Has elegido la edición de . Verás las noticias de esta portada en el módulo de ediciones locales de la home de elDiario.es.
La portada de mañana
Acceder
Feijóo evita el enfrentamiento con Abascal tras la ruptura parcial de PP y Vox
Begoña Gómez vuelve a declarar entre dudas sobre su trabajo en la Complutense
OPINIÓN | 'Aquellos, los que les enterraron en vida', por Esther Palomera

Una tasa a los turistas para contratar médicos en verano: “Necesitamos una financiación 'extra' en Balears”

Turistas en Ses Variades, Eivissa.

Nicolás Ribas

3

“Los pacientes que acuden a Urgencias en verano suelen ser más jóvenes que en invierno. Normalmente son turistas o gente que está de paso. En el caso del Hospital de Formentera, atendemos muchísimos accidentes de tráfico, especialmente, de moto. Los accidentes de moto son muy llamativos porque se producen a diario”. Ana Fernández (nombre ficticio) trabaja desde hace un año como médica de urgencias en el Hospital de Formentera. Unos meses después de empezar su trabajo en la Pitiusa del sur empezó a realizar la misma labor en el Hospital Can Misses de Eivissa. Tanto ella como sus compañeros pueden llegar a atender a una treintena de pacientes en una jornada laboral cuando llegan los meses de verano.

La presión sobre los servicios públicos aumenta cuando llega la temporada turística al archipiélago balear, especialmente, durante los meses de junio, julio, agosto y septiembre. Sobre el debate público se plantea si dichos servicios e infraestructuras deben estar dotados teniendo en cuenta la población que reside en Balears, o si, por el contrario, hay que proyectarlos pensando en la población flotante. Es decir, la suma de la población que vive todo el año en el territorio más aquellos que llegan durante la temporada turística, tanto trabajadores como turistas. Si la población censada es de unos 1,2 millones de personas, en temporada alta esta cifra se duplica.

“Nos espera un verano tórrido a nivel asistencial puesto que la falta de médicos va a condicionar las listas de espera y la saturación de los servicios de urgencias”, afirma a elDiario.es Miguel Lázaro, presidente del Sindicato Médico de Balears (SIMEBAL). “Este verano tampoco hay sustitutos de médicos en los centros de salud, así que durante los períodos en que haya más trabajadores de vacaciones habrá menos recursos”, lamenta Lázaro. “El problema se complica más con la llegada de visitantes”, añade el médico psiquiatra.

Una situación que, en el caso de los centros de salud y hospitales de Balears, se hace especialmente visible en los Servicios de Urgencias de Atención Primaria (SUAP). Durante los meses de la temporada turística aumentan, en este sentido, los pacientes que son atendidos a través de este recurso por intoxicaciones etílicas, consumo de drogas, patologías psiquiátricas (se produce un aumento en verano pese a que son comunes durante todo el año) y politraumatismos por accidentes de tráfico, según el testimonio de Fernández.

Durante los meses de la temporada turística aumentan los pacientes que son atendidos a través de este recurso por intoxicaciones etílicas, consumo de drogas, patologías psiquiátricas (se produce un aumento en verano pese a que son comunes durante todo el año) y politraumatismos por accidentes de tráfico

En el caso de Formentera, hay que tener en cuenta que se trata de una infraestructura que está a medio camino entre un SUAP y un hospital comarcal. El hospital es muy pequeño: tiene un centro de salud, un servicio de urgencias con varios ‘boxes’, una pequeña planta de hospitalización, un quirófano y un paritorio. “Todos los pacientes graves e inestables que necesitan una Unidad de Cuidados Intensivos (UCI) son trasladados al Hospital Can Misses o, dependiendo de su patología, a Mallorca”, detalla a elDiario.es Fernández, donde el hospital de referencia es Son Espases. Es decir, como Eivissa y Formentera forman una única área de salud, todos los pacientes graves de la Pitiusa del sur tienen que ser atendidos en Eivissa o Mallorca.

