Sobre este blog

Interferencia (Wikipedia): "fenómeno en el que dos o más ondas se superponen para formar una onda resultante de mayor o menor amplitud".

Interferencias es un blog de Amador Fernández-Savater y Stéphane M. Grueso (@fanetin), donde también participan Felipe G. Gil, Silvia Nanclares, Guillermo Zapata y Mayo Fuster. Palabras e imágenes para contarnos de otra manera, porque somos lo que nos contamos que somos.

No diga PSOE... diga Podemos

La cara de Elena Valenciano es un poema. Uno malo. La televisión habla de un país que ya no existe. Los tertulianos asignan posiciones a través de toneladas de maquillaje acumulado a través de los años. A través de ese maquillaje la realidad no se entiende. No pueden verla.

Podemos existe desde hace apenas unos meses y se ha extendido con la misma velocidad y la misma alegría caótica con la que se extendió el anterior fenómeno que no fueron capaces de ver: 15 de Mayo de 2011 por si no lo recuerdan. Es lo mismo y no es lo mismo. Es lo mismo y es radicalmente distinto. Copiar, pegar, poder modificar decían los viejos hackers que siguen siendo nuevos.

Los votos de Podemos vienen (mayoritaria aunque no exclusivamente) del PSOE. Y podemos trazar el recorrido de esos votos desde el 2003.

Tienes 20 años. Son tus primeras elecciones. El Partido Popular de Aznar te da asco. Ha metido en tu país en una guerra. Han llenado de chapapote las playas de galicia. Se ha reído de los artistas que han defendido la paz. Han mentido. El gobierno tiene 200 muertos encima de la mesa y dice que ha sido ETA. Izquierda Unida te suena a viejo y el PSOE se renueva: Zapatero entra en escena. Le votas con toda la ilusión de tu corazón. Vas a la sede del partido y le gritas: "No nos falles".

Te falla.

Es 2008 y tienes 25 años. No vas a tener casa en tu puta vida. Tú facebook empieza a hablar de política. Dicen que quieren controlar las descargas. Zapatero sonríe, pero balbucea. Matan migrantes en la frontera. En Francia arden los barrios. ¿Y ese empleo que ibas a tener al acabar la carrera? Decepción. ¿Qué vas a hacer?

2011: Tienes 28 años. #Nolesvotes. Sal a la calle. ¿Dormíamos...? ¡Despertamos! No somos ni de izquierda ni de derechas y aunque tú eres de izquierdas no te gusta la izquierda. Facebook es un arma y te has abierto Twiter. Marhuenda también y te da asco muy serio. Solo hay una cosa segura, eres de abajo. Tienes que irte del país a currar. Tienes que compartir dos trabajos. No puedes pagar autónomos. Te has hipotecado y vas a perder tu casa. Aún vives con tus padres. Quieres tener hijos, pero no sabes cómo los vas a cuidar. No tienes tiempo si tienes dinero, no tienes dinero si tienes tiempo. Eres todo eso y te sientes feliz de estar con toda esa gente en las plazas.

Pero en Noviembre el PP gana las elecciones y las movilizaciones en las que participas no les importan. No escuchan. ¿Hay democracia? No lo sabes, pero joder, no lo parece.

Es 2014 y tienes 30 años para 31. La democracia sois tú y tus amigos hablando de política en un bar y comentando la última barbaridad mientras esperáis que se descargue el último de Juego de Tronos. No vas a votar otra vez el PSOE. El PSOE es el bipartidismo. Es lo mismo con otro color. Decides tu voto charlando. Charlando en redes y en cenas. Te convences y te dejas convencer. ¿Cuándo fue la última vez que votaste con ilusión? Mierda, en 2003, a Zapatero. Sientes cierta vergüenza como cuando ves una entrada antigua en tu blog. Eras joven y ya está. Las cosas han cambiado. Tú hermano te enseña a los tíos del programa del youtube. Los que salen ahora en la tele y se machacan a Marhuenda cada noche. Son tele, pero no suenan cómo la tele. ¿Te fías? No del todo, pero tienes confianza porque intuyes que algo ha cambiado y ese algo eres tú. En su Twitter y en tu Facebbok hablan de cosas que no habías oído antes: quieren ganar. Y tienen gente por toda España que parece querer ganar también. ¿Cuánto hace que no ganas nada? Así que convences a tu madre, que estaba triste y de pronto te escucha ella a ti y no al revés.

