La portada de mañana
Acceder
Denigrar a España para desgastar a Sánchez, por Esther Palomera
La sexta ola ha enredado los datos de la pandemia
OPINIÓN | La caspa del decano, por Elisa Beni

Vídeo

Muere un hombre en Madrid por los disparos de la Policía después de atacar a un agente con un cuchillo

Lugar donde la Policía ha abatido a un hombre que amenazaba con un cuchillo a viandantes junto al centro de salud de Villaverde

Un hombre de 44 años ha fallecido esta mañana a consecuencia de los disparos de varios agentes de la Policía Nacional que habían acudido al lugar alertados porque el individuo blandía un cuchillo de grandes dimensiones, muy alterado, en el barrio de San Cristóbal de los Ángeles, en el sur de Madrid. Las primeras informaciones, procedentes de un portavoz de la Jefatura Superior de Policía de Madrid, apuntaban a que el fallecido había acorralado a uno de los policías y que éste había disparado después de que le hiriera en la mano con el cuchillo.

Dos testigos de los hechos han confirmado a esta redacción que el hombre se abalanzó sobre un policía pero han negado que llegara a herirle. En dos vídeos a los que ha tenido acceso elDiario.es se aprecia al agente atacado actuar con relativa normalidad tras abatir al hombre y ponerse unos guantes, sin que el agente sea asistido por sus compañeros o se duela de alguna herida. Un portavoz del Samur asegura que el policía fue atendido de "rasguños" o "heridas leves". Los citados vídeos no recogen ni el ataque con el cuchillo al policía y ni la reacción inicial de éste.

elDiario.es ha obtenido el segundo vídeo en la noche de este viernes. Está grabado desde una ventana que da a la calle donde se han producido los hechos. Se oyen disparos y a continuación se ve a dos agentes apuntar hacia el lugar donde debe estar el cuerpo del fallecido y al agente que fue objeto del ataque, y que disparó en primer lugar, decir a sus compañeros: "¡Vale, vale, vale. Ya está!". Vecinos del barrio acusaban hoy a la Policía de haberse excedido y de disparar indiscriminadamente contra el fallecido.

A continuación, los agentes rodean el cuerpo y piden un "Samur urgente" por la radio que portan. "Me cago en tu puta madre, cabrón, hijo de puta, te mato", se oye exclamar a uno de los policías una vez han terminado los disparos. Llegan otros agentes que se interesan por el compañero atacado y éste contesta : "Casi me pincha en la cabeza el hijoputa".

En otro vídeo grabado instantes después de los disparos se ve al agente contra el que se dirigió el agresor, y que le disparó en primer lugar, ponerse unos guantes. Está con los otros tres policías que intervinieron. Sus compañeros van llegando y animan al agente que disparó el primero mientras éste hace gestos explicando lo ocurrido. Los coches impiden ver al fallecido, pero se intuye una figura practicando un masaje cardiaco mientras el resto de policías comentan lo ocurrido.

Issa M. tenía 44 años y había nacido en Ghana. Vivía en la calle y, según la Policía, le constaban cuatro antecedentes por atentado a la autoridad, tres de ellos este mismo año y un cuarto en 2020. Una trabajadora del centro de salud a cuya espalda ocurrieron los hechos ha narrado a esta redacción cómo vió a Issa dando voces y "volteando el machete" y que justo después llegaron los agentes, en dos coches patrulla. Ha explicado que Issa se abalanzó contra uno de ellos y que ya solo escuchó los disparos. Una vecina del bloque de en frente también ha explicado a este medio que Issa intentó agredir a uno de los policías y que a eso siguió un buen número de disparos.

Un numeroso grupo de vecinos del barrio, la mayoría hombres jóvenes, se agruparon en torno al cordón de seguridad para increpar a los policías y llamarles "asesinos". "No habéis venido aquí en tres meses", les gritaba uno de ellos. El Samur ha certificado el fallecimiento a las 10.30 tras entrar el herido en parada cardiorrespiratoria. Tenía cuatro impactos de bala, informan a elDiario.es fuentes policiales. Al menos otros dos impactos se podían apreciar en el contenedor de vidrio junto al que quedó tumbado Issa. "Han seguido disparándole cuando estaba en el suelo", explicaban un joven que asegura haber visto las imágenes de lo ocurrido.

Durante las tres horas que se ha mantenido el cordón policial y después, varios grupos de vecinos mostraban su indignación. Manuel explicaba a los periodistas que uno de los policías se ha percatado de que un joven grababa desde su casa y le ha amenazado para que dejara de hacerlo. En el vídeo que reproduce elDiario.es se puede escuchar a alguien, con acento africano, que grita: "Lo han matado. Lo he visto todo. Lo tengo grabado aquí". San Cristóbal de los Ángeles es el barrio con el metro cuadrado más barato de la capital, el que más población migrante reúne y el que registra peores cifras de fracaso escolar.

El sindicato Jupol, al que están afiliados los agentes que han participado en la intervención, ha hecho pública una nota en la que asegura que la actuación policial "ha sido absolutamente proporcionada y ajustada a Derecho". "El agente ha actuado en defensa de su vida, de la vida de sus compañeros y de la de todos los ciudadanos que se encontraban en las inmediaciones", ha dicho un portavoz del sindicato. Jupol ha aprovechado para insistir en la necesidad de que se dote a las patrullas de seguridad ciudadana de pistolas Táser, "lo que permitiría reducir a los atacantes sin necesidad de utilizar fuego real y pudiendo evitar así causar heridas graves o incluso la muerte de los delincuentes".

Etiquetas

Descubre nuestras apps

stats