Hay que tener en cuenta que Eivissa tiene unos 162.000 habitantes empadronados en la isla, y Formentera alrededor de otras 12.000 personas más. Esas son, aproximadamente, las tarjetas sanitarias que hay repartidas entre ambas islas, pero hay que tener en cuenta que el año pasado llegaron más de 3,7 millones de visitantes a las Pitiüses. Son alrededor de 17,8 millones de turistas si tenemos en cuenta las llegadas al archipiélago balear en su conjunto, según datos del Instituto Balear de Estadística (Ibestat).

“La presión asistencial ya es intensa en mayo y octubre”

Unos visitantes que además de hacer turismo también consumen, en ocasiones, los recursos sanitarios. “Lo que escucho por parte de gente más veterana es que la temporada alta iba de junio a septiembre, tanto en Can Misses como en Formentera”, asegura Fernández, unos meses en los que se refuerzan los efectivos de los equipos de enfermería y medicina. “Ahora se está viendo, como tendencia, que la temporada turística se está estirando. En mayo y octubre la presión asistencial ya es intensa: el problema es que durante esos meses no llegan refuerzos, con lo cual, es bastante duro”, lamenta la urgencióloga.

“Llevamos unas tres o cuatro semanas con saturación en los servicios de urgencias de los hospitales”, comenta Lázaro, presidente de SIMEBAL, quien lamenta que se trata de un “problema crónico”. “Los planes de contingencia son limitados y su eficacia también”, prosigue el médico psiquiatra y añade que la sobrecarga y el estrés que se genera sobre los médicos, unido a aquellos que hacen guardias de 24 horas, tiene consecuencias para la salud mental de los trabajadores. “Las consecuencias son negativas para la salud del paciente, pero también para la salud física y mental del médico”, advierte Lázaro.

Para paliar la sobrecarga de trabajo que se produce durante los meses de verano, SIMEBAL ha solicitado a la presidenta del Govern, Marga Prohens (PP), así como al conseller de Hacienda, Economía e Innovación, Antoni Costa, que destinen una parte de la ecotasa que pagan los turistas para reforzar las plantillas de médicos. El objetivo es reducir las listas de espera, así como la “saturación” de los servicios de urgencias. “La idea es que haya una ecotasa sanitaria dentro de la ecotasa turística que serviría para contratar médicos durante la temporada que más falta nos hace”, indica Lázaro. “Tenemos que darnos cuenta de los límites que tenemos para atender a tanto turista: si hay consumo de recursos sanitarios, lo lógico es que haya una financiación ‘extra’ para contratar médicos”, insiste el psiquiatra. En este sentido, SIMEBAL recuerda que en 2023 se recaudaron 153 millones de euros.

La idea es que haya una ecotasa sanitaria dentro de la ecotasa turística que serviría para contratar médicos durante la temporada [alta]. Tenemos que darnos cuenta de los límites que tenemos para atender a tanto turista: si hay consumo de recursos sanitarios, lo lógico es que haya una financiación ‘extra’ para contratar médicos

Miguel Lázaro Presidente de SIMEBAL

El mapa general, en cambio, difiere durante los meses de temporada baja (noviembre a febrero) y media (marzo y abril). En este periodo, la mayor parte de los pacientes atendidos son mayores, muchos de ellos pluripatológicos y con enfermedades crónicas. “Se parece más a un hospital de la Península al uso”, afirma Fernández. Según la médica de urgencias, tanto los pacientes del Hospital Can Misses como los del Hospital de Formentera son similares en temporada baja. Además del perfil de paciente de mayor edad, residente de la isla, se añade el perfil de un paciente también mayor, que llega como visitante a través de los programas del IMSERSO. “La presión asistencial cambia mucho en función de la temporada”, asegura la urgencióloga.

La presión se reduce en las Urgencias de Can Misses

Pese a la reivindicación de los médicos para reforzar las plantillas de los hospitales en verano, y pese al aumento continuado de la llegada de turistas a Balears, al menos en Eivissa, hay una reducción de los pacientes (tanto residentes como turistas) que utilizan las Urgencias del Hospital Can Misses. Mientras que en 2022 fueron 61.422 los pacientes que utilizaron este recurso sanitario, en 2023 fueron 59.484, según los datos facilitados por el Área de Salud de Eivissa y Formentera (ASEF) a elDiario.es. Es decir, hubo una reducción del 3,16%. Esta tendencia descendente se mantiene, además, durante los cinco primeros meses de 2024. Mientras que en 2023 fueron atendidos 22.891 pacientes por Urgencias durante los primeros cinco meses, en 2024 se han atendido a 22.810. Sin embargo, fuentes de ASEF afirman que hay que ser prudente con los datos de este año antes de hablar de tendencias porque todavía quedan siete meses para que termine.

En cuanto a las personas que han utilizado el servicio de Urgencias de Can Misses, la media diaria de los cinco primeros meses de 2024 se sitúa en 150 respecto a las 152 que hubo durante el mismo periodo del año pasado. De todos los pacientes que fueron atendidos en las Urgencias durante los cinco primeros meses de 2024, un 11,8% de ellos requirieron hospitalización, respecto al 12% del total que fue ingresado en 2023, según las mismas fuentes. En cuanto a la cifra mensual exacta, la tendencia es que los pacientes van aumentando entre enero y agosto, que es cuando se llega al pico, momento en que las cifras vuelven a descender. Por ejemplo, en enero de 2023 hubo 4.064 pacientes que utilizaron las Urgencias de Can Misses, mientras que en agosto del mismo año la cifra se situó en 6.351 pacientes. Es decir, la atención aumentó en un 55% aproximadamente. elDiario.es ha intentado recabar los datos de las personas atendidas en las Urgencias de otros hospitales, como Son Espases (Mallorca), sin que haya sido posible obtener una respuesta después de haber realizado la consulta al Servicio de Salud de Balears (IB-Salut).

Los datos que sí que están disponibles, en cambio, son los que se refieren a las listas de espera para intervención quirúrgica. A fecha de 30 de mayo de 2024, hay 31.951 pacientes con una demora de más de dos meses para consultas externas, según datos del IB-Salut. Son 4.905 pacientes del Hospital Universitario de Son Espases (Mallorca); 4.803 pacientes del Hospital Son Llàtzer (Mallorca); 2.468 pacientes del Hospital de Manacor (Mallorca); 4.380 pacientes del Hospital Comarcal de Inca (Mallorca); 2.618 pacientes del Hospital General Mateu Orfila (Menorca); 12.586 pacientes del Hospital Can Misses (Eivissa) y 191 del Hospital de Formentera.

Miguel Lázaro, presidente de SIMEBAL, afirma que ha solicitado una reunión con la presidenta autonómica, Marga Prohens, así como con Antoni Costa, conseller de Hacienda, Economía e Innovación. “Es clave porque es quien maneja los recursos económicos”, admite el médico psiquiatra. Después, trasladarán la propuesta para implementar la “ecotasa sanitaria” al resto de los partidos políticos con representación en el Parlament. “Es una propuesta finalista: contratar médicos para la temporada alta. Quizás luego podríamos intentar fidelizarlos para que no se fueran”, asegura.

Fuentes de la Conselleria de Hacienda, Economía e Innovación afirman a elDiario.es que el presupuesto total para la sanidad balear se ha incrementado en torno a los 115 millones de euros en 2024. “Es más o menos el 85% de lo que recauda el Impuesto de Turismo Sostenible (ITS)”, señalan las fuentes consultadas. El presupuesto total supera los 2.300 millones de euros, según el Govern. Es decir, casi 4 de cada 10 euros del presupuesto no financiero se destina a la sanidad. “Lo que precisa Salud no son impuestos finalistas, sino incrementar su presupuesto, que es lo que ha hecho y seguirá haciendo este Govern”, señalan las mismas fuentes.

Etiquetas
stats