La cara de Rubalcaba se evapora de la pantalla. La realidad del país se materializa desmaterializando las ficciones que sostenían la mentira de país en el que decían que vivíamos.

Podemos irrumpe y los aparatos de captura se ponen en marcha: Son los rojos, son los que rodearon mi casa, son populistas. Son aquellos con los que tenemos que pactar. Tienen que ser responsables. Unidad.

Lo que sí son es aquello de lo que no podemos dejar de hablar.

Cuando hablo con mi padre de Podemos o con gente de mas edad me dicen que tienen una sensación muy similar a la que tuvieron cuando irrumpió el PSOE antes de su mayoría absoluta. Podemos no es la fuerza que pacta con IU. Podemos es la fuerza que va a comerse al PSOE.

Ahora paremos un momento. Que no parezca que todo es siempre lo mismo. Cuando uno dice que Podemos es la fuerza que ocupa el lugar del PSOE corre el riesgo de colocar una determinación sobre algo que no sabemos y sobre todo una proyección histórica que hay que poner en suspenso. Decir PSOE es decir Felipe González, ilusión (la ilusión, otra vez) Es decir ambición política. Es decir "OTAN de entrada, no". Es reconversión industrial. Es decir Maastricht. Es decir GAL. Es decir Expo tras expo tras expo hasta la burbuja inmobiliaria final. Es decir Cultura de la Transición.

No es eso.

Estamos en el vórtice, en el lugar dónde se abren múltiples universos. Nada está decidido. Podemos es lo que es por esa decepción epidérmica del zapaterismo y sus múltiples caras de pena, pero no es solo eso. La composición material de Podemos es una parte de la composición material de las luchas de los últimos años y también una de las evoluciones de una herencia que empieza antes, en Noviembre de 1999, y que no es solo (aunque también) latinoamericana.

Podemos es tan personalista en torno a Pablo Iglesias como abierto en la profusión de círculos de todo tipo y composición. Tan mediático como post-mediático. Tan representativo como vehículo de movimiento. Es poder que se hace victoria y se cierra y poder que se hace potencia y democratiza. Es una indeterminación y, por cierto, eso le permite ser muchas cosas a la vez.

Lo que marca la forma en la que se atraviesa la sangría y se camina hacia una de las realidades posibles es todo lo que su afuera y todo lo que su adentro sea capaz de abrir, imaginar y producir en cooperación.

Generacional y políticamente, Podemos es la expresión de un nuevo régimen político que se intuye y otro clavo en el ataúd de un régimen del 78 que muere.

No dejemos que sea el nuevo-viejo PSOE y hagamos que sea, simplemente, otra cosa. A la altura del desafío de los tiempos. Yo voté al Partido X y creo que tenían razón en muchas cosas. Una era que el tiempo de los partidos había acabado. Podemos aún no es un partido, es un monstruo hecho de retazos, multiple y en plena composición.

Y como decía Chesterton: "Dónde hay un monstruo, también hay un milagro".

Sobre este blog

Interferencia (Wikipedia): "fenómeno en el que dos o más ondas se superponen para formar una onda resultante de mayor o menor amplitud".

Interferencias es un blog de Amador Fernández-Savater y Stéphane M. Grueso (@fanetin), donde también participan Felipe G. Gil, Silvia Nanclares, Guillermo Zapata y Mayo Fuster. Palabras e imágenes para contarnos de otra manera, porque somos lo que nos contamos que somos.

    Autores

Etiquetas
Publicado el
27 de mayo de 2014 - 19:52 h

Descubre nuestras apps

stats