The Guardian en español

Macron renuncia a la idea de conceder a su mujer un estatus oficial de 'primera dama'

Ni la Constitución francesa ni el protocolo aceptado dan a la pareja del presidente un estatus

Kim Willsher

La esposa del presidente francés, Brigitte Macron, no recibirá el título oficial de primera dama tras la polémica originada por los planes del Elíseo de darle un estatus oficial. En los próximos días, se publicará un documento que clarificará la posición de Brigitte Macron, pero los asesores presidenciales insisten en que su papel será estrictamente público, no político.

Cuatro ministros dejan el gobierno de Macron en su primer mes por investigaciones sobre corrupción

Cuatro ministros dejan el gobierno de Macron en su primer mes por investigaciones sobre corrupción

Emmanuel Macron se había enfrentado a una revuelta contra sus planes de dar a su esposa un papel oficial. Más de 275.000 personas firmaron una petición contra el nombramiento que podría haber otorgado a Brigitte Macron un despacho, personal y un sueldo procedente de las arcas públicas.

Esta revuelta llega justo cuando la popularidad de Macron está cayendo en picado. Las encuestas del mes pasado muestran que ha perdido siete puntos porcentuales desde su triunfo en las urnas: solo el 36% de los franceses asegura estar contento con su nuevo líder. Durante el mismo periodo de mandato, los predecesores de Macron –François Hollande y Nicolas Sarkozy– obtuvieron un 56% y un 66%, respectivamente.

Durante su campaña presidencial, Macron prometió "clarificar" el papel de la parejas de los presidentes franceses dándoles un estatus oficial. Describía la situación actual como la "típica hipocresía francesa". "Me gustaría que hubiera un marco definido y voy a pedir que se trate el tema", dijo en ese momento. "La persona que vive junto a ti debería poder tener un papel y que se le reconociese por ello".

Ni la Constitución francesa ni el protocolo habitual dan a la pareja del presidente un estatus, dejando que ellos mismos adopten el papel que consideren oportuno. Se les permite tener un despacho, personal y servicios de seguridad que corren a cargo del presupuesto del Elíseo, con una cantidad que gira en torno a los 450.000 euros anuales, según una estimación de auditores oficiales.

La creación de un título oficial pretendía originar un presupuesto separado para la pareja del presidente. El plan causó un gran revuelo en Francia porque llega justo cuando Macron se prepara para forzar su ley sobre "moralidad", con la que se pretende prohibir a los parlamentarios contratar a sus parejas o familiares.

"No existe ninguna razón para que se le deba dar a la mujer del presidente un presupuesto procedente de las arcas públicas", asegura el artista y autor Thierry Paul Valette, que está detrás de la petición. "En estos momentos, Brigitte Macron ya cuenta con dos o tres asistentes y también con dos secretarios y dos personas que se encargan de su seguridad, y esto es suficiente".

Valette añade que cualquier decisión debería tomarse en un referéndum y no a través de un decreto presidencial. "Son los franceses y nadie más quienes deciden quién les representa. Más del 65% de la población está en contra de la creación de un estatus especial para Brigitte Macron", sostiene. Añade también que la petición no es un ataque personal hacia ella o sus capacidades y "critica ferozmente todos los ataques sexistas" que se han producido contra la esposa del presidente.

"Dicho esto, en un momento en el que la vida pública francesa está siendo moralizada, en el momento en el que se está votando un decreto que prohíbe a los parlamentarios dar trabajo a familiares, no podemos estar a favor de aprobar una iniciativa que otorga a la mujer del presidente un estatus específico", explica.

El viernes, Daniel Fasquelle, del partido conservador Los Republicanos, dijo que Macron está pagando su falta de experiencia: "No está a la altura de este puesto, ni su comportamiento ni su manera de abordar los problemas. Estamos asistiendo a una serie de promesas que no se cumplen, tropiezos y cambios de opinión".

Ni Joachim Sauer, marido de Angela Merkel, ni Philip May, marido de Theresa May, tienen ningún tipo de papel oficial. En EEUU, bajo una legislación de 1978, Melania Trump cuenta con un equipo de 12 personas y tiene un estatus oficial de primera dama.

Traducido por Cristina Armunia Berges

Etiquetas
Publicado el
7 de agosto de 2017 - 20:21 h

Descubre nuestras apps

stats