Madrid rebaja los controles sanitarios ante el descenso de los contagios: sin aislamientos y limitación de pruebas diagnósticas

En el centro, el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero.

La Comunidad de Madrid pasa a un nuevo estadio en la pandemia de la Covid-19 ante el descenso de los contagios. La incidencia acumulada a 14 días se sitúa en los 238 casos por 100.000 habitantes, y la Consejería de Sanidad comienza una nueva estrategia de desescalada de las medidas que quedaban vigentes, todas ellas sanitarias, ya que prácticamente ya no quedaban restricciones. “Se debe evolucionar igual que evoluciona la pandemia”, ha asegurado el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero. “Es el momento de comenzar de manera paulatina esta transformación”.

Por ello, se eliminará la realización de pruebas diagnósticas de infección activa con carácter general. Serán los profesionales quienes decidirán las pruebas bajo su criterio, atendiendo a la sintomatología y al perfil del paciente, pero no serán preceptivas ante toda las sospechas de casos. Sí lo serán para todas las personas que sean vulnerables o que convivan en entornos vulnerables. También se elimina el procedimiento de comunicación en el teléfono 900 102 112.

Escudero también ha detallado que otra de las medidas que quieren implantar es la limitación de los aislamientos para asintomáticos y la casi eliminación de la mascarilla en interiores: su uso, propone, sería que quedara limitada a las residencias, los centros de salud, los hospitales y el transporte público.

Ambas peticiones son competencia estatal por lo que se formularán el jueves en la próxima reunión del Consejo Interterritorial de Salud, en el que están representadas las comunidades autónomas y el Ministerio de Sanidad. Los aislamientos para asintomáticos desaparecerían excepto en el caso de población vulnerable, y en el caso de las residencias de mayores, serán de cinco días y se levantará transcurridas 24 horas después de dar negativo o presentar carga viral baja.

La Comunidad de Madrid va a proponer, por tanto, la eliminación de los aislamientos para los casos asintomáticos y leves de COVID-19, manteniendo medidas de prevención como el uso de mascarilla, reducir las interacciones sociales, evitar el contacto con personas vulnerables y la higiene de manos.

Como novedad, ya se podrá acudir a los hospitales con acompañamiento y se podrán recibir visitas, pero se mantiene la obligatoriedad de llevar mascarillas en los accesos a las residencias de ancianos y en los centros sanitarios.

Bebidas y comidas en eventos de pie

En una próxima orden se permitirá consumir bebidas y comidas en espectáculos, conciertos y eventos en pie y zonas destinadas a pistas de baile. Si el Gobierno central no establece una norma unitaria en este sentido, ha señalado que lo regulará. El uso de la mascarilla sigue siendo obligatorio siempre y cuando no se esté consumiendo. 

También se apuesta por eliminar la distancia de seguridad de 1,5 metros en todos los entornos, incluidos los centros de trabajo.

Se mantiene, eso sí, la obligatoriedad de llevar mascarillas en los accesos a las residencias de ancianos y en los hospitales, aunque ya se podrá acudir a ellos con acompañamiento y se podrán recibir visitas. 

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats