La otra gran batalla de las elecciones en EEUU: claves de la carrera por el control del Senado

El presidente del Comité Judicial del Senado, el republicano Lindsey Graham, durante la audiencia de confirmación de Amy Coney Barrett para el Tribunal Supremo

La noche del 3 de noviembre, no todo será Biden o Trump. El poder legislativo, que puede complicar o facilitar mucho el mandato del futuro presidente, también está en juego. Se renovará la totalidad de la Cámara de Representantes y un tercio del Senado. Lo más probable es que el Partido Demócrata mantenga el control de la Cámara de Representantes, pero la carrera decisiva es la del Senado, actualmente controlado por el Partido Republicano por un estrecho margen (53-47).

Cómo funciona el sistema electoral de EEUU: claves para entender (y seguir) el escrutinio del 3 de noviembre

Cómo funciona el sistema electoral de EEUU: claves para entender (y seguir) el escrutinio del 3 de noviembre

¿Qué escaños del Senado están en juego?

La Cámara Alta se compone de 100 senadores y cada estado tiene dos escaños. El mandato de los senadores es de seis años, pero cada dos años se renueva un tercio de este órgano que forma el Congreso junto a la Cámara de Representantes. En esta ocasión se decidirán los 33 escaños habituales y dos adicionales por la muerte del senador John McCain (Arizona) y por la dimisión de Johnny Isakson (Georgia). 

En la mayoría de los casos solo se juega un senador de cada estado. Los territorios donde no habrá nada en juego son: Washington, California, Utah, Nevada, Dakota del Norte, Missouri, Florida, Wisconsin, Indiana, Ohio, Pensilvania, Nueva York, Maryland, Connecticut, Vermont y Hawaii.

¿Quién tiene las de perder?

En estas elecciones, los republicanos ocupan más escaños que están en juego que los demócratas. De los 35 senadores que se decidirán en los comicios, 23 son actualmente republicanos y solo 12 son demócratas. 

De los 12 demócratas, 10 se consideran seguros para el partido de Joe Biden, según The Cook Political Report. Uno de ellos, Michigan, está disputado, pero con una ligera ventaja demócrata y en el otro, Alabama, el candidato republicano parte como favorito por un estrecho margen. Por otro lado, de los 23 escaños republicanos en juego, solo 10 se consideran seguros. Siete están empatados y en otros dos el Partido Demócrata parte como favorito. Los otros cuatro no se consideran seguros, pero los conservadores mantienen ventaja en las encuestas.

La web especializada en encuestas FiveThirtyEight ha hecho un modelo con 40.000 simulaciones de posibles resultados electorales y en el 70% el Partido Demócrata se hace con la mayoría del Senado.





¿Qué pasa en caso de empate?

Un resultado final en el que cada partido tenga 50 escaños es posible y entonces el voto definitivo lo tiene el vicepresidente del país, que hace las funciones de presidente del Senado. Por esta razón también es importante el resultado de las presidenciales para la batalla por el control de la Cámara Alta. Si Joe Biden gana la Casa Blanca, el Partido Demócrata solo necesitaría ganar tres escaños para dominar la Cámara Alta. En caso de que gane Trump, los demócratas necesitarían cuatro.

¿Qué poderes tiene el Senado?

El Senado en Estados Unidos tiene más poderes que el Senado en España. En primer lugar, es esencial para aprobar nuevas leyes, ya que estas deben recibir una mayoría en ambas cámaras del Congreso. En segundo lugar, el Senado tiene que confirmar (o rechazar) los altos cargos nominados por el presidente para formar el Ejecutivo, así como los jueces del Tribunal Supremo y tribunales federales. También aprueba los tratados internacionales negociados por el presidente y actúa en calidad de jurado en caso de juicio político contra el presidente o algún miembro del Supremo.

¿Quién ha recaudado más dinero?

El Partido Demócrata está batiendo récords de recaudación respecto a campañas anteriores en varios estados clave. El más llamativo es el caso de Carolina del Sur, donde Lindsey Graham, un peso pesado del Partido Republicano, presidente de la comisión de Justicia del Senado y ahora ardiente defensor de Trump, se enfrenta a una disputada batalla contra el demócrata Jaime Harrison. En el tercer trimestre del año (del 1 de julio al 30 de septiembre), Harrison recaudó 57 millones de dólares (más de 48 millones de euros). "Me están matando financieramente. Ese dinero es porque me odian a muerte", ha declarado Graham.

En otra carrera muy igualada, la demócrata Theresa Greenfield, de Iowa, ha recaudado en el mismo trimestre 29 millones de dólares (24 millones de euros) para desbancar a la republicana Joni Ernst. Esa cantidad es más de la suma de lo que se gastaron Ernst y el candidato demócrata hace seis años en toda la campaña. En Carolina del Norte, otro de los estados más empatados, el demócrata Cal Cunningham también ha recaudado más en tres meses de lo que consiguió su compañero durante todo el proceso electoral de los últimos comicios. Lo mismo ocurre en Colorado, donde las encuestas dan como perdedor al actual senador republicano Cory Gardner.

Trump, ¿ventaja o desventaja para los candidatos republicanos?

La gestión del coronavirus, la ventaja de Biden en las encuestas y la estrategia de polarización utilizada por Trump puede tener un impacto negativo en los candidatos republicanos al Senado. Algunos de ellos han intentado distanciarse del presidente, pero tratando de no desmovilizar a sus votantes conservadores que sí apoyan a Trump.

"Hay mucha gente en el centro que está buscando calma. Es el tono y las palabras que está utilizando lo que creo que nos puede perjudicar en nuestras circunscripciones", afirmó en junio un senador republicano a The Hill.

La senadora conservadora Susan Collins, de Maine y que se juega la reelección en una de las carreras más competitivas, criticó duramente la represión de las protestas contra el racismo en Washington en junio. "Fue doloroso ver manifestantes pacíficos atacados con gases lacrimógenos para que el presidente cruzara la calle a una iglesia a la que creo que sólo ha asistido una vez".

Los dos senadores republicanos en una posición más vulnerable, Cory Gardner (Colorado) y Martha McSally (Arizona), han esquivado la pregunta de si se sienten orgullosos de apoyar al presidente Trump. Preguntada en varias ocasiones, McSally solo respondía: "Me siento orgullosa de luchar por Arizona cada día". Además, según una información de The Huffington Post, Gardner ha lanzado un anuncio en Facebook a favor de Trump que casualmente se ve en todo el país menos en Colorado.

John Cornyn, senador por Texas con una ligera ventaja sobre su rival demócrata, también ha marcado distancias con la gestión de la pandemia del presidente: "Creo que bajó la guardia [...] Creo que es una lección para todos nosotros de que tenemos que ser disciplinados". El presidente del Senado, el republicano Mitch McConnell, cuya reelección se considera casi segura, afirmó en un acto de campaña: "No voy a la Casa Blanca desde el 6 de agosto porque mi impresión es que su estrategia para abordar esto [la pandemia] era diferente a la mía y a lo que yo insisto en hacer en el Senado, que es llevar mascarilla y respetar el distanciamiento social".

¿Qué pasará en la Cámara de Representantes?

En la Cámara de Representantes se renuevan todos su 435 miembros cada dos años. Según los pronósticos de FiveThirtyEight, el Partido Demócrata tiene un 95% de posibilidades de mantener el control actual de la Cámara Baja y tienen un 80% de posibilidades de obtener entre 223 y 254 escaños. Actualmente la Cámara de Representantes se compone de 232 demócratas y 197 republicanos.

Etiquetas
Publicado el
18 de octubre de 2020 - 20:59 h

Descubre nuestras apps

stats