Un pescador encuentra la escultura de una virgen gótica en el río Sar a su paso por Santiago

El conselleiro de Cultura y el alcalde de Santiago visitan la zona donde se encontró la talla de piedra.

Una salida para pescar a orillas del río Sar, a su paso por Santiago de Compostela, terminó con un hallazgo inesperado. Entre las rocas bañadas por agua poco profunda, el estradense Fernando Rey Quintela encontró hace unos días la figura de una virgen tallada en granito. Del siglo XIV, estilo gótico y alrededor de 150 kilos, la escultura está ahora en manos de la Consellería de Cultura, que investigará su origen y la expondrá posteriormente en el Museo das Peregrinacións de Santiago.

El primer análisis de la talla estuvo en manos de la Asociación para a defensa do Patrimonio Cultural Galego (Apatrigal), con quien se puso en contacto Rey Quintela tras el descubrimiento. Un primer informe elaborado por Ana Paula Castro Jiménez, miembro de la asociación y experta en patrimonio cultural, detalla algunas características de la escultura. En ella aparece la figura de una virgen entronizada que sostiene a un niño en su lecho, rodeada de dos ángeles que sujetan un objeto o el propio manto de la virgen.

En la mañana del lunes se desplazaron hasta el lugar el conselleiro de Cultura, Román Rodríguez, el alcalde de Santiago, Xosé Sánchez Bugallo, técnicos de la consellería, miembros de Apatrigal y el propio descubridor de la talla. Más tarde se iniciaron los trabajos para su retirada y posterior análisis, que aportará más detalles sobre los elementos de la representación.

Posible origen

Aunque por el momento es difícil señalar de dónde proviene la escultura, existen indicios de que podría pertenecer a un conjunto patrimonial más grande. “Muy cerca del lugar donde apareció la talla hay unos muros de piedra muy altos casi derrumbados. No creo que sea casualidad”, explica Carlos Henrique Fernández Coto, presidente de Apatrigal.

Una de las hipótesis más probables que manejan los investigadores es la de que la escultura estuviera situada en lo alto de una edificación o colgada de un muro, puesto que su base está decorada. “Necesitamos que se confirme con los análisis, pero es posible que llegara a existir un edificio próximo que no estuviera catalogado”, indica Fernández Coto, que se muestra convencido de que este hallazgo es “el inicio de algo grande”.

Etiquetas
Publicado el
15 de junio de 2020 - 19:52 h

Descubre nuestras apps

stats