que no son tan optimistas con la propuesta me dicen que no había necesidad real de la sección femenina, ya que el Karbo no tuvo continuidad en el tiempo y nadie lo ha vuelto a mencionar, pero creo que tenemos que tener presente un hecho indiscutible: las niñas y mujeres que asisten a los partidos de fútbol en Riazor y las que practican el fútbol a diario en la ciudad y en la provincia han aumentado considerablemente desde aquellos años", explica Villaverde, que cree que, "precisamente por eso, el Dépor femenino es necesario para nuestra tierra".

Ahora, dependerá del Deportivo la decisión. Cristian Villaverde espera el apoyo social -que ya ha comprobada en forma de firmas y que no ha llegado sólo de deportivistas sino de cientos de personas que defienden el fútbol femenino en toda Galicia- pero también empresarial para asentar el proyecto. "Es seguro que no es imposible porque el programa electoral del actual presidente del club aclara la voluntad de formar el equipo", insiste. ¿Cuándo? "Supongo que depende de la economía", dice.

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats